En directo
    América Latina
    URL corto
    0 52
    Síguenos en

    Phil Jordan, agente en retiro de la DEA, asegura que la administración de Andrés Manuel López Obrador sabe el paradero de Rafael Caro Quintero, uno de los narcotraficantes más buscados por esa agencia estadounidense.

    En entrevista con El Universal, Jordan señaló que a ninguno de los gobiernos de México y Estados Unidos les "conviene que salga la verdad" sobre el asesinato del agente encubierto de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) Enrique Kiki Camarena, caso por el que fue encarcelado Caro Quintero hace 35 años.

    El agente en retiro dijo que el Gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, "sabe dónde está [Caro Quintero], para cuando quieren hablar con él. Conocí un informante que cuando iba a México iba a comer o a cenar con Caro Quintero. Así que decir que está así [prófugo] en México es una mentira".

    A pesar de que se sabe el paradero de uno de los narcotraficantes más poderosos, Jordan comenta que "ninguno [de los gobiernos de EEUU y México] quiere abrir el baúl de los secretos"; esto debido a que Caro Quintero podría proporcionar información sobre casos de corrupción —en especial sobre vínculos con el narcotráfico—.

    "Mientras que tenga [Caro Quintero] el dinero que tiene para comprar a los políticos y al Gobierno, tendría que hacer una tontería. Es difícil que lo arresten mientras él tenga todo comprado. Es muy sencilla la cosa. El único modo que no puede salir de la cárcel es que lo manden para acá, [EEUU] y aquí no va a poder tener a varias gentes que lo vengan a visitar. Su mamá no le va a poder hacer la cena", recalcó.

    El caso Kiki Camarena

    En 1984, el Ejército mexicano, agentes de la DEA y policías federales destruyeron un plantío de marihuana de casi 1.000 hectáreas del Rancho Búfalo, propiedad del narcotraficante Rafael Caro Quintero.

    De acuerdo con la versión oficial, dicha operación despertó la ira de Caro Quintero y, en respuesta, ordenó el secuestro del agente encubierto de la DEA, Enrique Kiki Camarena, quien fue capturado, torturado y asesinado en febrero de 1985.

    Sin embargo, tiempo después el semanario Proceso reveló que el móvil del asesinato del agente Camarena en realidad se debió a que este descubrió que la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) rentó a Caro Quintero el Rancho Veracruz, ubicado en el estado de Veracruz, para traficar armas de Estados Unidos vía México a Nicaragua.

    Por lo que, según esta versión, el asesinato de Camarena habría sido ordenado por Félix Ismael Rodríguez, quien en ese momento fungía como agente de la CIA; por ello, el único testigo que podría aportar la información correspondiente sería el propio Caro Quintero.

    Para el agente Jordan, "mientras que él [Caro Quintero] tenga toda la información que tiene en lo tocante al Rancho Veracruz que le tenía rentado al gobierno norteamericano, a la CIA, yo no pienso (…) que el Gobierno de México lo quiera mandar para acá porque el Gobierno de Estados Unidos tampoco lo quiere. No les conviene que se sepa la verdad de cómo mataron a Kiki, con la ayuda de Félix Rodríguez".

    Desde entonces, se cree que Caro Quintero es uno de los narcotraficantes con mayor influencia a nivel mundial. Su poder es tal que a pesar de los múltiples boletines de la DEA para capturarlo, Caro Quintero ha logrado evadir a la justicia.

    "Hay ligas grandes, pero no hay una liga que sea más grande que la de Caro Quintero. Este cobarde mató o fue uno de los que mataron a Kiki y eso nunca se va a olvidar en la DEA. Es uno de los más grandes traficantes, no de México, no de Estados Unidos, [sino] del mundo", comentó Jordan.

    El poder de Caro Quintero, el Narco de Narcos

    Rafael Caro Quintero, también conocido como el Narco de Narcos, fue capturado en abril de 1985 por la tortura y asesinato del agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena, en una mansión conocida como La Quinta en la localidad Alajuela, en San José, Costa Rica.

    Posteriormente fue extraditado a México, donde pasó 28 años en prisión. En 2013 fue liberado gracias a un amparo que promovió a través del Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito del Estado de Jalisco.

    Desde entonces, se mantiene "prófugo" de la justicia, pero recientemente la agencia antidrogas estadounidense lo ha vuelto a poner en la lista de los criminales más buscados. Sobre el tema, Jordan recordó que "Caro Quintero siempre ha sido el número uno para la DEA".

    Por último, el agente en retiro señaló que a pesar de haber pasado 28 años en prisión, "Caro Quintero nunca paró, nunca ha parado y no va a parar. Y eso es por culpa de los dos gobiernos, no sólo de México sino también de EEUU. No importa cuál presidente sea. Él sigue, sigue y sigue".

    Etiquetas:
    narcotráfico, EEUU, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook