En directo
    América Latina
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El gobierno de Bolivia prohibió a los bancos del país la distribución de sus utilidades de 2020, para que las reinviertan con objeto de aumentar su patrimonio y su capacidad de crédito, informaron fuentes financieras citadas por el diario Página Siete.

    La medida fue tomada "considerando la necesidad de fortalecimiento patrimonial que acompañe la reactivación y crecimiento de la economía, con el propósito de preservar la estabilidad del sistema financiero", dijo una instrucción de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), según publicó ese medio.

    Consultada la ASFI, prometió a esta agencia facilitar una copia de la instrucción citada, lo que no ocurrió hasta la tarde del martes.

    La banca boliviana, que estaba ya obligada desde 2015 a capitalizar el 50% de sus utilidades, había logrado entre enero y noviembre de este año utilidades netas conjuntas de 1.145 millones de bolivianos (unos 164 millones de dólares), con notoria baja desde los 329 millones de dólares de todo 2019.

    La caída de las utilidades, que según el Gobierno no afectaba a la estabilidad del sistema, se debía en gran parte al diferimiento de pagos de deudas que estuvo vigente durante nueve meses, hasta fin de año, como medida de alivio a los deudores ante la pandemia de COVID-19.

    "Se instruye a los Bancos Múltiples, Bancos PyMe, Instituciones Financieras de Desarrollo y Entidades Financieras de Vivienda, luego de constituir las reservas legales y reglamentarias pertinentes, la capitalización del 100% de las utilidades netas correspondientes a la gestión 2020", dijo la nota emitida el lunes por la ASFI, según Página Siete.

    El economista Jaime Dunn dijo a ese medio que "se les está prohibiendo a las entidades financieras pagar dividendos a sus socios o accionistas (en 2021) y esto se hace para que patrimonialmente los bancos crezcan".

    Añadió que la medida aumentaría los recursos disponibles por la banca para otorgar créditos, a la vez que mejoraría las condiciones del sistema financiero para enfrentar una caída general de la economía.

    El Gobierno de Luis Arce ha dispuesto también que los bancos destinen al menos el 60% de sus créditos a proyectos productivos y de vivienda, con objeto de acelerar la reactivación de la economía, que este año sufriría una contracción proyectada de 8,4% del Producto Interno Bruto (PIB).

    Para 2021, la previsión oficial es un crecimiento de 4,8% del PIB.

    Etiquetas:
    Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook