En directo
    América Latina
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    El argentino Adolfo Pérez Esquivel llevaba una vida dedicada al arte y la docencia cuando decidió que debía tener un papel más activo. Así inició una campaña en contra de las dictaduras latinoamericanas que lo llevó a ganar el Nobel de la Paz en plena dictadura de su país, la misma que casi lo lanza desde un avión unos meses antes.

    El panorama político del Cono Sur sudamericano en 1980 no era el más propicio para hablar de Derechos Humanos. Las dictaduras cívico-militares que ya se habían consolidado en Argentina, Chile, Uruguay y Brasil y todavía no habían empezado el proceso de declive que permitiría el regreso a las democracias.

    En ese contexto, el Premio Nobel de la Paz que el argentino Adolfo Pérez Esquivel recibió en octubre de 1980 fue un sacudón para los gobiernos de facto que encontraban en ese escultor y docente de la Universidad de La Plata un fuerte opositor.

    Nacido el 26 de noviembre de 1931 en el barrio de San Telmo, en Buenos Aires, Pérez Esquivel dedicó sus primeros años a la escultura y la docencia de arte. No fue hasta 1971, en pleno hervor político de la región, en que decidió dar el salto hacia el activismo, influenciado por sus convicciones cristianas y las ideas pacifistas de Mahatma Gandhi.

    La defensa de la no violencia y el rechazo a los gobiernos autoritarios de la época se convirtieron en su bandera y lo llevaron a fundar, en 1973, el periódico Paz y Justicia, a través del que se buscaba difundir el pacifismo, una forma de pensamiento que se distanciaba de la idea de la lucha armada impulsada por algunos grupos de izquierda desde la clandestinidad.

    Cuando las detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones ya eran una realidad evidente en América Latina, Pérez Esquivel fue designado coordinador del Servicio Paz y Justicia para América Latina, una plataforma que buscaba reunir tanto a sectores populares, como indígenas, campesinos e intelectuales en el rechazo a las violaciones a los Derechos Humanos.

    El argentino Adolfo Pérez Esquivel al recibir el Premio Nobel de la Paz en 1980
    © AP Photo / Jens O. Kvale
    El argentino Adolfo Pérez Esquivel al recibir el Premio Nobel de la Paz en 1980

    La noche en que se salvó de la muerte

    Su actividad le dio una visibilidad peligrosa ante los gobiernos represivos. Así fue detenido en Brasil en 1975, en Ecuador en 1976 y en Argentina en 1977. En esa oportunidad pasó 14 meses preso, fue torturado y estuvo a punto de ser lanzado al Río de la Plata desde un avión en uno de los "vuelos de la muerte" que la dictadura argentina utilizaba para eliminar detenidos.

    Aquella madrugada, según el relato del propio Pérez Esquivel, llegó a resignarse a su destino final y entregarse al Dios en el que creía pero súbitamente los militares que lo transportaban esposado en un avión recibieron la orden de trasladarlo a otra base militar. Los efectivos abortaron la misión de lanzarlo al río y Pérez Esquivel sobrevivió a aquella noche.

    En efecto, por aquellos años el activista ya tenía reconocimiento internacional y la presión de organizaciones sociales de todo el mundo fue clave para que la dictadura argentina accediera a liberarlo, aunque pasó otros 14 meses más bajo libertad vigilada.

    Un Nobel de la Paz en plena dictadura

    Así de tumultuosa era la vida de Pérez Esquivel cuando, el 13 de octubre de 1980, el activista llamó a su casa desde un teléfono público para hablar con su esposa Amanda Guerreño. La mujer interrumpió la conversación para decirle que lo buscaban desde la Embajada de Noruega en Argentina, adonde pedían que se dirigiera con urgencia.

    Según contó el propio Pérez Esquivel a la agencia Télam, en ese momento no tenía idea de la razón por la que era buscado por los diplomáticos noruegos. Decidió dirigirse hacia la embajada, con la misma ropa con la que caminaba por la calle, y sin mayores expectativas.

    "El embajador me hizo pasar a un hall de entrada y miraba muy insistentemente el reloj de la pared. Yo le pedía que me dijeran por qué me habían convocado. Veía que habría un acto y quería saber de qué se trataba", contó. El embajador de entonces, Odd Gerhard Jakobsen, aguardaba porque el anuncio debía hacerse a las 17 horas de Oslo, las 12 del mediodía en Buenos Aires.

    Cuando llegó la hora, el embajador puso al argentino en contacto con John Sannes, del Comité Noruego del Nobel, quien despejó el misterio: el activista había sido elegido como Premio Nobel de la Paz. Si bien se le fue anunciado el 13 de octubre, Argentina y Latinoamérica se enteraron del prestigioso galardón al día siguiente, el 14 de octubre.

    Pérez Esquivel recién pudo recibir el premio físicamente el 10 de diciembre, con un discurso en el que aseguró que recibía el galardón "en nombre de los pueblos de América Latina" y "de manera muy particular de mis hermanos los más pobres y pequeños, porque son ellos los más amados por Dios". En su discurso, el argentino también reivindicó a indígenas, campesinos, obreros, jóvenes y religiosos.

    El artista y docente se convirtió así en el segundo argentino en obtener el Nobel de la Paz. El primero había sido Carlos Saavedra Lamas, canciller argentino entre 1932 y 1938, que fue distinguido en 1936 por su papel en el final de la Guerra del Chaco.

    La vida de activista no terminó con el Nobel. De hecho, el argentino contó que sufrió un intento de asesinato tan solo dos días después de que le comunicaran la distinción. "

    Como titular del Servicio de Paz y Justicia, y como Premio Nobel de la Paz, la voz de Pérez Esquivel se convirtió en una referencia ineludible ante cada crisis de Derechos Humanos en la región, aún después del retorno de las democracias en los países latinoamericanos. Participó de campañas de apoyo a la Revolución Sandinista en Nicaragua, de rechazo a la invasión estadounidense a Panamá en 1989, una campaña contra la guerra civil en El Salvador y la mediación de Serpaj en la guerra entre Perú y Ecuador.

    Pérez Esquivel también tuvo un papel destacado en los juicios que se iniciaron en España, Italia y Alemania por crímenes contra sus ciudadanos cometidos por la dictadura argentina. Declaró y presentó pruebas al juez español Baltasar Garzón sobre la existencia del Plan Cóndor, a través del cual las dictaduras del Cono Sur coordinaban sus actividades represivas.

    La distinción del Nobel también lo convirtió en un referente internacional. El argentino participó, junto a otros Nobel de la Paz, de campañas por la paz en territorios como Sudáfrica, Irak, Afganistán o Polonia.

    En la actualidad, Pérez Esquivel se mantiene como titular del Servicio de Paz y Justicia y como un referente de los movimientos sociales de Argentina. Desde esa posición, por ejemplo, fue crítico con el impacto del Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) sobre las clases populares y en 2019 manifestó su apoyo a Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

    También mantuvo en los últimos años apoyos firmes a líderes latinoamericanos como el brasileño Lula da Silva o el boliviano Evo Morales, a quienes llegó a impulsar como posibles candidatos al Nobel de la Paz.

    Etiquetas:
    derechos humanos, América Latina, Premios Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook