En directo
    América Latina
    URL corto
    Extradición de Emilio Lozoya para su juicio en México (49)
    0 30
    Síguenos en

    Luis Alberto Meneses Weyll, exdirector de Odebrecht en México entre 2009 al 2017, puso en entredicho las declaraciones del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin sobre el pago de sobornos para financiar la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto y asegurar la aprobación de la reforma energética en 2013.

    "El único que sabe lo que se hizo con el dinero es el propio Lozoya Austin […] está tratando de adjudicarles pagos ajenos a Odebrecht, pagos que no son de Odebrecht […]. Si alguien está intentando colocar a Meneses Weyll o en Odebrecht pagos que no se realizaron, eso nosotros no lo vamos a admitir", comentó el abogado del exdirectivo, Carlos Kauffmann, a Quinto Elemento Lab.

    Emilio Lozoya declaró ante la Fiscalía General de la República (FGR) que recibió sobornos de Odebrecht (10,5 millones de dólares entregados entre 2012 y 2014, según el testimonio Luis Alberto Meneses ante la justicia de Brasil), los cuales habrían sido utilizados como aportaciones para la campaña presidencial de Peña Nieto, así como para asegurar el voto de legisladores de oposición a favor de la reforma energética.

    Ante todo, la defensa de Meneses Weyll negó que se haya entregado dinero a Lozoya para financiar la campaña peñista. Según Kauffmann, no hay más pagos que los reportados previamente por el exdirector de Odebrecht en México.

    "Luis [Meneses] Weyll asumió toda la responsabilidad de todos los pagos que hizo y comprobó todos los pagos con documentos, pero él no se responsabilizará de lo que no hizo", aseveró.

    En 2016, Meneses Weyll indicó a los fiscales brasileños que los sobornos pagados por Odebrecht sólo tenían como destinatario a Emilio Lozoya: "Con el pretexto de haberme auxiliado en el posicionamiento de la compañía en Veracruz y Tula, me dijo que entendía que debía hacer un pago en su favor del orden de 5 millones de dólares", contó entonces.

    Según el testimonio de Lozoya ante la FGR, Marcelo Odebrecht, propietario de la compañía, y Luis Alberto Meneses Weyll tenían contacto con Peña Nieto. Su relación se afianzó luego de dos encuentros claves.

    En abril de 2010, Peña Nieto habría viajado a Brasil en su calidad de gobernador del Estado de México para reunirse con los directivos de la empresa brasileña, quienes "le ofrecieron el apoyo económico a Peña Nieto en su posible postulación como candidato presidencial, sostuvo Lozoya en su declaración.

    El segundo encuentro se habría dado en septiembre de 2012 en la casa de Marcelo Odebrecht en Sao Paulo, cuando Peña Nieto ya era presidente electo de México.

    Kauffmann, por su parte, afirmó que Meneses Weyll nunca tuvo contacto con otros funcionarios del Gobierno mexicano: "Luis [Meneses] Weyll sólo tuvo contacto directo con Emilio Lozoya. Nunca tuvo contacto con el presidente ni con otros legisladores", comentó.

    El exdirector de Pemex confesó que, entre 2013 y 2014, repartió 80 millones de pesos (6,1 millones de dólares en ese momento) a un diputado y seis senadores para que aprobaran la reforma energética promovida por Peña Nieto. Aseguró que esos recursos procedían de Odebrecht y fueron depositados a una cuenta a nombre de la empresa Zecapan S.A., para repartirse de acuerdo con las indicaciones del entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso.

    "Odebrecht sabía que los recursos que aportó a partir de 2013 eran en su mayoría para influenciar y apoyar las gestiones que el expresidente Peña Nieto negociaba con el Congreso de la Unión", dijo Lozoya Austin a la FGR.

    Carlos Kauffmann también negó esta situación, al señalar que Odebrecht nunca tuvo interés ni se benefició con ningún contrato derivado de la aprobación de la reforma energética en México.

    "Si no había un interés y si no se querían celebrar contratos de la reforma energética, ésta [Odebrecht] no pagaría a legisladores para que actuaran en la reforma", subrayó.

    Luis Alberto Meneses Weyll fue uno de los exejecutivos de Odebrecht que señaló a Emilio Lozoya como uno de los funcionarios públicos a los cuales la empresa brasileña pagó sobornos. Para revelar esto, se acogió a una ley que ofrece la posibilidad de reducir sus castigos si colaboraba con la justicia brasileña aportando pruebas y datos para resolver esa trama de corrupción.

    Meneses Weyll fue interrogado en marzo de 2017 en la ciudad de Salvador, Brasil, a petición de la fiscalía mexicana. Carlos Kauffmann confirmó que su cliente no ha sido buscado nuevamente tras la captura de Lozoya Austin en febrero de 2020, ni tras su extradición a México en julio.

    El 29 de julio, los abogados del exdirector de Pemex anunciaron que buscarían un criterio de oportunidad, es decir, un trato con la FGR para que los cargos le fueran retirados, a cambio probar que su cliente fue utilizado por una gran red de corrupción en la que estaban implicados varios funcionarios del Gobierno de México durante la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

    Tema:
    Extradición de Emilio Lozoya para su juicio en México (49)
    Etiquetas:
    Odebrecht, Emilio Lozoya, Brasil, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook