22:28 GMT28 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — A pesar de que el Gobierno actual considera a las compañías estatales Pemex y Comisión Federal de Electricidad (CFE) como "las principales palancas de desarrollo" de la segunda economía latinoamericana, su debilidad es grave, advierte una investigación del centro de estudios México Evalúa.

    La situación financiera de las dos firmas que fueron monopolios estatales durante ocho décadas, hasta 2013, cuando el sector se abrió a la inversión extranjera y privada de los gigantes de la industria global, es calificada como "grave y con enormes dificultades para cumplir con sus objetivos institucionales" este sexenio.

    Pemex y CFE son definidas por el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (2018-2024) como dos pilares de la estrategia de desarrollo del país petrolero, y ejecutarán en 2020 alrededor del 20 del gasto público total, unos 56.000 millones de dólares (al cambio actual de unos 22 pesos por dólar).

    Sin embargo, al cierre del primer semestre del año en curso, las pérdidas registradas por estas empresas sumaron, aproximadamente, 32.000 millones de dólares, indica el análisis.

    "El pobre desempeño de estas empresas es reflejo de las fallas en su supervisión y de su gobierno corporativo, los cuales también han derivado en escándalos de corrupción, problemas de impacto social, ambiental y pérdidas de inversión en el sector energético", alertan los especialistas de la organización independiente.

    El cuadro se complica porque la inversión extranjera directa del sector energético pasó de 6.820 millones de dólares en 2018 a sólo 1.119 millones de dólares al primer trimestre de 2020, de acuerdo con datos de la secretaría federal de Economía, que encabeza Graciela Márquez.

    A eso ritmo, podrían acumular al final del año unos 4.500 millones de dólares, en el mejor de los casos, solo un 65% del total alcanzado en el último año del gobierno anterior, que terminó el 1 de diciembre de 2018.

    Mapa de vigilancia y panorama sombrío

    La organización presenta un "Mapa de Vigilancia del Estado sobre sus empresas productivas".

    Este año, los precios del crudo se derrumbaron a rangos negativos por la brutal contracción de la demanda de energéticos en el mundo, en plena pandemia del nuevo coronavirus.

    El estudio identifica, por primera vez, funciones y responsabilidades de distintas entidades que representan al Estado mexicano en tres de sus facetas.

    Los roles estatales son: "como dueño de Pemex y CFE; como regulador del mercado en que compiten; y como garante del interés de la sociedad y las comunidades que se ven afectadas por las actividades que realizan" esas empresas.

    Las fallas detectadas van desde la compra de una empresa de fertilizantes (Fertinal) por Pemex, con un sobreprecio de unos 200 millones de dólares en el Gobierno anterior, "hasta la modificación de criterios en los Certificados de Energías Limpias", considerada por los inversionistas como un daño a la certeza jurídica en el sector.

    También señalan falencias en la "licitación polémica de contratos anuales", y la reciente negociación de un acuerdo reciente con la Organización de Productores y Exportadores de Petróleo

    EEUU asumió de una manera muy peculiar la mayor parte de las reducciones de la producción mexicana que platearon los socios petroleros, sin clarificar las condiciones.

    Edna Jaime, directora general de México Evalúa, destacó que "esta administración se ha caracterizado por influir indebidamente para favorecer a Pemex y a CFE en distintos rubros del mercado energético, malas prácticas que ya tuvieron consecuencias".

    El Mapa de Vigilancia señala cuatro fallas: la intervención centralizada en los mercados por parte del Gobierno para favorecer a Pemex y a CFE; la falta de seguimiento del Congreso al cumplimiento de objetivos; conflictos de interés por la presencia de miembros del Ejecutivo federal en sus consejos de administración; y una baja prioridad a la política anticorrupción en estos consejos.

    María Fernanda Ballesteros, coordinadora del programa de Regulación y Competencia de México Evalúa, propuso tres medidas de cara a una revisión de la reforma energética de 2013.

    Según Ballesteros, hay que crear una entidad propietaria de las empresas productivas del Estado, acompañar la política de propiedad a través de un "contrato de gestión", deben existir mayores controles en compras públicas y también un control del presupuesto a programas sociales.

    El cuadro se complica porque Pemex presentó en julio pasado el nivel de producción más bajo en 40 años.

    Etiquetas:
    Comisión Federal de Electricidad (CFE), Pemex, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook