En directo
    América Latina
    URL corto
    0 31
    Síguenos en

    Carreteras y peajes de Bogotá y los departamentos de Cundinamarca y Boyacá se llenaron de bolsas de papas en el marco de una inédita campaña para salvar a uno de los sectores más golpeados en el país. Los productores esperan vender 600 toneladas de papas a los 700.000 vehículos que pasan por las carreteras aprovechando el feriado.

    Bolsas de 10, 25 y hasta 50 kilos de papas dieron un paisaje diferente a las carreteras que conectan la capital de Colombia, Bogotá, con el resto de las ciudades del país. Se trata de una inédita medida de los productores de papa del país que, ante la crisis que golpea al sector, decidieron realizar una "papatón" para vender directamente sus productos a los viajeros que aprovechan el fin de semana largo.

    En efecto, la conmemoración de la Independencia de Cartagena —que corresponde al 11 de noviembre pero fue trasladado al lunes 16— generó un fin de semana largo que, a pesar de las restricciones aplicadas para evitar aglomeraciones, permitirá que miles de colombianos se trasladen por carretera hacia otras ciudades.

    A ellos quieren llegar los productores de papa del país, que se instalaron en nueve peajes del departamento de Cundinamarca para comercializar directamente sus productos. Según explicaron los productores a la prensa colombiana, los conductores podrán adquirir bolsas de 10 kilos de papa a 10.000 pesos colombianos, unos 2,75 dólares.

    Los productores también entregan la papa en presentaciones de 25 kilos a 20.000 pesos colombianos, poco más de 5 dólares, y de 50 kilos de papa por 40.000 pesos colombianos, es decir, 10,98 dólares.

    La campaña logró tener el apoyo de las autoridades. Uno de los más entusiastas fue el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García Bustos, que habilitó la venta en el costado de las carreteras del departamento y destacó la calidad de la papa de los productores cundinamarquenses. En declaraciones al diario El Tiempo, el jerarca destacó que la meta es poder vender 600 toneladas de papa durante el fin de semana, previendo que pasarán por las carreteras unos 700.000 vehículos. La campaña beneficiaría directamente a 1.000 familias de productores.

    La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, también respaldó a los productores y aseguró que cuentan con su apoyo "para que vendan sus productos a precios justos, sin intermediarios y la gente los compre más frescos y baratos".

    La papatón también se extendió a las carreteras y peajes de Boyacá, departamento que a pesar de haber decretado un toque de queda en la noche durante el fin de semana largo, apoyó la iniciativa y alentó a sus habitantes a comprar papas.

    Etiquetas:
    Claudia López, Bogotá, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook