En directo
    América Latina
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La Policía federal realizó durante los últimos días en la frontera del estado de Pará (norte) con Amazonas una operación que permitió la incautación de más de 100.00 metros cúbicos de madera nativa ilegal, la mayor requisa en la historia de Brasil, según medios locales.

    "Una operación de la Policía Federal en la frontera de Pará con Amazonas culminó con la mayor incautación de madera nativa de la historia de Brasil. En los últimos días, los agentes retuvieron 131.000 metros cúbicos de troncos, volumen suficiente para la construcción de 2.620 casas populares", informó este 21 de diciembre el diario Folha de Sao Paulo.

    Según el reporte, 43.700 troncos de madera se encontraban en diversos terrenos destinados a la tala a lo largo de los ríos Mamuru y Arapiuns, una región de 20.000 kilómetros cuadrados.

    La Operación Handroanthus GLO comenzó cuando se requisó una balsa con 3.000 metros cúbicos de madera con documentación irregular en el municipio de Parintins (Amazonas) en noviembre, lugar por donde deben de pasar los troncos talados ilegalmente en Pará.

    La captura dio pie a un análisis con imágenes de satélite de la región y un sobrevuelo en helicóptero que ubicó las zonas con posible madera ilegal, dice el reporte del diario.

    Las imágenes divulgadas por la policía federal muestran extensas regiones de selva deforestada con los troncos apilados sobre el terreno previo a su traslado.

    "Es un área que estaba sufriendo una devastación irracional, que de ninguna forma puede ser llamada de manejo forestal. El comercio ilegal de madera sufrirá un golpe muy grande con este trabajo", dijo el superintendente de la Policía Federal de Amazonas, Alexandre Saraiva, comandante de la operación.

    La cifra exacta incautada se sabrá en los próximos días con el apoyo del Ejército en el marco de la Operación Verde Brasil 2, una iniciativa coordinada por el Ministerio de Defensa con personal de las Fuerzas Armadas para combatir focos de incendios, deforestación y tala ilegal en la región de la Amazonía Legal.

    El récord anterior de captura de madera ilegal fue en el 2010, cuando se incautaron unos 65.000 metros cúbicos en la Reserva Extrativista Renascer, en el oeste de Pará.

    La deforestación en la Amazonía brasileña cayó un 45% en noviembre respecto al mismo mes del año pasado, según los datos más recientes divulgados por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnología.

    Según el sistema Deter del INPE, que capta imágenes vía satélite y emite alertas cuando hay sospechas de deforestación, en noviembre se perdieron 310,35 kilómetros cuadrados de selva, un 45% menos que en noviembre de 2019, y una superficie mayor a la de la capital argentina, Buenos Aires.

    La caída tan acentuada se explica porque noviembre del año pasado fue un mes anómalo y tuvo una deforestación muy por encima de lo que es habitual (563 kilómetros cuadrados).

    En el mismo mes de 2018 la pérdida había sido de 277 kilómetros cuadrados, en 2017 de 354, y en 2016 de 367.

    En cualquier caso, la caída de noviembre también se destaca en comparación con octubre de este año, cuando se deforestaron 836,23 kilómetros cuadrados, el peor dato para ese mes desde 2015.

    Etiquetas:
    incautación, policía, madera, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook