En directo
    América Latina
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Los niños en Uruguay están sufriendo dificultades de aprendizaje y emocionales por no poder ir a las instituciones educativas, lo que muestra que es necesario que regresen a las clases presenciales, dijo a Sputnik la vocera del colectivo Familias Organizadas de la Escuela Pública, Mariana Romanelli.

    "Hay consecuencias a nivel cognitivo y emocional, como por ejemplo el aislamiento, la falta de socialización con sus pares y la excesiva cantidad de horas de pantalla. Por otro lado, también están los problemas de aprendizaje que se están generando al concurrir a la escuela solo dos días en la semana (…) evidentemente los niños tienen que regresar a las escuelas", dijo a Sputnik Romanelli.

    El colectivo Familias Organizadas de la Escuela Pública está organizando para el 14 de octubre una movilización en la plaza Varela de Montevideo para reclamar una mayor presencialidad de los niños en los centros educativos.

    A fines de junio se completó el reinicio de clases presenciales en todo el país, tras las limitaciones impuestas por la pandemia del COVID-19.

    Sin embargo, como el protocolo sanitario requiere que exista un distanciamiento social entre 1 y 1,5 metros entre los niños, las autoridades han tenido que fraccionar los grupos en dos, por lo que los estudiantes no están asistiendo todos los días a clase.

    "Es imposible que los locales escolares públicos sostengan grupos de 30 chicos con ese distanciamiento, por lo cual se fraccionan, lo que hace que los niños estén yendo dos días a la semana. La carga horaria y la presencialidad que están teniendo es bajísima. Se están perdiendo más horas de clase que las que se están asistiendo", afirmó Romanelli.

    Evidencia científica

    Por su parte, Romanelli aseguró que la "evidencia científica" avala el reclamo de las familias.

    "El grupo científico que asesora al Gobierno dice que el contagio de los niños es muy bajo. Sin embargo, es la única parte de la sociedad que no ha vuelto a la normalidad. Los niños son los más relegados a pesar de que son los que menos probabilidades de contagio tienen", explicó.

    El 21 de mayo, el coordinador del grupo científico que asesora al Gobierno en materia de COVID-19, Rafael Radi, aseguró que "los niños se enferman poco, levemente y transmiten poco la enfermedad".

    "No se demostró que cerrar las clases evitó los contagios ni que abrirlas provocó más contagios", agregó.

    Cohen destacó que de los 15 menores de edad que contrajeron el COVID-19 en Uruguay, no hubo ninguno menor de 5 años, y alertó que "los efectos positivos del cierre escolar son discutibles, pero los negativos son indiscutibles".

    Otras consecuencias

    Romanelli señaló que la escuela cumple un "rol social muy importante".

    "En estos momentos hay 7.000 niños que no fueron a la escuela en todo el año. Eso hace que los niños estén fuera del sistema, porque la escuela pública uruguaya cumple un rol de contralor de situaciones de violencia, salud y de contención social. Nosotros creemos que, si existen flexibilizaciones en los protocolos para otras actividades comerciales, ¿cómo no puede ser que se adecue ese protocolo a la educación que es prioritario?", reflexionó.

    Señaló que otro tema a tratar es cómo los adultos se están vinculando con la infancia de sus hijos.

    "Todos tuvimos que volver a trabajar. Si los niños van a las escuelas de forma intermitente, nosotros no podemos trabajar de esa forma. Tenemos un montón de niños solos, que quedan a cuidado de sus hermanos mayores en el mejor de los casos. Los adultos estamos con el estrés de cómo hacer un sistema de cuidado para que ellos puedan estar contenidos. Ese estrés lo estamos trasladado a la infancia", expresó.

    Afirmó que a las familias les preocupa los planes de las autoridades para el 2021, ya que todo indicaría que la pandemia va a seguir.

    "Si tenemos que seguir con las mismas condiciones sanitarias de distanciamiento, ¿qué pretende hacer el Estado por estos niños? Esa es la principal preocupación de las familias", agregó.

    El Poder Ejecutivo le informó a las autoridades de la educación que se deberá esperar algunos días para definir si se flexibiliza el protocolo sanitario para los centros educativos.

    El presidente del Consejo Directivo Central, Robert Silva, explicó que el reclamo de las familias fue trasladado al Ministerio de Salud Pública y al Grupo Asesor de Científicos.

    Las autoridades expresaron que hubo eventos sociales, como por ejemplo la votación por las elecciones departamentales realizada el 27 de septiembre, que las obligan a esperar para tomar una resolución.

    Etiquetas:
    educación, escuela, coronavirus, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook