En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El nuevo presidente del Tribunal Supremo Federal de Brasil, Luiz Fux, tomó posesión de su cargo advirtiendo que no tolerará ataques a la corte o la democracia ni retrocesos en la lucha contra la corrupción.

    "No escatimaré esfuerzos para mantener la autoridad y dignidad de esta corte, conjurando agresiones lanzadas por los que no tienen compromiso con la patria y con el pueblo de nuestro país", dijo Fux en su discurso al asumir el cargo.

    Este juez toma el relevo de Antonio Dias Tofffoli y ocupará la presidencia del máximo órgano del poder judicial durante los próximos dos años.

    En sus primeras palabras también aseguró que "no dudará" en tomar decisiones que protejan a las minorías, la libertad de expresión y la libertad de prensa, y que preserven la democracia y el sistema republicano de gobierno.

    También habló de la corrupción como uno de los principales problemas de Brasil, y remarcó que los 11 jueces del tribunal "no admitirán retrocesos" en el combate a la criminalidad organizada, el lavado de dinero y la corrupción.

    El presidente Jair Bolsonaro, presente en la ceremonia, recibió un mensaje de otro de los jueces del Supremo, Marco Aurélio Mello, que habló en nombre de la corte.

    Mello se dirigió a Bolsonaro para decirle que fue elegido con 57 millones de votos, pero que es el presidente "de todos los brasileños", y le pidió que busque reducir las desigualdades y cuide especialmente de los menos afortunados.

    En los últimos meses, Bolsonaro mantuvo una relación bastante tensa con el Supremo en ciertos momentos, culpando a los jueces de bloquear las acciones de su Gobierno.

    Durante los primeros meses de la pandemia el presidente Bolsonaro llegó a participar en actos organizados por sus simpatizantes en los que incluso se pedía el cierre del Supremo y del Congreso Nacional y una intervención militar.

    Fux, nacido en Río de Janeiro en 1953, fue abogado, promotor de justicia y a partir de la década de 1980, juez; trabajó durante una década en el Tribunal Superior de Justicia, y en 2011 la entonces presidenta Dilma Rousseff (2011-2016) le nombró para cubrir una plaza vacante en el Supremo.

    Etiquetas:
    Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook