En directo
    América Latina
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    La Fiscalía ordenó detener a las primeras ocho personas involucradas en lo que es la más grande estafa de la historia de Uruguay, que tiene 400 víctimas. El órgano lleva investigando esta red desde hace dos años, y metodologías similares se han extendido por el mundo. Conoce de qué se trata y cómo funcionan estas redes de estafa.

    Las estafas digitales se han vuelto aún más habituales desde el inicio de la pandemia de COVID-19. Hay múltiples modalidades para hacerlas y han aparecido en países como Rusia, España y Argentina.

    Algunas de las herramientas más utilizadas por estas organizaciones criminales son la red de mensajería instantánea Whatsapp, a través de la que se hacen pasar por servicios de bancos, empresas prestamistas y toda clase de servicios para que la gente exponga sus datos personales o ceda números de cuentas bancarias y tarjetas de crédito.

    Ahora, una investigación en la que la Fiscalía de Uruguay viene trabajando desde 2018 llegó a los primeros cuatro detenidos de una extensa red de estafas que, por número de víctimas involucradas, se trata de la mayor de la historia del país.

    La metodología del engaño es tan sencilla como peligrosa. A partir de una página en la red social Facebook, la organización ofrece préstamos millonarios sin los requisitos habituales que piden las empresas prestamistas oficiales, como recibo de sueldo, antigüedad laboral y constancia de carencia de deudas con otras financieras (clearing).

    Para quienes no cuentan con esos requisitos, esta clase de ofertas puede parecer una salvación. Tanto así que, hasta el momento, esta red ha conseguido estafar a 400 personas, con una ganancia total de 2 millones de pesos uruguayos, unos 46.600 dólares.

    En la descripción de la página se asegura que la fraudulenta prestamista está avalada y autorizada por el Banco Central del Uruguay (BCU), un signo que daría confianza a cualquiera, a pesar de la informalidad de tener que realizar la gestión vía Facebook. La persona interesada escribe a la página, solicita la cifra que desea —los préstamos que se ofrecen van desde 1.000 dólares en adelante— y allí la página le pide un número de celular, para terminar la gestión a través de Whatsapp.

    Menos de 48 horas más tarde, el solicitante recibe la "aprobación" del préstamo en su celular, y les informan cómo y cuándo será pagado el falso préstamos. Antes, sin embargo, solicitan que la persona pague entre unos 150 y 700 dólares a modo de "gastos administrativos", cifra que depende de la cantidad de dinero solicitado. La cantidad es enviada por las víctimas a través de redes de cobranza, pero sus préstamos nunca llegan.

    Implicados

    La organización cuenta con cuatro cabecillas y más de 100 "escuderos", según las fuentes de la Fiscalía explicaron al diario El País. Los escuderos son aquellos que, con su número de identificación, reciben los envíos de dinero de las víctimas en las redes de cobranza, a cambio de un porcentaje de ganancia.

    Como cada vez hubo más interesados en los préstamos, los cuatro organizadores no podían recibir con sus nombres los envíos de los solicitantes de préstamos, ya que las redes de cobranza permiten una cantidad mensual de recepción de dinero por persona. Por ello, eventualmente fueron sumándose familiares y conocidos, suma que terminó en más de un centenar de implicados.

    A finales de octubre, el fiscal de Delitos Económicos Ricardo Lackner detuvo a ocho escuderos de la organización, y pidió a la Justicia que se les condene por dos delitos: asociación para delinquir y reiterados delitos de estafa. Según una fuente de la investigación cuyo nombre no cita el periódico uruguayo, es posible que la mayoría de estas personas sean procesadas por ambos delitos. "Por eso este caso es el mayor operativo de la historia contra estafadores", aseguró.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook