En directo
    América Latina
    URL corto
    Sputnik V llega a Argentina (52)
    1220
    Síguenos en

    Una entrevista televisiva en vivo disparó rumores sobre la posibilidad de que el traslado de las dosis hacia Tucumán no mantuvo los -18 grados requerido por la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, una explicación sobre cómo funcionan los dispositivos de medición utilizados echó por tierra las suspicacias.

    Una entrevista en vivo a un funcionario encargado del traslado de la vacuna Sputnik V en la provincia argentina de Tucumán desató rumores en redes sociales acerca de la posibilidad de que, durante el transporte de las dosis, se hubiera roto la cadena de frío, condición indispensable para que las dosis sean efectivas.

    En efecto, varios internautas dieron rienda suelta a la suspicacia cuando el funcionario entrevistado mostró los datos del datalogger, dispositivo ubicado dentro de las conservadoras para medir la temperatura en que se hacen los traslados. En la pantalla de su computadora se podía leer el resultado failed (fallado) y la indicación de que, a la hora 23:55 del 26 de diciembre, la temperatura había sido de -5 grados, es decir, más alta que los -18 requeridos.

    El revuelo causado por la versión motivó a las autoridades a aclarar que, en realidad, las vacunas que llegaron a la provincia ubicada en el norte del país sudamericano, nunca estuvieron expuestas a una temperatura mayor a los -18 grados, tal como requieren sus fabricantes. Tanto el Gobierno de Tucumán como la empresa Andreani, encargada del traslado de las dosis, explicaron por qué, en realidad, no hubo un error que significara la pérdida del cargamento.

    A través de un comunicado divulgado por el Gobierno provincial de Tucumán, el Depósito Central del Sistema Provincial de Salud —donde se almacenaron las 11.500 dosis recibidas por la provincia antes del comienzo de la inmunización— ratificó que "no hubo ninguna anomalía en el resguardo de la cadena de frío". Asimismo aclararon que "los datos que arrojaron los sensores, que desataron la confusión, son parte de un proceso técnico".

    El comunicado también recoge la explicación que el encargado del depósito, Eduardo Carrillo, dio al canal de televisión argentino TN. Al ser consultado, el funcionario explicó que los sensores tienen "un momento de inercia térmica" ya que cuando se encienden deben ir adquiriendo gradualmente la temperatura a la que debe mantenerse durante el traslado.

    "El datalogger mide el momento en que se cierra la conservadora. A partir del momento en que marca los -40º la temperatura se mantiene constante. Para explicarlo básicamente es lo que pasa cuando uno guarda algo en la heladera. El datalogger sería una lata que se guarda en la heladera. Cuando se la tiene en la mano tiene una temperatura, pero cuando se la guarda en la heladera y se cierra la puerta comienza a tener la temperatura del refrigerador. En este caso funciona igual", precisó el funcionario.

    Andreani, la empresa de transportes encargada del traslado de las vacunas en todo el país, aclaró por su parte que, a pesar de que las conservadoras son testeadas para asegurar que mantengan la temperatura necesario durante un tiempo igual o superior al necesario para el traslado, el datalogger se utilizó como "elemento técnico adicional" para poder corroborar "que la temperatura ensayada se mantiene dentro de los rangos previstos durante todo el recorrido hasta el destino".

    En sintonía con lo explicado por Carrizo, la empresa indicó que "al inicio o al final del proceso de registro de datos, el gráfico de temperatura puede presentar temperaturas mayores a -18 grados" debido a que el datalogger debe encenderse o apagarse fuera de la conservadora. Por eso, Andreani señala que las lecturas iniciales o finales brindadas por el aparato no se relacionan con la cadena de frío.

    "Estas temperaturas no representan la temperatura de las vacunas dado que son lecturas que se realizan con el registrador de temperatura fuera de la conservadora", aclaró la empresa.

    De hecho, el formulario que se vio en pantalla durante la entrevista que desató los rumores indica que la medición de -5 grados se dio a las 23:55 horas del 26 de diciembre, cuando se iniciaba la distribución. A las 01:07 del 27 de diciembre, es decir poco más de una hora después, el datalogger ya registró -40 grados, sin que volviera a registrarse una temperatura más alta más tarde.

    Además de las mediciones del datalogger, Andreani aseguró que las conservadoras en las que fueron transportadas garantizan mantener la temperatura adecuada durante 60 horas pero llegaron a Tucumán en un plazo de 30 horas

    Tema:
    Sputnik V llega a Argentina (52)
    Etiquetas:
    vacuna contra coronavirus, Sputnik V (vacuna), Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook