En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    SAN SALVADOR (Sputnik) — La oposición salvadoreña denunció el trasfondo electoral del cerco sanitario ordenado por el presidente Nayib Bukele en la localidad de Chalchuapa (oeste), donde el oficialismo hizo campaña de cara a los comicios de 2021.

    "El cerco sanitario de Chalchuapa es utilizado como plataforma electoral para sacar rédito político; la estrategia del Gobierno sigue siendo mentir y aprovechar la crisis", escribió en sus redes sociales Wendy Delgado, candidata a diputada por el partido Nuestro Tiempo.

    ​Chalchuapa, villa conocida por las pirámides mayas del Tazumal, amaneció el miércoles ocupada por militares por orden de Bukele, ante un presunto repunte de los casos de COVID-19, el cual fue cuestionado por las autoridades locales.

    Delgado urgió al Tribunal Supremo Electoral (TSE) a actuar en consecuencia, pues los partidos tienen prohibido hacer campaña hasta el próximo 27 de diciembre, dos meses antes de las elecciones legislativas y municipales.

    Otros aspirantes a diputaciones y alcaldías también denunciaron en redes sociales la entrega durante el supuesto cerco de paquetes de ayuda a la población financiados con fondos públicos, y con rótulos del gobernante partido Nuevas Ideas.

    "Usan la incertidumbre, el miedo y la necesidad para hacer el más bajo proselitismo; bienvenidos al circo sanitario de Chalchuapa, donde los candidatos a diputados de Nuevas Ideas hacen campaña con los paquetes alimenticios del Gobierno", denunció el también candidato a diputado Rodrigo Zavala.

    Según Bukele, el lunes fueron realizadas 572 pruebas en Chalchuapa, de las cuales 157 fueron positivas, por lo que ordenó el cerco sanitario y llamó a la población a abstenerse de salir de casa.

    Vilma de Barrera, alcaldesa de Chalchuapa por la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), expresó en declaraciones al Canal 21 su sorpresa por el incremento de casos de COVID-19 en su municipio, donde supuestamente existía un control casa por casa.

    El ministro de Salud, Francisco Alabi, acudió hasta el referido poblado del occidental departamento de Santa Ana, por lo que nuevamente faltó a la convocatoria de la Asamblea Legislativa (Parlamento) para rendir cuentas sobre el manejo de la pandemia.

    "Excusas y pretextos ponen ante la obligación de rendir cuentas", criticó Anabel Belloso, diputada por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), en declaraciones a los reporteros destinados a la Asamblea.

    El Salvador registra unos 30.800 casos confirmados de COVID-19 desde la irrupción de la pandemia, con 904 fallecidos y cerca de 2.700 casos sospechosos.

    Etiquetas:
    COVID-19, El Salvador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook