En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El referéndum para una nueva Constitución de Chile en 2020 (74)
    190
    Síguenos en

    SANTIAGO (Sputnik) — El pasado plebiscito constitucional en Chile dejó dos resultados que sorprendieron a todas las encuestas. El primero fue la gran cantidad de apoyo que obtuvo el Apruebo nueva Constitución, consiguiendo un 78% de los votos cuando los más optimistas le daban 70%.

    Pero fue aun más inesperado el resultado de la opción Convención Constitucional. Expertos, académicos y analistas coincidían en que la verdadera disputa se daría en la papeleta del método para redactar la nueva carta magna, pronosticando un resultado estrecho entre Convención Constitucional y Convención Mixta.

    Gente en la Plaza de la Dignidad
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Nada de eso. La Convención Constitucional sacó 79% de los votos. Esto significa que 5,6 millones de chilenos prefirieron que el documento fuera redactado por un órgano colegiado electo completamente por ciudadanos, en desmedro de la opción mixta, que proponía mitad de electos, y mitad de parlamentarios en ejercicio.

    Como buenos generales después de la guerra, hoy los analistas explican que no se tomaron en consideración factor como el desprestigio de la política o el auge de las bases ciudadanas. Y esta tesis es avalada por las encuestas.

    El estudio de Activa Research reveló que solo un 0,7% de los chilenos prefiere que militantes de partidos políticos escriban su próxima Constitución, prefiriendo a líderes del tejido social como presidentes de juntas de vecinos, dirigentes estudiantiles, clubes deportivos, académicos, científicos o artistas.

    No obstante todo aquello, las candidaturas independientes son los que tienen el camino más difícil para llegar a la ansiada asamblea.

    Carrera con obstáculos

    Para elegir a los constituyentes que integren la Convención en abril de 2021 se usará el método D'Hont, un sistema de promedio mayor que asigna escaños de manera proporcional por listas electorales. En sencillo: un sistema que fomenta la representación a través de los partidos políticos más grandes.

    Adversidades como esta motivaron a un grupo de líderes sociales a crear la organización Independientes No Neutrales, que se dedica a fomentar las candidaturas sin militancia política para esta instancia. Su vocero, el reconocido activista social Benito Baranda, explicó a Sputnik que hay otras 3 dificultades que obstaculizan el camino de los no afiliados.

    "Primero, para inscribir una candidatura independiente la persona debe recolectar casi el doble de firmas que un aspirante militante o apoyado por un partido. Y deben ser firmas de personas sin militancia", señaló.

    El segundo escollo es que estos candidatos deben convencer a más de 2.000 personas (son más o menos dependiendo el distrito) para que salgan de sus casas en tiempos de pandemia, vayan a una notaría y hagan una fila para firmar, mientras que los militantes pueden hacer el trámite por Internet.

    "Y tercero es que una lista de independientes no se puede unir a otra para hacer un pacto, mientras que los partidos políticos pueden juntarse de a dos o de a diez si quieren, lo que les da muchas más chances de ganar", indicó.

    De hecho, esto último es lo más perjudicial para los sin militancia, ya que casi todos los partidos oficialistas y también, los de la oposición, han formado pactos entre sus coaliciones para aumentar sus posibilidades.

    Baranda será candidato independiente, representando la lucha social que durante años ha dado por los derechos de la infancia y la adolescencia desde la presidencia de la fundación América Solidaria.

    Además, Independientes No Neutrales apoyará candidaturas de reconocidos activistas como la de José Murillo, defensor de las víctimas de abuso y uno de los principales denunciantes del clero chileno ante el Vaticano. Alejandra Sepúlveda, activista de la igualdad de género o Cecilia Morovic, defensora de los derechos de las personas en situación de discapacidad, son otros nombres que resuenan en un listado de más de 30.

    A ellos les tocará competir con viejos estandartes de la política, y tendrán el desafío de destronar a algunos que llevan más de 30 años en el ruedo, con tribuna mediática y apariciones televisivas casi a diario.

    Entre los más candidatos más conocidos están: el exsenador Pablo Longueira, militante del Partido Unión Demócrata Independiente (derecha), quien viene haciendo carrera política desde los años 70, cuando colaboraba con la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Carlos Ominami, miembro del Partido Socialista (centroizquierda) y líder político desde el Gobierno de Patricio Aylwin (1990-1994) o la hija del actual mandatario, Magdalena Piñera, apoyada por el partido Renovación Nacional (centroderecha).

    Incluso, los independientes deberán competir con figuras gubernamentales actuales, como la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, quien ya anunció, con bombos y platillos, y utilizando toda la palestra que su cargo le confiere, para proclamar una eventual candidatura.

    Al igual que pasó con el plebiscito constitucional, la elección de constituyentes promete ser un proceso muy distinto a las demás votaciones populares en Chile. Muchos independientes esperan romper el duopolio que desde el regreso de la democracia viene enfrentando a derechas e izquierdas, para introducir caras nuevas en la escena. Pero la última palabra la tendrán los chilenos el 11 de abril de 2021.

    Tema:
    El referéndum para una nueva Constitución de Chile en 2020 (74)
    Etiquetas:
    reforma constitucional, Constitución de Chile, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook