En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    SAN SALVADOR (Sputnik) — Cada vez parece más cercano el regreso a las aulas en El Salvador, luego de que la pandemia de COVID-19 obligara a maestros, alumnos y padres a reinventarse con las clases virtuales.

    Ya la ministra de Educación, Carla Hananía, hizo el anuncio tan esperado como temido: las clases presenciales volverán en el primer trimestre de 2021, con una suerte de método híbrido para alternar la asistencia a los centros escolares con las conferencias en línea.

    "Hemos creado un portal para que todos los centros educativos suban su protocolo para obtener un permiso", anunció Hananía en rueda de prensa, en la cual pidió a los padres de familia acompañar el proceso, verificando las medidas de bioseguridad.

    Algunos colegios iniciaron ya una consulta con su comunidad estudiantil para saber cuántos padres estaban dispuestos a enviar a sus hijos a la escuela, y cuántos no se decidían, y para también escuchar sugerencias sobre cómo garantizar un entorno más seguro para el alumnado.

    Aurora, que es docente y madre, comentó a Sputnik que entiende el recelo de las familias, sobre todo por la incertidumbre generada en tantos meses de encierro y aislamiento, y la preocupación de que la gente le haya perdido tanto el miedo al coronavirus, que no se cuide lo suficiente.

    Esta maestra, que pidió ocultar su nombre real por razones profesionales, tuvo que adecuarse al nuevo escenario educativo con el doble desafío de impartir sus lecciones desde casa, y evaluar el desempeño de una docena de niños mientras, en la habitación contigua, su propio hijo seguía otras clases.

    "Tuvimos que adecuar los espacios, adaptar los horarios y hacer modificaciones en el camino, pero en sentido general es admirable cómo los niños respondieron al desafío, y manejaron herramientas que normalmente no ocuparían para seguir el curso, hacer tareas, aprender", destacó Aurora.

    Nada es color rosa

    La experiencia personal de esta maestra, que enseña en un colegio privado, difiere del resultado de una encuesta de la filial salvadoreña de la fundación Save the Children, según la cual el 80% de los estudiantes afirmó que "no aprendió nada" en las clases en línea.

    La propia ministra Hananía cuestionó las limitaciones de dicho sondeo, circunscrito a la percepción de los estudiantes, y afirmó que es demasiado pronto para evaluar el aprendizaje durante los períodos de cuarentena, lo cual se hará cuando el regreso a las aulas sea total.

    Por lo pronto, observadores de la sociedad civil alertaron sobre el elevado nivel de deserción escolar provocado por la crisis, que golpeó las economías familiares al punto que los escasos ingresos eran para comer, no para pagar conexión a Internet ni plataformas virtuales.

    "La educación dejó de ser pública y gratuita, porque dependemos de Internet, que es privado. La gente de escasos recursos no tiene para pagar los equipos o una buena conectividad", alertó el doctor Oscar Picardo en el programa Cartas sobre la Mesa, del canal Russia Today.

    Picardo, director de Investigaciones de la Universidad Francisco Gavidia, consideró que la pandemia pudo servir para repensar el role de la familia en la educación, pero tampoco se hace muchas ilusiones, por la falta de diálogo y planificación para colegiar estrategias educativas a largo plazo.

    Dudas razonables

    Para la pedagoga Mónica Nolasco, esta crisis fue la confirmación de que las tecnologías nunca podrán reemplazar la educación presencial, con el humanísimo componente de la interacción social.

    "En esta pandemia se hizo evidente que nuestros niños y jóvenes necesitan el proceso de socialización, y es un poco decepcionante que muchos no se percaten del impacto tan grave y el vacío que deja un año escolar perdido", comentó a Sputnik Nolasco, directora de un jardín de infantes.

    Nolasco relató que aprovechó los meses de confinamiento para prepararse para el nuevo escenario, tanto en lo logístico, con la compra de provisiones para cumplir con los protocolos sanitarios, como en la capacitación de su personal educativo y administrativo.

    "Es normal que todos tengamos miedo, lo que pasó no fue cualquier cosa, muchos perdieron seres amados y ese impacto queda en la familia, pero aquí es donde estamos llamados a ser valientes, a ser más disciplinados y enfrentar el reto", enfatizó.
    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus en América Latina, coronavirus, pandemia de coronavirus, pandemia, estudios, El Salvador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook