En directo
    América Latina
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — En plena pandemia provocada por la enfermedad COVID-19, Cuba abrió sus fronteras, bajo el slogan de alcanzar un "turismo seguro", responsabilidad que recae principalmente en el personal médico y sanitario que brinda sus servicios en las diferentes instalaciones hoteleras del país.

    "Nuestra tarea aquí es velar porque se cumplan los protocolos sanitarios, la atención al paciente, el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, la respuesta rápida a cualquier síntoma, y sobre todo garantizar la salud y la estancia de los turistas", comentó a Sputnik la doctora Maricela Sánchez, especialista en Medicina General Integral, a cargo de los servicios médicos en el hotel Iberostar Daiquirí, en Cayo Guillermo, al norte de la isla y uno de los más activos polos turísticos en esta temporada.

    La doctora Sánchez, con cinco años de experiencia en la atención al turismo internacional que visita a Cuba, a través de la empresa Clínicas del Sol, de Servicios Médicos Cubanos S.A., detalló a esta agencia cómo asumen la protección de miles de visitantes extranjeros en esta zona, en su gran mayoría procedentes de Rusia.

    "Entre nuestras obligaciones está supervisar que se cumplan todas las indicaciones orientadas por las autoridades sanitarias del país, y que aplicamos en conjunto con los directivos del hotel, entre ellas las medidas de seguridad e higiene", subrayó la doctora Sánchez, que procede de la provincia de Ciego de Ávila (centro).

    Explicó que durante las recepciones de grupos turísticos, participan los ejecutivos de la instalación hotelera junto al personal médico, controlando que estén dispuestos los pasos podálicos, la realización de la termometría (control de temperatura corporal) y la desinfección de las manos con el uso de las sustancias adecuadas. (Sputnik)

    Riesgo de casos positivos

    “En caso que tengamos a algún turista cuya temperatura es alta en el momento de su llegada [de 37 grados en lo adelante] —acotó la doctora—, se aparta la persona sin que entre al hotel, se esperan unos minutos y se hace una segunda toma de temperatura. Si se mantiene alta, inmediatamente se aísla y se activan los mecanismos establecidos".

    Agregó además que están dispuestas las consultas médicas especializadas para pacientes que puedan presentar algún síntoma relacionado y ser sospechoso de estar contagiado con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

    Esta consulta —añadió— cuenta con medios específicos de protección individual como caretas especiales, máscaras, soluciones desinfectantes, tanto para el personal médico como para los pacientes.

    A su vez, en cada hotel de la cayería norte de la isla están destinadas habitaciones para aislamiento de pacientes con peligro de contagio y sus contactos, y si se confirma algún caso positivo al COVID-19, se coordina con el hotel-hospital Sol Coco, en Cayo Coco, para su traslado inmediato donde recibirá seguimiento y tratamiento clínico.

    La doctora Sánchez comentó que también están disponibles para los turistas internacionales servicios de farmacia, estomatología, óptica, una sala de cuidados intensivos, servicios radiológicos y de ultrasonido, laboratorio clínico, electrocardiografía, entre otros.

    Por su parte, Claudia Gutiérrez, técnica en Higiene y Epidemiología del hotel Iberostar Daiquirí, en Cayo Guillermo, insistió que “lo más importante es mantener una comunicación permanente con los guías turísticos, los traductores y los animadores culturales del hotel, que tienen contacto directo con los turistas, para garantizar que los visitantes usen sus mascarillas, no se aglomeren, y mantengan las medidas de distanciamiento.

    En un encuentro con la prensa, el doctor Dahiyan Meneses, jefe de Control Sanitario Internacional del aeropuerto Jardines del Rey, en la cayería norte, explicó que los turistas al llegar al aeropuerto pasan por un escáner de temperatura, se les revisa la declaración de sanidad que traen, y después se les realiza la prueba de PCR (test de biología molecular Reacción en Cadena de la Polimerasa, por sus siglas en inglés) en un salón habilitado en la instalación aeroportuaria.

    "Es muy importante contar con todo el personal médico en el aeropuerto cumpliendo los protocolos sanitarios diseñados para la lucha contra el COVID-19, principalmente en las fronteras", comentó el doctor Meneses.

    A partir del próximo 10 de enero será requisito obligatorio para los viajeros internacionales que pretendan ingresar al territorio nacional cubano presentar un certificado de prueba PCR, realizado con 72 horas de antelación de iniciado el viaje.

    “Atendiendo a la situación epidemiológica internacional de la COVID-19, se ha decidido establecer como requisito para la entrada a Cuba de todos los viajeros, el certifico de realización de una prueba PCR con 72 horas de antelación de inicio del viaje", precisó un comunicado del Ministerio de salud Pública (Minsap) emitido el 26 de diciembre.

    Cada viajero debe presentar a su ingreso a Cuba) a las autoridades de Control Sanitario Internacional, el certifico que lo acredite como “negativo a la COVID-19”, emitido por un laboratorio certificado del país de origen.

    Etiquetas:
    turismo, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook