En directo
    América Latina
    URL corto
    1133
    Síguenos en

    El vertiginoso éxito de Miss Internet, como se autodenomina la empresaria argentina Silvina Moschini inició la polémica en el emprendedurismo argentino. Mientras ella asegura que logró "hackear" el machismo en las rondas de inversores, otros aseguran que su empresa es una "estafa" que solo busca captar desprevenidos.

    Las vicisitudes de las economías latinoamericanas no han sido obstáculo para que, en los últimos meses, varios emprendedores —en el rubro tecnológico— se hayan lanzado a la carrera por convertirse en "unicornios", tal como se denomina a las startups que logran valoraciones de 1.000 millones de dólares en el mercado financiero.

    Esa carrera, que ya tiene a sus primeros unicornios de América Latina, no podía llegar sin polémica, luego de que el vertiginoso ascenso de la empresa argentina TransparentBusiness despertara dudas en otros emprendedores, que hasta sugirieron que se trataba de una "estafa".

    La historia de TransparentBusiness saltó a los medios argentinos a comienzos de octubre, cuando se conoció que la empresa había logrado convertirse en el más reciente unicornio argentino. La firma, fundada en 1997, ofrece soluciones a empresas para implementar el teletrabajo y promete en su sitio web "aumentar la productividad de los trabajadores remotos, proteger de la sobrefacturación los presupuestos de los clientes, permitir la coordinación y la supervisión de sus equipos de trabajo remotos y proporcionar información en tiempo real sobre el costo y el progreso de todas las tareas y proyectos".

    Junto con la empresa, también cobró notoriedad el nombre de Silvina Moschini, una mujer nacida en 1972 en la localidad de Azul, en la provincia de Buenos Aires. Moschini, que se presenta en sus redes como Miss Internet, es la presidenta y cofundadora de TransparentBusiness junto a su esposo, el ruso Alex Konanykhin.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Silvina Moschini (@miss_internet1) el

    En las primeras entrevistas luego de su empresa se ganara el mote de unicornio, Moschini destacó el crecimiento que la pandemia de COVID-19 había posibilitado para las empresas de las tecnologías de la información y explicó que su firma había recorrido un camino "diferente al habitual" para poder alcanzar su objetivo.

    Moschini explicó que, en vez de ofrecer acciones de forma pública en la bolsa, TransparentBusiness vendió acciones a través de rondas de Oferta Privada Global (OPG). Allí la empresa ha ofrecido 1000 millones de acciones a 1 dólar cada una, logrando la valoración de 1.000 millones de dólares.

    La empresa argentina asegura en sus entrevistas que esta estrategia le ha permitido "hackear" al mercado de valores, en el sentido de poder vencer las barreras que el mercado pone a las empresas lideradas por mujeres a la hora de atraer capital de riesgo.

    Pero lo que puede parecer una historia de éxito, superación y reivindicación de género puede también ser visto como un delito desde otras tiendas. Santiago Siri, también argentino y miembro de Democracy Earth Foundation, fue el más crítico de la noticia a través de su cuenta de Twitter. "Confirmado que son estafadores haciendo public solicitation a inversores desprevenidos en Facebook. Deberían ir en cana", escribió el 7 de octubre en su cuenta de Twitter.

    Lanzada la polémica, Siri amplió sus cuestionamientos, poniendo en duda la legitimidad de las rondas de negocios que le dieron a TransparentBusiness la posición de empresa "unicornio".

    "Lo que aparece en los papeles es que apenas levantaron 500.000 dólares. Lo hacen con ads de Facebook prometiendo retornos de 22,500%. La Doña Rosa que pone 5 lucas no hace due diligence y piensa que esto es real. El marketing es todo sobre unicornios y nada sobre el producto. Estafa", profundizó.

    Siri sostuvo que, a diferencia de lo que él considera verdaderos unicornios, la empresa de Moschini no posee "inversores institucionales que evalúan la compañía en profundidad".

    Desde TransparentBusiness informaron a Sputnik que, a partir de las críticas de Siri, la empresa decidió iniciar acciones legales en su contra ante la Justicia estadounidense por "agresión, difamación y calumnias". "Él [Siri] no sabe lo que hace la compañía, no la conoce y admite que tiene algún tipo de problema con quienes anuncian unicornios porque a él no le resultó bien la experiencia de levantar capital y conseguir altas valuaciones", afirmaron.

    Etiquetas:
    estafa, unicornio, empresas, economía, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook