En directo
    América Latina
    URL corto
    0 41
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Bolivia sigue polarizada y el Gobierno socialista de Luis Arce apenas ha dado sus primeras señales de reactivación económica y de justicia tras la violencia política de 2019, afirmaron analistas, al cumplirse un mes de que el líder del Movimiento al Socialismo (MAS) asumió la Presidencia.

    "Arce ha prometido en su campaña evitar medidas de shock que golpeen a la población más golpeada por la crisis, y aparentemente va en ese camino, pero esto puede estar incomodando a críticos y sectores opositores que exigen soluciones rápidas para todo", dijo a Sputnik el politólogo Gonzalo Balcázar.

    Apuntó que el Gobierno instalado el 8 de noviembre tropezó con más dificultades de la previstas para desactivar el modelo neoliberal que la presidenta transitoria Jeanine Áñez trató de implantar aceleradamente en sus casi 12 meses de gestión, tras la renuncia de Evo Morales (2006-2019).

    Según Jorge Richter, politólogo y columnista de medios locales, Arce "ha cumplido solo un mes de cinco años de Gobierno" y ante una crisis persistente está dando señales de que atiende las urgencias sin dejar de mirar "la perspectiva de problemas estructurales". 

    Economía y política

    Arce ganó la Presidencia en las elecciones del 18 de octubre, para poner de vuelta en el Gobierno al MAS de Morales, con promesas de soluciones económicas y de justicia para las víctimas de las masacres que siguieron a la renuncia del líder indígena, luego de que se lo solicitaran las Fuerzas Armadas debido a que la Organización de los Estados Americanos denunció irregularidades en las elecciones que lo dieron ganador.

    Balcázar, docente de la universidad de El Alto, dijo que el nuevo Gobierno masista parece actuar a un ritmo "no concordante con la gravedad y extensión de la crisis", cumpliendo un mes con más anuncios que las medidas concretas de reactivación.

    Pero "se tiene que destacar la paz social aun en un ambiente polarizado y no se debe exigir celeridad sino eficacia a un Gobierno de apenas 30 días que tiene un sólido respaldo electoral para regir por un quinquenio", advirtió.

    Richter, en entrevista con la radio estatal Patrias Nueva, señaló que la polarización política y social y la crisis económica heredada del Gobierno transitorio de Áñez han concentrado la atención del nuevo Gobierno en consonancia con sus promesas electorales.

    "Cuando un Gobierno la logrado una legitimidad mayor, como el 55,1% de votos de Arce, las tareas son también mayores, y en este caso la responsabilidad está no solo en atender problemas inmediatos sino también enfrentar y buscar soluciones a cuestiones estructurales", dijo Richter.

    Arce, indicó el politólogo, ha dado señales "importantes" como el fomento a la demanda interna con el pago de un bono contra el hambre y la reposición de inversiones públicas para relanzar el crecimiento, además de intentar mejoras en la batalla contra la pandemia de COVID-19 y la crisis de la educación.

    Richter dijo que la agenda del primer mes del Gobierno de Arce ha estado marcada también por la búsqueda de verdad y justicia por el golpe de Estado y la violencia política del año pasado.

    "Resolver la cuestión de los hechos que sucedieron en noviembre de 2019 es absolutamente importante porque el país está recuperando la institucionalidad democrática y necesita justicia y no judicialización de la política, para lograr un cierre de esa ruptura institucional", sostuvo Richter.

    Situación en Bolivia
    © REUTERS / Danilo Balderrama
    Dijo que, para poner fin a la polarización política, se debe concluir el esclarecimiento de la violencia que dejó decenas de muertos entre opositores al golpe de Estado, "se tiene que generar responsabilidad de los impulsores de la violencia, porque eso es lo que requiere el país".

    Richter reveló que el Gobierno se ha abierto a una investigación irrestricta, que ya realiza un grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y ha advertido claramente que los responsables de violencia, incluso militares, deben someterse a la justicia.

    El Gobierno, por su parte, presentó este 8 de diciembre un informe de su primer mes, en el que afirmó que, en materia economía, estaba poniendo al país de nuevo en movimiento.

    "Hemos encontrado un Estado quebrado (...). Ya iniciamos el desmontaje del andamiaje neoliberal que estaba al servicio de muy pocos y estamos reconstruyendo los cimientos del modelo económico, social, comunitario, productivo boliviano, al servicio de millones", dijo la ministra de la Presidencia, María Nela Prada.

    Presentó entre las primeras medidas del plan de reactivación económica el bono contra el hambre, la "retoma" del control de las empresas públicas, la reanudación de las inversiones estatales y una nueva política de endeudamiento, además de un proyecto de impuesto a las grandes fortunas.

    La reposición del modelo económico anti-neoliberal de la década pasada permitirá recuperar el ritmo de crecimiento económico, añadió Prada.

    Etiquetas:
    política, crisis, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook