En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 50
    Síguenos en

    Ante la nueva ola de contagios de COVID-19 iniciada en Santa Cruz, que amenaza expandirse al resto del país, se vuelve aún más urgente iniciar una vacunación a gran escala. El Ministerio de Salud de Bolivia asegura que está preparado para ejecutar la tarea, ni bien lleguen las primeras dosis aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    En las primeras semanas de enero de 2021 el Gobierno de Luis Arce prevé iniciar la vacunación contra el coronavirus. Como parte del mecanismo Covax, impulsado por la OMS, el país recibirá más de 3 millones de dosis para inmunizar aproximadamente al 30% de su población total de 11 millones de personas. 

    En entrevista con Sputnik, el viceministro de Seguros de Salud y Gestión del Sistema Único de Salud (SUS), Álvaro Terrazas, adelantó que Bolivia cuenta con un plan de vacunación a gran escala que ya fue presentado al mecanismo Covax.

    "Como todos los países miembro del mecanismo Covax, estamos a la espera de la aprobación de la OMS, como organismo externo, para poder tener la certeza de qué tipo de vacuna vamos a utilizar", contó.

    Asimismo el viceministro informó que el Gobierno nacional también mantiene reuniones con otros Gobiernos y empresas farmacéuticas para obtener vacunas por otros medios, "como son los acercamientos y negociaciones bilaterales, tanto de Estado a Estado, o con los laboratorios correspondientes, para lo que implica la negociación en cuanto a cantidad y costos".

    En este sentido, el Ministerio de Salud tiene la ventaja de poder adquirir un gran lote de dosis, lo cual reduciría el costo, aunque según el jerarca, cualquier gobernación, municipio o prestadora privada de salud también puede mantener sus propias negociaciones por la vacuna. 

    "No tenemos ninguna limitante en que un gobierno subnacional realice acercamientos por su lado", dijo. Sin embargo, aclaró "que toda vacuna que ingrese a Bolivia debe tener la aprobación de la Autoridad Reguladora de Medicamentos de Bolivia (Agemed)". 

    "Naturalmente, los recursos del Tesoro General de la Nación (TGN) están destinados y garantizados para que las compras sean realizadas por la vía del Ministerio de Salud, en el entendido de que en las negociaciones siempre rige la lógica de mercado: a mayor cantidad, los costos son más bajos", resaltó Terrazas.

    Además, el viceministro señaló que la cartera ya dispone de capacidad de almacenamiento a las bajas temperaturas que requieren las fórmulas, así como las millones de agujas necesarias para inmunizar a todo el país.

    "Se debe garantizar la cadena de frío y la logística. Si bien cada departamento tiene una capacidad destinada, la mayor capacidad de almacenamiento de todo el país la concentramos en los almacenes nacionales del Ministerio de Salud", sostuvo y completó:

    "Están las diferentes variabilidades que se tiene para el manejo de cada vacuna. Eso influye también en las decisiones técnicas."

    Uno de los principales cuidados que se debe tener con las vacunas está en conservar la cadena de frío. La fórmula de Pfizer/BioNTech (Estados Unidos y Alemania) necesita permanecer a -70º C, mientras la de Moderna (EEUU) requiere -30ºC. Por su parte, la vacuna Sputnik V (Rusia) se conserva a -18º C, "pero es manipulable hasta los -8º o -2º", indicó Terrazas. 

    ¿Cómo es el plan de vacunación de Bolivia?

    Cuando la OMS apruebe algunas de las vacunas, "podremos implementar con más detalle la logística, la cadena de frío, a qué temperatura se va a manejar, qué característica va a tener esta vacuna, para poder hacer la formación, capacitación y distribución de la vacuna", aclaró el viceministro de Seguros de Salud y Gestión del SUS.

    Desde la Presidencia, la ministra María Nela Prada remarcó en conferencia de prensa que "las vacunas van a ser gratuitas" para la población. Además, advirtió que el Gobierno "no va a permitir que se lucre con las vacunas ni que las personas de mayores recursos económicos sean las que primero accedan a ellas". 

    En cuanto al calendario, la ministra apenas informó que las vacunas se aplicarán "en el primer trimestre de 2021". Aunque no dio una fecha precisa, extraoficialmente aseguraron en el Gobierno del MAS que calculan aplicar las primeras dosis en enero de 2021.

    Las primeras vacunas contra COVID-19 se inyectarán a quienes trabajan en el sector de Salud, porque "son los que se encuentran más expuestos, son hermanas y hermanos que están en la primera línea de batalla. Luego, serán vacunadas las personas con enfermedades de riesgo y las personas adultas mayores", anunció Prada. Finalmente, será inoculado el resto de la población a lo largo del año.

    La segunda ola de COVID-19

    Mientras se prepara el gran operativo de vacunación, cada día se hace más evidente que en Bolivia se inició el rebrote, o la segunda ola de contagios de COVID-19. Desde septiembre, primó el relajo. Pero en este fin de año, otra vez la población está pendiente del dato diario de contagios, para compararlo con el día anterior. Y preocuparse.

    Para el 15 de diciembre, el Ministerio de Salud registró 371 contagios. El día anterior, habían sido 195 los casos nuevos y otros 120 el 13 de diciembre. Dos semanas antes, el 29 de noviembre, se habían registrado solamente 30 positivos de coronavirus. 

    El 80% de nuevos casos se registran en el departamento oriental de Santa Cruz de la Sierra. Su gobernador, Rubén Costas, ya oficializó el inicio del rebrote.

    Este repunte de casos se debe a un exceso de confianza y relajación en gran parte de la población, que evade las normas básicas para evitar contagios (uso de barbijo, distanciamiento social de dos metros y lavado constante de manos).

    Muestra de ello fue el partido Aurora-Bolívar, en la ciudad de Cochabamba, que se jugó con público la tarde del 15 de diciembre. Al finalizar este encuentro, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) determinó prohibir la presencia de público en los próximos partidos, hasta que finalice la liga, a fin de año.

    Cuando ingresaba el público al estadio Félix Capriles, personal del Sedes realizó —al azar- 84 pruebas rápidas. Y 10 de ellas dieron positivo a COVID-19. Estas personas se pusieron violentas con el personal de Salud, ya que no les permitían ingresar a ver el partido. Finalmente, huyeron antes de empezar el tratamiento por su enfermedad. Ante tales niveles de indolencia social, se hace urgente acceder a las vacunas que prometen poner fin a la pandemia.

    Etiquetas:
    salud pública, Gobierno de Bolivia, vacunación, coronavirus, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina, vacuna contra coronavirus, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook