En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    2235
    Síguenos en

    La noticia de que el Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, será desmantelado por decisión de EEUU es un golpe duro para científicos y todos los puertorriqueños, dijo a Sputnik el astrónomo local César López. Además de ser un ícono cultural, el telescopio fue clave para importantes hallazgos y es un faro para atraer a jóvenes hacia las ciencias.

    La noticia cayó como un balde de agua fría para los astrónomos y toda la comunidad científica de Puerto Rico: el Observatorio Astronómico de Arecibo, que funciona en la isla desde 1963, será desmantelado por decisión de la Fundación Nacional de Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

    La agencia estadounidense había comunicado la resolución de "desmantelar" el radiotelescopio de 305 metros debido a una serie de daños estructurales sufridos tras las roturas sucesivas de dos cables auxiliares que impactaron contra el plato reflector del telescopio. Según los ingenieros que evaluaron la situación, no solo el estado de la estructura constituye un riesgo sino que iniciar obras de reparación podría significar un peligro para los propios trabajadores que participarían de la tarea.

    César López, dirigente de la Sociedad de Astronomía de Puerto Rico, explicó a Sputnik que, además de los riesgos estructurales, debe tenerse en cuenta que en los últimos tiempos también "iba disminuyendo la disponibilidad de fondos" aportados por la NSF. Los aportes de la agencia científica estadounidense con el pilar principal de un modelo de gestión en el que también participan la Universidad de Florida y la Universidad Ana G. Méndez de Puerto Rico.

    López estimó que la reparación del radiotelescopio podría representar entre cinco o seis millones de dólares. Sin embargo, eso no alcanzaría. "Hay que tomar en cuenta que hay que repararlo y actualizarlo, porque la investigación científica y astronómica ha progresado de una manera vertiginosa, por lo que se requerirían fondos adicionales", apuntó.

    Para el astrónomo, además de los riesgos de las obras, pesó en la decisión de la NSF la gran erogación económica que implicaría dotar al telescopio de tecnología de última generación, en contraposición al presupuesto que EEUU destina a los equipos que envía al espacio para desarrollar mediciones desde allí.

    López admitió que la noticia caló hondo en la comunidad científica puertorriqueña, que entiende que el Observatorio ubicado en el municipio de Arecibo ha hecho méritos suficientes para seguir funcionando o, al menos, que el predio siga siendo destinado a la investigación astronómica.

    En ese sentido, sostuvo que referentes de la astronomía puertorriqueña como Daniel Altschuler —nacido en Uruguay pero radicado en Puerto Rico, donde fue director y docente en el Observatorio de Arecibo—, Mayra Lebrón o Carmen Pantoja —la primera mujer puertorriqueña en convertirse en astrónoma— han mostrado su preocupación porque se interrumpa el trabajo en Arecibo.

    López recordó que el Observatorio de Arecibo había sido considerado, ya desde 1970, en el proyecto conocido como Very Large Array, que coordinaron 27 telescopios de todo el planeta, colocados en forma de Y, con el objetivo de lograr imágenes completas de la esfera celeste. El proyecto puede repetirse en el siglo XXI, ya con el título de Next Generation Very Large Array y con 244 observatorios en el mundo. El de Arecibo estaba considerado nuevamente para ser parte del proyecto, por lo que los referentes de la astronomía puertorriqueña insisten en que "el telescopio todavía cumple una función y no debe eliminarse".

    Radiotelescopio de Arecibo, Puerto Rico
    © AFP 2020 / Courtesy of the NAIC
    Radiotelescopio de Arecibo, Puerto Rico

    Los grandes descubrimientos de Arecibo

    Conocida la noticia del desmantelamiento, la Sociedad Astronómica de Puerto Rico emitió un comunicado en el que, además de lamentar la decisión de la NSF, remarca que el Observatorio "representa un lugar de vital importancia para descubrimientos e investigación científica, elementos cruciales para el desarrollo de la humanidad".

    En ese sentido, la organización reivindica que en las instalaciones de Arecibo "además de realizarse investigaciones ionosféricas" (la ionósfera es la capa de la atmósfera terrestre que se extiende entre los 80 y 500 kilómetros de altura), también se estudian "asteroides y objetos cercanos a la Tierra con capacidad de posible impacto".  

    De la misma manera se hacen investigaciones sobre "objetos del espacio profundo como lo son pulsares, supernovas y agujeros negros" y estudios sobre la superficie de la Luna y los planetas rocosos del Sistema Solar, "algunos de ellos con alta posibilidad de ser habitados en un futuro como el caso de Marte", según el comunicado de los científicos.

    Ese trabajo ha dado frutos y el Observatorio de Arecibo tiene en su haber logros históricos como haber sido sede de los primeros hallazgos de exoplanetas, es decir, los planetas ubicados fuera del Sistema Solar. También fue desde Arecibo, en 1974, desde donde se pudo enviar el primer mensaje interestelar hacia el cúmulo de estrellas M13.

    Y no termina ahí: López recordó que el astrónomo estadounidense Michael Nolan trabajó durante 20 años en Arecibo y fue desde ahí que hizo los estudios que posibilitaron la misión enviada al asteroide Bennu para recoger muestras. También desde Arecibo se pudo construir el primer mapa de la superficie de Venus —inalcanzable para los telescopios visuales por la densa atmósfera del planeta— gracias a las ondas radiales captadas por el Observatorio.

    "Realmente los progresos y logros de Arecibo ameritan que se tome en consideración si se va a demoler o vamos a tratar de crear algo que supere lo que estaba y pueda seguir funcionando en beneficio de la ciencia a nivel mundial", sostuvo el astrónomo.

    Un ícono de la cultura puertorriqueña

    Arecibo no solo consiguió colocarse en el mapa de los descubrimientos astronómicos importantes. También logró algo hacerse una parte esencial de la cultura puertorriqueña, al punto de transformarse no solo en un ícono cultural sino también en un atractivo turístico.

    De hecho, los puertorriqueños todavía recuerdan con orgullo como el plato del telescopio fue locación de dos películas importantes de la década del noventa. La primera fue Golden Eye (1995, dirigida por Martin Campbell), parte de la secuela de películas de James Bond; y Contact (1997, dirigida por Robert Zemeckis), la traducción al cine de la novela de Carl Sagan.

    Tanto los logros científicos como este tipo de actividades consiguieron colocar al Observatorio de Arecibo dentro de la "cultura pública" de los puertorriqueños. Por eso, el científico no consideró extraño que, tras enterarse del cierre de las instalaciones, los habitantes de la isla iniciaran campañas de recolección de firmas en internet.

    Esa importancia para la sociedad de Puerto Rico también ha sido clave, según López, para que niños y niñas de la isla se involucren en las ciencias y específicamente en lo que actualmente se conoce como STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés).

    "Arecibo era la oportunidad para muchos estudiantes de hacer un internado allí. Estamos esperanzados en que eso siga, aunque no sea necesariamente en el telescopio", dijo el astrónomo, que destacó que la astronomía, por su conjunción de saberes de física, química, biología y matemáticas, aparece como la disciplina perfecta para formar a jóvenes en las ciencias.

    Etiquetas:
    NSF, EEUU, Puerto Rico, astronomía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook