En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 146
    Síguenos en

    La bancada oficialista de la Cámara de Diputados logró la aprobación al proyecto de ley de Aporte Solidario y Extraordinario para gravar con un aporte único a las personas con patrimonios declarados que superan los 200 millones de pesos argentinos (2,34 millones de dólares). Ahora, el texto debe ser votado por el Senado.

    Luego de meses de acaloradas discusiones políticas en el marco de la emergencia económica y sanitaria provocada por la pandemia de COVID19 en Argentina, el bloque de diputados del oficialismo finalmente consiguió los votos necesarios para aprobar el anticipado proyecto de ley de Aporte Solidario y Extraordinario gracias a negociaciones con representantes provinciales de otras fuerzas.

    La votación hizo visibles acuerdos del oficialismo nacional con partidos regionales, principalmente con el gobernador peronista Juan Schiaretti, de la provincia de Córdoba, y el referente de la oposición Gerardo Morales, gobernador de la provincia de Jujuy, fuerzas que también apoyaron la ley de Presupuesto 2021 horas antes.

    El proyecto tuvo 133 votos a favor, 115 en contra y 2 abstenciones, y pasará a debatirse en el Senado, donde el Frente de Todos, el partido gobernante, tiene mayoría. La normativa gravará con un impuesto de una única instancia a las grandes fortunas, es decir, a 9.300 individuos con los mayores capitales personales registrados del país, que pagarían entre 2 y 3,5% progresivo según los análisis del fisco, y que será mayor para los 300 que se ubican en lo más alto de la pirámide patrimonial.

    "Es un enemigo ideal, inicialmente al 60% de la población le parecía bien que la gente más rica aportara más. Esta reforma no afecta a los pobres ni realmente a los ricos. Los pobres no tienen patrimonio y los muy ricos tienen todo offshore. Hay un proceso que está muy estudiado que se llama el ocultamiento de los ricos; desde hace muchos años los ricos no declaran bienes, lo tienen en sociedades anónimas", dijo a Sputnik el analista político Enrique Zuleta Puceiro.

    El titular de la consultora OPSM explicó que a quienes verdaderamente afecta es a "un sector de clase media alta, profesional, empresarios que sí tienen bienes a sus nombres, que tiene familias, que pagan impuestos como responsable inscripto, que adhirieron a los últimos blanqueos. Los muy ricos no tienen bienes personales, eso hace que no sea una batalla tan complicada como se piensa, han sido muy tibias las críticas", esbozó.

    Las grandes multinacionales no se verán afectadas y toman distancia porque no pagarían el impuesto, que solo aplicará a personas humanas, si bien las pymes de alguna manera lo pagarían porque para los empresarios locales sus patrimonios y sus empresas son lo mismo, advirtió Zuleta Puceiro.

    Impuesto solidario a los más ricos, tendencia mundial

    El Gobierno de Alberto Fernández pretende recaudar 300.000 millones de pesos (3.519 millones de dólares, al cambio oficial). Sancionaría de esta manera un impuesto histórico en el país, pero no único ya que similares son propuestos a nivel mundial desde los espacios del progresismo, con el objeto de solicitar a quienes más tienen una ayuda adicional.

    "Es un gran debate, no es un invento argentino. Hay 12 proyectos para gravar las rentas mayores, seis de ellos están en Europa y seis en América Latina. Ahora, ninguno de ellos los proveyeron los Gobiernos, son todos proyectos de oposición", resaltó Zuleta Puceiro.

    España, Italia, Suiza, Rusia, Brasil, Perú, Chile y Ecuador, entre otros, se encuentran debatiendo o con espacios políticos que buscan hacer frente a la crisis sanitaria y económica mediante gravámenes fiscales extraordinarios a la población millonaria, según da cuenta un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

    Tampoco se trata del primer impuesto solidario en el mundo sobre las grandes fortunas. Alemania, luego de su unificación con la caída del Muro de Berlín, introdujo en 1991 una sobretasa de 5,5% sobre ingresos individuales, ganancias capitales o impuestos corporativos.

    España sancionó un impuesto a las grandes capitales y fortunas que aplicará sobre empresas y personas en 2021 para paliar la crisis generada por la pandemia. Francia estableció una tasa excepcional a los más acaudalados, Italia impulsa un impuesto progresivo y Suiza, un impuesto único a grandes patrimonios, y Rusia propuso diversas reformas impositivas de emergencia, incluido un gravamen a los grandes depósitos bancarios.

    Propuestas del estilo se ven en Latinoamérica también. La oposición al Gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil impulsa cuatro proyectos de impuesto a las grandes fortunas superiores a los 4 millones de dólares, con alícuotas iniciales de entre 1 y 2,5%, respectivamente.

    Además, en Perú se busca un esquema progresivo sobre ganancias anuales; la oposición en Ecuador empuja un gravamen a los patrimonios superiores al millón de dólares, y la oposición en Chile, un impuesto al 1% más rico de la población.

    Según anunció el Gobierno argentino, destinará lo recaudado a comprar equipamiento de salud para atender la pandemia, apoyar a las PyMEs mediante subsidios y créditos, urbanizar los barrios populares con obras que empleen a sus propios vecinos, realizar obras de infraestructura y equipar a la empresa hidrocarburífera nacional YPF para producir y envasar gas natural, y financiar el relanzamiento del plan Progresar para que jóvenes de bajos recursos finalicen o continúen sus estudios.

    El profesor universitario elaboró que el peronismo, el polifacético movimiento popular, gobernante a nivel nacional, parte de las premisas de que una parte muy importante del país no acepta ni pretende colaborar con el Gobierno, de que la oposición involucra a una constelación que va desde el establishment a jueces y el sector financiero, y de que el peronismo es en sí misma una coalición compleja.

    "El oficialismo ha advertido que no puede ponerse de acuerdo en todo, y anuncia que no va a ofrecer soluciones sino que va a ir a una confrontación al elegir máximas que impliquen valores: el campo, la tierra, la Justicia, el agua, el aborto, los ricos", dijo.
    Para Zuleta Puceiro, "se discuten absolutos y dividen a la oposición, mientras que el Gobierno se une, a pesar de sus diferencias internas", comentó.
    Etiquetas:
    crisis económica, pobreza, desigualdad social, justicia social, riqueza, pandemia de coronavirus, impuesto, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook