En directo
    América Latina
    URL corto
    131749
    Síguenos en

    Argentina denunció que el Reino Unido bloqueó la venta de un avión caza FA 50, fabricado por Corea del Sur, por tener algunas piezas británicas. Los embargos armamentísticos británicos sobre Argentina provienen de 1982 y se reiteran cada vez que el país sudamericano refuerza su reclamo sobre las Islas Malvinas.

    Un embargo militar impuesto por el Reino Unido impedirá a Argentina concretar la compra de un avión fabricado en Corea del Sur y que sería utilizado por la Fuerza Aérea Argentina (FAA), denunció este viernes el ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi.

    "Veníamos dialogando con la empresa coreana KAI (Korean Aerospace Industries) para la compra del avión caza FA 50 para la FAA. Hoy nos comunican que Gran Bretaña, quien produce cinco componentes del FA 50, prohíbe la venta a nuestro país. Nueva muestra de soberbia imperial", escribió en Twitter el ministro Rossi.

    El secretario de Estado adjuntó la carta que la empresa envió al embajador argentino en Corea del Sur explicando que la exportación de los cinco componentes británicos del avión FA-50 deben ser aprobados por el Gobierno británico, en función del embargo de armas que mantiene sobre Argentina.

    "Es nuestro deber informarle que la licencia de exportación del Reino Unido no está resuelta a la fecha", se disculpa la empresa, que promete hacer sus mayores esfuerzos para resolver el tema.

    ¿De qué se trata el embargo de armas?

    El Reino Unido mantiene restricciones para la venta de armas a Argentina desde 1982, cuando ambos países se enfrentaron en la Guerra de las Malvinas, las islas reivindicadas por la nación sudamericana que se mantienen ocupadas por británicos.

    Sin embargo, en las décadas siguientes el embargo tuvo idas y vueltas que coincidieron con las posturas de los diferentes gobiernos argentinos con respecto al Reino Unido. Así, el embargo fue levantado en 1998 en el marco de las buenas relaciones entre el entonces primer ministro británico Tony Blair (1997-2007) y el presidente argentino Carlos Menem (1989-1999), que había renunciado a utilizar la fuerza en el Atlántico Sur.

    De todas formas, el levantamiento del embargo de armas mantenía algunas restricciones, ya que el Gobierno británico aún se reservaba el derecho de bloquear una operación si tenía sospechas de que ese armamento podía ser utilizado contra los habitantes británicos de las Islas Malvinas.

    El bloqueo volvió a imponerse en el año 2012, ya con David Cameron como premier británico y con Cristina Fernández (2007-2011 y 2011-2015) en su segunda Presidencia en Argentina. La tensión entre los dos países volvió a crecer y el Gobierno argentino llegó a denunciar ante Naciones Unidas que los británicos enviaron un submarino nuclear al Atlántico Sur.

    Ya con Mauricio Macri (2015-2019) como presidente y Teresa May (2016-2019) en el Gobierno británico, las posiciones volvieron a acercarse. Esta vez, la simpatía quedó plasmada en el denominado acuerdo Foradori-Duncan (por los apellidos de los entonces vicecanciller argentino y representante británico para las Américas), en el que Argentina distendía su presión sobre las islas. 

    En 2018, cuando el ahora primer ministro Boris Johnson era canciller, el Reino Unido flexibilizó el embargo y aceptaron vender material armamentístico a Argentina, aunque solamente para mantener su capacidad instalada. Cualquier operación que significara un incremento de poder militar seguiría siendo vetada.

    La comunicación de la empresa KAI difundida por el ministro Rossi muestra un nuevo endurecimiento de las medidas, en el marco de un Gobierno argentino que mantiene el reclamo sobre las Islas Malvinas como prioridad, según enfatizó el presidente, Alberto Fernández, desde su asunción en diciembre de 2019.

    La intención del país patagónico de adquirir aviones surcoreanos viene al menos desde 2019, cuando el propio Gobierno de Macri inició gestiones para la compra. Finalmente el elegido fue el FA 50, un avión ligero y capaz de volar a 1,5 veces la velocidad del sonido. Es apto para llevar dos pasajeros y, si bien se lo considera más un avión de entrenamiento que de combate, está equipado con tres ametralladoras y lanzamisiles.

    Etiquetas:
    Reino Unido, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook