En directo
    América Latina
    URL corto
    0 863
    Síguenos en

    Una contundente frase de Fidel Castro revivió en tiempos de pandemia, luego de que el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, la citara durante la Asamblea General de la ONU en el marco de la discusión sobre el COVID-19. Castro, una vez más, demostró que sus palabras pasadas continúan vigentes.

    Durante una reunión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, habló acerca de la vacuna que está desarrollando su país. En este marco, recordó las famosas palabras que pronunció el líder de la Revolución Cubana (1953- 1959) y expresidente de Cuba hasta 2008, el Comandante en Jefe Fidel Castro, durante una conferencia en la Facultad de Medicina de Buenos Aires el 26 de mayo de 2003.

    "Decenas de miles de médicos cubanos han prestado servicios internacionalistas en los lugares más apartados e inhóspitos. Un día dije que nosotros no podíamos ni enviaríamos nunca, nunca realizaríamos ataques preventivos ni sorpresivos contra ningún oscuro rincón del mundo. Pero que, en cambio, nuestro país sería capaz de enviar los médicos que se necesiten a los más oscuros del mundo. ¡Médicos y no bombas!", había dicho entonces. 

    El actual presidente dijo, en este sentido, que los investigadores y médicos cubanos trabajan arduamente a diario para mantener los buenos índices de recuperación que tiene Cuba respecto a la pandemia. 

    ​"'Médicos y no bombas', anunció un día el líder histórico de la Revolución Cubana y el principal promotor del desarrollo de las ciencias en Cuba, el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz. Esa es nuestra divisa: salvar vidas y compartir lo que somos y tenemos, al precio de cualquier sacrificio. Es lo que brindamos al mundo desde las Naciones Unidas, a la que solo pedimos un cambio a tono con la gravedad del momento", expresó. 


    COVID-19 y neoliberalismo

    En otros temas, Díaz-Canel manifestó preocupación por el impacto que la pandemia mundial pueda tener más allá de lo sanitario, lo que es "claramente el profundo error de las políticas deshumanizadas impuestas a ultranza por la dictadura del mercado", aseguró.

    "A diferencia del excluyente neoliberalismo, que separa y desecha a millones de seres humanos, condenándolos a sobrevivir con las sobras del banquete del 1% más rico, el virus de la COVID-19 no discrimina entre unos y otros, pero sus devastadores impactos económicos y sociales serán letales entre los más vulnerables, los de menos ingresos, los mismos en el mundo subdesarrollado que en los bolsones de pobreza de las grandes urbes industrializadas", añadió.

    El bloqueo de Estados Unidos: asunto no cerrado

    En referencia a la situación de Cuba frente a la pandemia, sostuvo que su país ha logrado mantener el derecho a la salud, pero que lo ha hecho a costa de las restricciones del prolongado bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno estadounidense.

    El bloqueo, "recrudecido brutalmente en los dos últimos años, incluso en tiempos de pandemia" es la prueba "de que ese es el componente esencial de su política de hostilidad hacia Cuba", subrayó. 

    "Emplea el chantaje financiero en su relación con las agencias del sistema de Naciones Unidas y con una prepotencia nunca antes vista se retira de la Organización Mundial de la Salud, de la UNESCO y del Consejo de Derechos Humanos. Paradójicamente, el país que aloja a la sede de la ONU también se aparta de tratados internacionales fundamentales, como el Acuerdo de París sobre cambio climático", denunció.

    Además, condenó el hecho de que "más de 1,9 billones de dólares se dilapidan hoy en una insensata carrera armamentista sustentada en la política agresiva y guerrerista del imperialismo, cuyo máximo exponente es el actual Gobierno de Estados Unidos, responsable del 38% del gasto militar global". 

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ONU, 75 sesión de la Asamblea General de la ONU, Fidel Castro, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook