En directo
    América Latina
    URL corto
    0 44
    Síguenos en

    Ante los diferentes ensayos y países involucradas en la fabricación de una vacuna para prevenir los contagios de COVID-19, surgen dudas sobre la posibilidad de que la población mexicana pueda elegir el medicamento que se le aplicará.

    Hasta el momento, el Gobierno de México ha firmado tres acuerdos de compra de vacunas contra el virus SARS-CoV-2 con las farmacéuticas AstraZeneca (Reino Unido), CanSino (China) y Pfizer (Estados Unidos). Sin embargo, 250.000 dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech serán las primeras en llegar al país latinoamericano en diciembre.

    Además, México forma parte del mecanismo COVAX, una coalición de 172 países coordinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para acelerar la búsqueda de una vacuna eficaz para todas las naciones, y al mismo tiempo apoyar la creación de capacidades para su fabricación. COVAX tiene en su cartera ocho posibles vacunas a las que México podría acceder una vez que sean sometidas con éxito a ensayos clínicos.

    No obstante, el subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, indicó que por lo pronto no será posible encontrar más de una vacuna contra el COVID-19 disponible en México debido a la pandemia.

    "Dado que estamos en una emergencia mundial, desde luego también nacional, tenemos que garantizar la mayor velocidad de cobertura y esto se hace con la suma de varios productos que se van a estar fabricando al mismo tiempo en velocidades diferentes", explicó.

    Debido a esto, indicó que el Programa Nacional de Vacunación presentado el 8 de diciembre no contempla tener varios tipos de vacuna contra el COVID-19. Por ello, recomendó a la población no esperar a que llegue al México la vacuna de su preferencia.

    "Lo que no ha ocurrido es que el programa tenga al mismo tiempo varios tipos o modelos de vacuna… No tendría sentido, el objetivo fundamental es el control epidemiológico y no que se tenga preferencias por una o por otra vacuna y que las personas quieran esperarse para que mejor llegue la que más les gusta", sostuvo.

    Así, debido a que México aplicará vacunas de Pfizer y después comprará otras, los medicamentos disponibles en los centros de salud serán los producidos por la farmacéutica estadounidense. Poco a poco, la oferta se podría complementar con las vacunas de AstraZeneca, Cansino o COVAX, aunque López-Gatell mencionó que todas ellas en general tienen un comportamiento muy parecido y muestran una alta eficacia.

    "Se podría decir que, para fines prácticos, son equivalentes. Puede haber pequeñas diferencias sobre la capacidad de proteger a ciertos segmentos de la población, por ejemplo, de distintas edades o con comorbilidades, etcétera, pero eso en su momento se hará manifiesto con estudios más detallados", apuntó.

    El 2 de diciembre, México acordó la compra de 34,4 millones de dosis de la vacuna producida por Pfizer. De ese número, se estima que las primeras 250.000 dosis lleguen al país latinoamericano a partir del 17 de diciembre.

    Según el plan de vacunación presentado por el Gobierno, entre ese mes y abril de 2021 el personal de salud, así como las personas mayores de 60 años, serán inoculados contra el COVID-19.

    Etiquetas:
    Pfizer, vacunación, COVID-19, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook