En directo
    América Latina
    URL corto
    0 43
    Síguenos en

    El 21 de septiembre, Jessica González Villaseñor, joven de 21 años de la ciudad de Morelia, en el estado mexicano de Michoacán, salió de su casa. Esa fue la última vez que su familia la vio con vida.

    Tras no regresar a su casa por la noche, sus familiares presentaron una denuncia ante la Fiscalía General de Justicia de Michoacán. Al mismo tiempo, sus amigos ayudaron a buscarla, al tiempo que convocaron a movilizaciones, mismas que sumaron a la población y varios colectivos feministas en Morelia.

    Desde el 23 de septiembre las protestas escalaron. Las calles de Morelia se inundaron de ciudadanos que exigían la aparición de Jessica y reclamaban por la violencia contra las mujeres. El 25 de septiembre, las manifestaciones llegaron a las afueras de la residencia oficial del gobierno michoacano, así como a la Fiscalía estatal.

    Ese mismo día, el cuerpo de Jessica fue encontrado sin vida al sur de Morelia. Poco después, la Fiscalía michoacana informó que el cuerpo de la joven, quien acababa de titularse como licenciada en Educación, presentaba laceraciones en diferentes partes. La indagatoria concluyó que murió tras ser golpeada repetidas ocasiones en la cabeza.

    Cientos de mujeres protestaron nuevamente el 27 de septiembre para exigir castigo por el crimen. En la misma fecha, Jessica fue velada y enterrada por sus familiares.

    Al día siguiente, la Fiscalía de Michoacán identificó a Diego Urik 'N' como el principal sospechoso del asesinato de la joven. Según testigos, él había sido la última persona con la que Jessica fue vista con vida. Asimismo, un rastreo de vídeos y ubicaciones arrojó que Hanna, la novia de Diego, había llevado a lavar un vehículo por exigencia de su pareja.

    De inmediato, las autoridades emitieron una orden de aprehensión contra Diego Urik, al tiempo que ofrecieron una recompensa de 1.000.000 de pesos (46.160 dólares) para quien aportara datos que ayudaran a su localización.

    El 30 de septiembre, Diego fue detenido a las afueras de un hotel ubicado en el vecino estado de Jalisco. Tras ser trasladado a Morelia, la Fiscalía de Michoacán anunció que trabaja para presentarlo ante un juez de control, quien lo imputará formalmente por su probable participación en el feminicidio de Jessica González.

    Según una investigación realizada por la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), México registró un incremento en su incidencia de asesinatos de mujeres, al pasar de 295 a 309 feminicidios entre los meses de marzo y junio de 2020. La mayoría de estos crímenes se concentran en entidades federativas como Chihuahua, Ciudad de México, Estado de México, Coahuila, Hidalgo, Querétaro y Jalisco.

    Etiquetas:
    México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook