En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — La justicia colombiana falló en contra de dos policías que trabajaban en un barrio de Bogotá y que en la madrugada del 9 de septiembre descargaron su pistola táser contra el estudiante de derecho y taxista Javier Ordóñez, de 45 años, a quien apalearon hasta provocarle la muerte.

    A los patrulleros (agentes) Harby Damián Rodríguez Díaz y Juan Camilo Lloreda Cubillos se los destituyó de la fuerza y se les dictó la "inhabilidad general de 20 años para el ejercicio de la función pública", anunció la procuradora general Aura Fajardo Moreno en una audiencia virtual que mantuvieron con los acusados.

    Los uniformados fueron hallados responsables de homicidio y abuso de autoridad, por lo que se les impuso la sanción más alta que puede proferir el órgano de control.

    Según la denuncia, Lloreda Cubillos y Rodríguez Díaz le propinaron varias descargas eléctricas con una pistola tipo táser a Ordoñez en una calle de Bogotá, según quedó evidenciado en grabaciones en video que se hicieron virales en redes sociales.

    El hombre fue llevado después a una estación de policía, el CAI de Villaluz, donde, según uno de sus amigos, fue "molido a golpes" por los agentes frente a otros efectivos, luego de lo cual fue conducido a una clínica en la que falleció.

    "Las imágenes permiten observar que Juan Camilo Lloreda Cubillos golpea inmisericordemente con los pies y las manos a Javier Ordóñez, y Harby Damián Rodríguez Díaz está agachado, sosteniendo el cuerpo", dice el fallo, acompañado con capturas de esos videos y que publica el diario El Tiempo.

    El veredicto también cuenta que "con los fuertes golpes que le empezaron a dar desde la llegada al CAI, le produjeron el estallido del riñón derecho, que le ocasionó una pérdida de 3.500 centímetros cúbicos de sangre, lo que derivó en su muerte".

    El homicidio de Ordoñez motivó violentas manifestaciones en las noches del 9 y 10 de septiembre que se extendieron por todo Bogotá y el vecino municipio de Soacha.

    Etiquetas:
    violencia policial, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook