En directo
    América Latina
    URL corto
    Elecciones generales en Bolivia (2020) (183)
    1810
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El retorno a Bolivia del expresidente Evo Morales no es una urgencia para el Movimiento Al Socialismo (MAS), y puede provocar inclusive situaciones incómodas y perjudiciales para la transición al nuevo Gobierno que encabezará ese partido desde noviembre, dijeron analistas a Sputnik.

    "En buena parte sin Evo, el MAS ha logrado una victoria electoral incluso más rotunda que la del mismo Morales en los comicios anulados del año pasado, y esto da empuje principalmente a los vientos de renovación dentro de ese partido", dijo a Sputnik el politólogo Gonzalo Balcázar.

    Liderado por el nuevo candidato presidencial Luis Arce, quien fue ministro de Economía de los pasados gobiernos de Morales (2006-2019), el MAS ganó cómodamente en primera vuelta las elecciones generales del 18 de octubre, según proyecciones que el cómputo oficial iba en camino de confirmar.

    Morales, exiliado en Argentina desde fines del año pasado y acosado por varios procesos judiciales desde el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez, había anunciado durante la campaña electoral que volvería a Bolivia "al día siguiente" de la victoria electoral del MAS.

    Dificultades

    El exgobernante indígena es blanco de decenas de procesos judiciales impulsados por el Gobierno transitorio y enfrenta también focos de resistencia en capas medias que tienen al menos dudas de su inocencia en casos como el presunto fraude de 2019 o denuncias de pedofilia.

    "Obviamente el retorno de Morales no podría pasar desapercibido, despertará pasiones en uno y otro sentido, y esto no es lo más conveniente para la instalación de un nuevo Gobierno. Tal vez por eso los líderes masistas no hablan con entusiasmo de su jefe", sostuvo Balcázar, docente de la universidad de La Paz.

    Aparentemente por esta situación el mismo Morales dijo el 19 de octubre por teléfono a una asamblea de los sindicatos cocaleros de Chapare (centro) que volverá "tarde o temprano", sin asegurar que sea pronto.

    Para el analista político Franklin Pareja, las dudas en el partido victorioso del 18 de octubre podrían ser manifestaciones de una pugna entre el masismo, como proyecto y estructura políticos, y el "evismo", como una forma de liderazgo.

    "Arce tiene en sus manos el inicio de una era del masismo en reemplazo del evismo autocrático, el MAS no tiene urgencia por tener a Evo presente, sino una oportunidad histórica de abrir un nuevo ciclo de la vida política de Bolivia", dijo Pareja a radio Panamericana.

    Otro analista e investigador social, Pablo Solón, quien fue embajador ante Naciones Unidas durante el primer Gobierno de Morales, sostuvo en su blog que con su victoria del 18 de octubre el MAS habría comenzado a dejar atrás el liderazgo de su jefe histórico.

    "El MAS no ganó por Evo sino a pesar de Evo. Evo quería marginar a David Choquehuanca que es el candidato [vicepresidencial] elegido por las organizaciones sociales principalmente indígenas de tierras altas y los valles. El triunfo del MAS fue aplastante en las áreas rurales de estas regiones en gran medida debido a la candidatura de David", señaló.

    La presidenta del parlamento, Eva Copa, surgida en el último año como una de las principales figuras del MAS, dijo este 20 de octubre tras un acto de celebración de la fundación de la ciudad de La Paz que ese partido estaba concentrado en "tareas importantes" y no en el retorno de Morales.

    "No nos parece ahora que éste sea el momento adecuado para el regreso del compañero Evo, tanto el compañero Luis Arce como nosotros desde la Asamblea [parlamento] tenemos tareas importantes que organizar y culminar estos días", dijo Copa.

    Afirmó que antes de retornar a Bolivia y hacer actividad política, "es importante que el compañero Evo primero limpie su imagen de tanta calumnia y difamación, esto tendrá que solucionarlo antes de volver".

    El MAS está concentrado en "continuar el proceso de recapacitación y reorganización, para cumplir el mandato popular electoral de iniciar una nueva etapa, con nuevos rostros y nuevas actitudes de unidad nacional", añadió.

    Morales, en su participación vía teléfono en la asamblea cocalera del lunes, aseguró que todos los procesos judiciales que enfrenta, que según indicó eran unos 30, "se van a caer" en cuanto retorne, porque serían más ataques políticos que causas justificadas con pruebas, según reportó la radio sindical Kawsachun Coca. 

    Tema:
    Elecciones generales en Bolivia (2020) (183)
    Etiquetas:
    Evo Morales, elecciones generales, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook