En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    1162
    Síguenos en

    Más de 400 legisladores mexicanos aprobaron la iniciativa de López Obrador que propone eliminar el fuero a los altos funcionarios —incluyendo al presidente—, la cual fue turnada a la Cámara de Senadores para su análisis. Pero, ¿qué implicaciones tiene quitar el fuero para el actual mandatario y los próximos presidentes?

    La Cámara de Diputados aprobó el pasado 2 de septiembre las reformas a los artículos 108 y 111 de la Constitución mexicana, con las cuales se eliminaría el fuero al presidente. De ser aprobada por el Senado, esta iniciativa permitiría juzgar al jefe del Ejecutivo por cualquier delito que llegara a cometer durante su mandato.

    "Se acabaron los presidentes intocables, porque a partir de la reforma podrán ser juzgados también por corrupción, fraudes electorales y todos los delitos por los se juzga a los ciudadanos", expresó la diputada Aleida Alavez en entrevista con Sputnik.

    El pleno de la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad —con 420 votos a favor, 0 en contra y 15 abstenciones— quitar todo tipo de concesiones jurídicas que pudieran impedir cualquier acción penal contra el presidente en funciones.

    ​Dado que la iniciativa fue aprobada por los diferentes partidos políticos, Alavez señala que es posible que se deba a que "entendieron que se debía atender esta exigencia de la sociedad mexicana que pedía poner un alto a la corrupción y los excesos de los ahora expresidentes que fueron devastadores para la población".

    Dado que la iniciativa fue aprobada por los diferentes partidos políticos, Alavez señala que es posible que se deba a que "entendieron que se debía atender esta exigencia de la sociedad mexicana que pedía poner un alto a la corrupción y los excesos de los ahora expresidentes que fueron devastadores para la población".

    El fuero constitucional: ¿en qué consiste?

    Para entender la controversia, lo primero que hay que saber es que el fuero político se refiere al lineamiento jurídico que permite frenar cualquier proceso penal contra todo aquel que ostente algún cargo gubernamental  —en este caso el presidente— en caso de que este llegue a cometer algún delito.

    Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
    © Foto : Notimex/Guillermo Granados
    De acuerdo con el Diccionario Jurídico Mexicano, fuero constitucional es "el derecho que tenían los altos funcionarios de la federación para que, antes de ser juzgados por la comisión de un delito ordinario, la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión resolviera sobre la procedencia del mencionado proceso penal".

    Bajo la legislación aún vigente, el presidente de la República, durante el tiempo al frente del Gobierno de México, solo podrá ser juzgado por traición a la patria y delitos graves del orden común; además, de que la decisión de interponer un proceso penal en contra del Ejecutivo federal recae en el poder legislativo.

    Cabe destacar que si bien es posible juzgar a un mandatario por la vía legislativa, esto nunca antes ha sucedido dado que el grupo que gobernó durante 70 años, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), era también el partido hegemónico en las cámaras de representantes; por lo tanto, desde hace más de un siglo ningún presidente ha sido procesado a pesar de que existieran elementos para hacerlo.

    Eliminar el fuero: ¿una propuesta de AMLO?

    Durante su campaña, el actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador, prometió que cuando llegara a la presidencia eliminaría el fuero al presidente. Por lo que, el 4 de diciembre de 2018 envió una iniciativa al Senado en la que proponía reformar los artículos que impedían que los presidentes en funciones fueran juzgados como cualquier ciudadano.

    "La iniciativa que estoy mandando al Senado es para terminar con este fuero. Se termina la impunidad establecida en la Constitución. El presidente va a poder ser juzgado como cualquier otro ciudadano por cualquier delito", explicó López Obrador en aquel momento.

    Sin embargo, la propuesta del Ejecutivo federal se pausó en ambas cámaras —de diputados y senadores—, luego de que los legisladores no lograran definir  los delitos por los cuales podría ser procesado el presidente en funciones.

    En respuesta, López Obrador señaló  el 11 de diciembre de 2019 que "una manera sencilla es que [la supresión del fuero] sea para todos los delitos, tanto para presidente como para diputados y senadores, y ya con eso no habría diferencia".

    No obstante, el tema se retomó hasta julio de 2020 cuando el mandatario volvió a enviar una nueva iniciativa a los legisladores para suprimir el fuero constitucional al presidente. En este sentido, destacó que fue uno de sus compromisos de campaña para que "el presidente pueda ser juzgado por cualquier delito, igual que cualquier otro ciudadano".

    Un futuro sin fuero: ¿qué pueden esperar los próximos presidentes?

    En caso de que la propuesta de quitar el fuero constitucional también sea aprobada por el Senado, tanto López Obrador como los futuros presidentes podrían ser juzgados por cualquier delito que lleguen a cometer durante su mandato.

    De esta manera, indica Alavez, quien también es  presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales en el Congreso, se abre la posibilidad de que todos los mexicanos tengan el mismo estatus jurídico que el presidente de la República. 

    "El titular del Ejecutivo ya no es un ciudadano ajeno al resto de los mexicanos, con esta reforma ahora existan dos principios: de igualdad ante la ley y de imparcialidad en la justicia; así contribuimos a desaparecer esa brecha existente entre inmunidad e impunidad que se ahondó por los altos grados de corrupción en nuestro país", expuso.

    "El dictamen que reforma los artículos 108 y 111 de la Constitución Política, para establecer que durante el tiempo de su encargo el Presidente de la República podrá ser imputado o juzgado por hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano o ciudadana", expone la iniciativa que fue aprobada recientemente.
    Sin embargo, la legisladora espera que la Cámara de Senadores haga las modificaciones pertinentes para que no se pueda demandar por cualquier cosa al presidente, pues "los opositores seguirán insistiendo en obstruir por todos los medios el avance de la Cuarta Transformación".

    "Por eso, para evitar juicios sin sustento, el Senado de la República valorará que las acusaciones ameriten un proceso, porque seguramente habrá quienes lo quieran acusar de hasta pasarse un alto, a pesar que el Presidente no maneja", agregó.
    Etiquetas:
    política interna, inmunidad, presidentes, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook