En directo
    América Latina
    URL corto
    0 42
    Síguenos en

    Si bien Estados Unidos ya había confirmado que el histórico Observatorio Astronómico de Arecibo sería desmantelado, el colapso de lo que quedaba del radiotelescopio conmocionó a los puertorriqueños. La noticia caló hondo en vecinos y científicos y hasta hizo llorar en vivo a una conocida meteorológica de la televisión.

    Además de una exitosa novela del colombiano Gabriel García Márquez, aquello de crónica de una muerte anunciada se convirtió en una frase popular ideal para describir cosas como las que le ocurrió en la última noche de noviembre al Observatorio Astronómico de Arecibo, un ícono de la ciencia de Puerto Rico.

    Desde que la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF) de Estados Unidos comunicó su decisión de desmantelar el observatorio astronómico que funciona desde 1963 en Puerto Rico, astrónomos y puertorriqueños en general iniciaron un proceso de duelo que acabó en la noche del 30 de noviembre, cuando su estructura terminó de colapsar.

    "La plataforma del radiotelescopio de 305 metros del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico cayó durante la noche de ayer. No se reportaron heridos. La Fundación Nacional para la Ciencia está trabajando con las partes interesadas para evaluar la situación actual", publicó la NSF a través de Twitter luego del incidente.

    El mismo organismo manifestó que "lamenta lo ocurrido" pero que tiene como prioridad "mantener la seguridad" de los trabajadores. "Encontraremos formas de ayudar a la comunidad científica y mantener nuestra sólida relación con el pueblo de Puerto Rico", complementó.

    Las palabras de la organización no alcanzaron para consolar a los puertorriqueños amantes de la astronomía y la ciencia original, que recibieron la noticia con pesar por tratarse de la ratificación del fin de una época.

    Deborah Martorell, meteoróloga reconocida en la isla, comunicó la noticia "con profundo pesar" y compartió varias fotografías que pudo captar en el lugar.

    Sus fotografías muestran el plato del observatorio destruido al caer la estructura que seguía en pie. Martorell definió las imágenes como "muy tristes".

    Otros usuarios compartieron las fotografías de Dennis Vázquez, un piloto comercial que tomó imágenes aéreas del observatorio colapsado.

    No solo los científicos expresaron su tristeza. El Observatorio de Arecibo también era un orgullo para los vecinos de la zona, que deberán vivir con el recuerdo de tiempos mejores.

    Pero quizás uno de los momentos más dramáticos y elocuentes sobre la tristeza que para los puertorriqueños significa el desplome es la reacción de Ada Monzón, una famosa meteorológa encargada del reporte del tiempo en el noticiero Noticentro de Wapa TV. La mujer no pudo contener las lágrimas cuando le confirmaron el colapso del icónico observatorio.

    Desde que se conocía la intención de desmantelarlo, la comunidad científica puertorriqueña había iniciado campañas en procura de evitar que la isla se quedara sin un centro astronómico de esas características. El desplome de lo que quedaba del radiotelescopio agregará una dificultad importante en ese sueño.

    Etiquetas:
    astronomía, NSF, Arecibo, Observatorio de Arecibo, Puerto Rico
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook