En directo
    América Latina
    URL corto
    0 41
    Síguenos en

    El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que no se desalojará a los manifestantes del Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA), luego de que su dirigente, Gilberto Lozano, acusara que el plantón que se mantiene en el Zócalo de la Ciudad de México había sido infiltrado por "reventadores" para intimidarlos.

    "Ellos son los que tienen que decidir, ya ha quedado de manifiesto que no se vinieron a dormir ahí los dirigentes. Nunca se tenían tantas tiendas de campañas sin ser ocupadas, se quedaban 30 o 40 y hay como 300 casas. No vamos a molestar a nadie, es libertad. Prohibido prohibir", expresó.

    No obstante, el mandatario mexicano celebró que FRENAAA haya decidido levantar su plantón y seguir luchando hasta conseguir su renuncia.

    "Eso está muy bien. Que no se desanimen, que sigan adelante, pero se quedaron ahí miembros de la organización porque se dividieron", acusó.

    Luego de casi dos meses de mantener un plantón frente a Palacio Nacional, FRENAAA anunció que levantaría "provisionalmente" su campamento por medidas de seguridad, así como para "renovar medidas de presión" hasta lograr su objetivo.

    "Por nuestra seguridad y para el bien de México: decidimos levantar provisionalmente el campamento por la libertad y justicia. La falta de vocación democrática de López y la 4T ha quedado perfectamente expuesta. Con métodos y practicas más propias de la mafia que de la búsqueda del bien común desde el mismo 19 de septiembre se encargaron de aplicar sobre nosotros toda la presión que se podía suponer y mucho más", señaló la organización en un comunicado difundido el 14 de noviembre.

    La organización liderada por el empresario Gilberto Lozano también acusó que han sufrido violencia por parte de "reventadores" que, asevera, fueron pagados por el Gobierno para amedrentar y provocar a los miembros del campamento de FRENAAA.

    "Fue creciendo al punto que nos vimos obligados a solicitar hace más de tres semanas a la ONU, la OEA, que enviaran observadores internacionales, a fin de evitar que la violencia pagada por el Gobierno, cobre victimas en nuestro campamento", atribuyó.

    López Obrador, por su parte, negó el 17 de noviembre que las personas que aún permanecen en el Zócalo sean partidarios de su Gobierno, tal como afirmó Gilberto Lozano.

    "Ahora el señor Lozano dice que los que se quedaron son de nosotros. No, son de ellos mismos porque no se pusieron de acuerdo y se quedaron ahí, porque es muy difícil levantar un movimiento, más cuando no hay una causa justa. Entonces ellos tienen que hacerse cargo y resolver", consideró.

    El plantón de FRENAAA inició el 19 de septiembre en Avenida Juárez, luego de que Lozano manifestó que las autoridades de Ciudad de México impidieron su ingreso al Zócalo. Luego de cinco días y mediante amparos concedidos por el Juzgado Octavo de Distrito en Materia Administrativa, los integrantes de esta protesta lograron llegar e instalar sus casas de campaña por 53 días.

    A su arribo, Gilberto Lozano adelantó que el campamento de FRENAAA cubriría la mitad del Zócalo, donde albergaría a otros contingentes hasta sumar a unas 10.000 personas, quienes protestarían diariamente hasta el 30 de noviembre, fecha que estableció como plazo para obtener la renuncia de López Obrador a la presidencia mexicana.

    Etiquetas:
    Andrés Manuel López Obrador, FRENAAA, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook