En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    271
    Síguenos en

    Argentina sufre estragos en su economía interna y tensiones con las empresas del agronegocio. A pesar de ser el tercer mayor exportador de soja del mundo, el país podría ver pasar de largo los beneficios de haber alcanzado el valor más alto del grano en cuatro años, que ha superado los 420 dólares por tonelada.

    Argentina es el tercer exportador de soja y sus derivados del mundo, debajo de Brasil y Estados Unidos, con un volumen anual de 43,5 millones toneladas en 2019, grano que a su vez representa una cuarta parte del total de ventas internacionales del país, 15.740 millones de dólares, lo que lo transforma en el principal generador de dólares.

    El miércoles 11 de noviembre, los contratos futuros del grano de soja batieron nuevamente el récord de los últimos tiempos en el Mercado de Chicago, que fija uno de los estándares internacionales de productos primarios, al superar los 420 dólares por tonelada.

    En abril pasado, cuando el impacto de la pandemia de coronavirus comenzaba a generar repercusiones, en el mercado internacional de futuros una tonelada de soja se valuaba en 310 dólares, mientras que en el doméstico, MATBA-Rofex, rondaba los 210 dólares.

    "Argentina no aprovecha el buen precio de la soja porque la brecha cambiara, las retenciones a la exportación y los costos de las regulaciones son muchísimos más altos que el beneficio de que la soja pase de 300 a 400 dólares. Se están perdiendo de aprovechar incentivos para invertir, producir y comercializar más como consecuencia de los problemas domésticos", dijo a Sputnik Marcelo Elizondo, experto en negocios internacionales.

    Argentina vive un momento de grave crisis económica interna, con una situación fiscal endeble y monetaria frágil, con índices de inflación en los últimos dos años de 50% anual y proyectado para 2020 de 40%.

    Además, sufre restricciones en el acceso a moneda extranjera a través de financiamiento internacional y de inversiones extranjeras, resumido en una ausencia de crédito o confiabilidad, por encontrarse en negociación de grandes pasivos acumulados y tener mala reputación como deudor y como país con un marco institucional estable.

    Al mismo tiempo, esta falta de confianza se traslada a la moneda local, por lo que existe una gran demanda del dólar como refugio de valor. Debido a la falta de dólares en el Banco Central, el Estado impone grandes limitaciones en el acceso a la divisa, un fenómeno que provoca que exista una brecha cambiaria entre el valor oficial, que ronda los 85 pesos por dólar, y el paralelo o blue, que está a 160.

    Además, establece impuestos sobre las exportaciones y la obligatoriedad de la liquidación a pesos de las divisas obtenidas por la venta al extranjero, es decir, a las empresas que generan dólares, lo que provoca serias tensiones políticas con el sector productivo del establishment, mientras sostiene el tipo de cambio oficial para evitar a toda costa una devaluación que lleve a una mayor depreciación de la moneda local y desgaste de la producción interna.

    ¿Viento de cola?

    Se llama "viento de cola" en la jerga local a la mejora en las condiciones internacionales, particularmente del mercado agroexportador, como la que se vivió durante la primera década del siglo XXI y que llevaron el precio del grano de soja a 600 dólares por tonelada hacia 2009. Pero esta vez podría pasar de largo.

    "No lo aprovecha porque tiene un desorden doméstico que supera la supuesta ventaja internacional, de modo que, aún con mejor precio, tenemos exportadores con más ganas de guardar en el silo que de vender porque piensan que en Argentina puede haber un ajuste cambiario o fiscal más adelante porque entienden que no es sostenible la situación actual", detalló el analista.

    La Bolsa de Comercio de la ciudad de Rosario, donde se encuentra el polo agroexportador más grande del país, atribuyó el aumento en el precio internacional de la soja al reporte difundido el martes por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), que recortó sus pronósticos de cosecha en ese país.

    Se suma a factores como las sequías en diversas regiones, la sostenida demanda de granos desde China y la expectativa de una recuperación económica por el avance de las vacunas contra la pandemia de COVID-19.

    Además, la Reserva Federal de Estados Unidos dio a entender que mantendrá bajas las tasas de interés, lo que provoca la expectativa de un dólar a la baja en el plano internacional. Esto robustece el valor de las materias primas, como la soja y el resto de los granos y cereales, algo que en teoría sería positivo para Argentina, uno de los principales países productores de alimentos no procesados del mundo.

    "El Gobierno puso en marcha una serie de instrumentos intervencionistas para calmar la ansiedad: ha salido a vender bonos en dólares del Tesoro, a cambiar bonos en pesos que tienen algunos de sus inversores por bonos en dólares, a absorber más liquidez por parte del Banco Central, a vender dólar futuro y a emitir señales como decir que va a haber un déficit de presupuesto más chico el año que viene, que está teniendo resultado en el corto plazo", comentó Elizondo.

    La liquidación de exportaciones argentinas de soja entre el lunes 2 y el martes 10 de noviembre tuvo una mejora de 22% mensual y representó 40% de las divisas que ingresaron por el complejo sojero durante octubre. Esto representó un aparente repunte en la actividad agroexportadora de la soja y sus subproductos, que recibieran una reducción temporal en los impuestos a la exportación el mes pasado, y que rigen en principio hasta fin de 2020.

    Un monitoreo realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el período 2016-2018, que mide el porcentaje de los ingresos de los agricultores que se debe al apoyo de las políticas agropecuarias de cada país del continente americano, muestra que Argentina es el único con índice negativo.

    "Hay una calma ahora pero no se han resuelto los problemas de fondo: una economía en recesión con serios problemas de competitividad porque tiene una tasa de inversión muy baja como consecuencia de una macroeconomía muy cerrada, con pocas exportaciones e importaciones, y desordenada, con un régimen legal muy intervencionista y obstructivo de la actividad de las empresas. Ahora que ha logrado anestesia para calmar el dolor, tiene por delante resolver el origen de los problemas", elaboró el consultor y docente universitario.
    Etiquetas:
    crisis económica, economía, precios, Argentina, agronegocio, soja
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook