En directo
    América Latina
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Bolivia registró hasta octubre siete meses consecutivos de contracción de su economía, acumulando una caída de 9,56% de su producto global en comparación con el mismo mes del año anterior, informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

    "Es importante destacar que si bien la contracción económica es ligeramente menor a la registrada en agosto de 2020 (-11,26%); por séptimo mes consecutivo se observa una caída de la actividad económica en general", dijo el INE en su reporte actualizado del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE).

    El IGAE, que mide el desempeño a corto plazo de la actividad económica, es un indicador preliminar de la evolución del Producto Interno Bruto (PIB), que según un informe oficial previó cayó en 11,1% en el primer semestre. 

    La más reciente proyección oficial del PIB hasta fin de año prevé una caída acumulada de 8,4%, para pasar a un crecimiento de 4,8% en 2021.

    Pandemia y gestión

    La caída, según el Gobierno socialista de Luis Arce instalado desde el 8 de noviembre, se debía tanto a la pandemia de COVID-19 como a una mala gestión de la administración transitoria de Jeanine Áñez.

    El informe del INE señaló que el IGAE, que registró tasas positivas en el primer trimestre, pasó a negativo a partir de abril hasta registrar la contracción máxima en agosto, seguida por una leve recuperación en los dos meses siguientes.

    "Producto del impacto económico de la pandemia y la mala combinación de políticas económicas [del Gobierno transitorio], la mayoría de los sectores continúa presentando tasas de crecimiento negativas siendo los que más destacan: minerales metálicos y no metálicos [-33,25%], construcción [-32,06%], industria [-11,42%] e hidrocarburos [-5,14%] entre otros", indicó el informe.

    Precisó que el sector minero fue golpeado tanto por las restricciones sanitarias como por problemas técnicos en las empresas de mediana escala productoras de zinc, plomo y plata, en tanto que la construcción resultó afectada principalmente por la paralización de inversiones públicas.

    Señaló además que la industria manufacturera todavía no se ha recuperado del parón general impuesto por el Gobierno transitorio ante la pandemia y que el sector de hidrocarburos continuaba deprimido a causa, entre otros factores, de la fuerte reducción de la demanda brasileña de gas natural.

    Solo se apreciaba recuperación en el sector agropecuario, tanto industrial como no industrial, mientras se reportaba todavía una caída leve de los servicios de restaurantes, hoteles y transportes.

    Para reactivar el crecimiento en 2021, el Gobierno de Arce prevé un fuerte aumento de las inversiones públicas y bonos a la ciudadanía que fortalezcan la demanda interna, según informes oficiales. 

    Etiquetas:
    economía, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook