En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 02
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — El COVID-19 ataca por varios frentes a los migrantes venezolanos que se quedaron en Ecuador; sin embargo, se espera que en enero llegue una nueva ola de migrantes.

    El trabajo, en su mayor parte informal, es cada vez más reducido; no tienen mayores opciones de atención en salud y deben, además, lidiar con lo que ellos denominan una creciente xenofobia.

    "Se han quedado sin nada; no hay apoyo, los migrantes están cansados de la xenofobia, de los desalojos de sus viviendas, despidos masivos, retraso del pago de salarios (para los pocos que tienen empleo formal). La situación es grave y genera miedo en la comunidad de venezolanos", dice a Sputnik Daniel Regalado, presidente de la Asociación Civil Venezuela en Ecuador.

    Neyla es una venezolana que vive en Ecuador desde hace 4 años; ella ha comprobado en carne propia las dificultades para encontrar trabajo.

    "Si antes era difícil, ahora con la pandemia es casi imposible encontrar trabajo. Yo me he encontrado con gente muy buena, todos me han dado una mano, pero sé que no a todos mis compatriotas les ha ido bien; muchos han sido explotados, muchos han sido desalojados de los cuartos que alquilaban por no tener para pagar la renta porque ya no encuentran cómo sobrevivir; muchos volvieron para Venezuela, pero ahora están buscando volver a Ecuador", cuenta Neyla.

    Esta venezolana de 43 años, madre de dos niños, se dedica a vender arepas, carne mechada y postres a través de redes sociales; a veces le va bien, a veces le va mal, pero dice que en Venezuela no ve su futuro.

    A los problemas económicos, generados o agravados por la pandemia del COVID-19, se une el temor por unas recientes reformas a la ley migratoria, aprobadas por la Asamblea Nacional, que los ciudadanos venezolanos consideran que les puede afectar por su ambigüedad.

    Hasta el momento el presidente Lenín Moreno no ha aprobado ni vetado la Ley.

    Regalado sostiene que esta ley es regresiva de derechos; una ley prácticamente armada para sobrellevar el tema de los venezolanos, aunque no discrimina a cualquier extranjero que esté en Ecuador.

    Esa normativa, aprobada a inicios de mes, establece entre los causales de deportación ser considerado una amenaza o riesgo para la seguridad pública del Estado, el ingreso a Ecuador por pasos no autorizados,¡ y no iniciar los procesos de regularización dentro del plazo legal.

    Parece que el tema político electoral ha llegado al tema de los venezolanos, dicen analistas.

    Al momento no hay cifras certeras de cuántos ciudadanos venezolanos habitan en Ecuador, pues un gran número de ellos salió en abril pasado, en medio de la pandemia, cuando las cosas comenzaron a complicarse, y otros ya lo habían hecho desde octubre de 2019.

    Las últimas cifras oficiales proporcionadas por el gobierno ecuatoriano, hablaban del ingreso, por puntos migratorios legales, de unos 350.000 venezolanos y de otros 50.000 por pasos irregulares.

    Esas cifras no se han actualizado, pese a la salida masiva de cientos de venezolanos desde Quito.

    Regalado prevé que en enero se verá nuevamente a centenas de venezolanos llegando a Ecuador, pese a las dificultades que encuentren en el país.

    La situación económica y sanitaria de Venezuela precipitaría esa nueva ola migratoria hacia Ecuador.

    A mediados de mes un grupo de 1.000 ciudadanos venezolanos estaba en el departamento de Santander, en Colombia, y tenía como destino Ecuador.

    A ese grupo se le acabó el dinero y por eso se quedó varado en Santander, pero apenas puedan emprenderán viaje y si encuentran condiciones para quedarse en Ecuador lo harán, de lo contrario partirán a Perú.

    "Si encuentran como vender algo en la calle se quedan. El venezolano ni siquiera busca un empleo formal, quiere emprender, vender algo en la calle porque está cansado de trabajar 16 horas diarias y que le paguen el mínimo, sin horas extras, sin beneficios", dice Regalado.

    Antes de la pandemia, las asociaciones de venezolanos estimaban que un 60% de ellos trabajaba informalmente; en la actualidad se calcula que ese porcentaje trepó a más de 80%.

    Etiquetas:
    COVID-19, migrantes, Venezuela, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook