10:32 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 84
    Síguenos en

    A seis años de haber legalizado el mercado del cannabis, el Gobierno de Uruguay y emprendedores se lanzan a convertir al país en un exportador de marihuana medicinal. En diálogo con Sputnik, el empresario del sector Eduardo Blasina valoró que se pierdan los "prejuicios" y auguró un futuro prometedor para la producción de alimentos cannábicos.

    "La idea es impulsar la industria del cannabis medicinal y el cáñamo en general para buscar todo su potencial y que pueda tener una industria con más fuentes de trabajo y más inversión y que se destaque en el mundo como sucede con las carnes", deslizó el 6 de julio de 2020 el prosecretario de la Presidencia de Uruguay, Rodrigo Ferrés, durante una conferencia.

    Para un país de profunda raíz ganadera como Uruguay, las palabras del número tres del Ejecutivo uruguayo no pasaron inadvertidas, ya que buscar equiparar el cannabis al principal producto de exportación del país constituye una apuesta política fuerte para el Gobierno de Luis Lacalle Pou.

    El propio Ferrés explicó, en la misma declaración, que las carnes uruguayas tienen "una marca destacadísima en el mundo por su calidad". Para el prosecretario, así como para el Instituto Nacional de Carnes (INAC) que impulsa a las carnes uruguayas en el exterior, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) puede cumplir esa misma función con los productos cannábicos.

    En Uruguay, el mercado del cannabis está regulado desde el año 2014, cuando el Parlamento aprobó la ley que otorgó al Estado la potestad para producir y comercializar cannabis de uso recreativo. Al tiempo que habilitó la venta de marihuana en farmacias, la normativa también marcó el puntapié inicial para otros usos del cannabis y el cáñamo como el medicinal, el textil y el alimenticio.

    Sin embargo, algunas restricciones reglamentarias impidieron que muchos emprendimientos privados pudieran exportar cannabis medicinal al exterior. Con ese reclamo, una delegación de la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal de Uruguay se entrevistó a principios de junio con Ferrés para solicitar al Gobierno de Lacalle Pou las facilidades para exportar que no había encontrado con administraciones anteriores.

    El encuentro fue próspero y el 6 de agosto Ferrés oficializó la firma de dos decretos autorizando las exportaciones de cannabis medicinal que correspondían a las zafras de 2018 y 2019. Entre las primeras empresas exportadoras estuvieron Cannabis Uruguay Ltda y Cplant, que en conjunto exportaron cerca de 500 kilogramos de cannabis a Suiza, donde es utilizado como materia primera para productos medicinales.

    A la caza del mercado de cannabis

    En diálogo con Sputnik, el ingeniero agrónomo y titular de Cannabis Uruguay Ltda, Eduardo Blasina, dijo que la nueva disposición del Gobierno uruguayo permite tener "reglas de juego claras" que aseguran al cannabis "no ser discriminado" en comparación con otras materias primas medicinales o alimenticias producidas por Uruguay.

    Blasina valoró la "intención de desarrollar este sector" del Gobierno uruguayo y se mostró optimista en relación a que el Ministerio de Salud Pública otorgue la habilitación que requieren las plantas industriales de cannabis, el cuello de botella con el que se han encontrado la mayoría de los inversores del sector cannábico de Uruguay. "Todavía no se ha habilitado ninguna planta. Hay gente que ha hecho esa inversión y se le ha complicado", indicó.

    Más allá de las palabras de Blasina, y las del propio Ferrés, el optimismo del Gobierno uruguayo parece quedar plasmado en un documento elaborado por el Instituto Uruguay XXI —un organismo público-privado dedicado a la promoción de exportaciones uruguayas— en mayo de 2020. En el documento, el instituto estima que el mercado internacional del cannabis medicinal puede rondar los 200.000 millones de dólares. Solo con atender el 20% de la demanda, el mercado de cannabis sería "de un tamaño similar al de la carne vacuna", proyecta el estudio.

    Bajo esa misma premisa, Uruguay XXI señala que el cannabis medicinal "es potencialmente el principal rubro de exportación agroindustrial del país".

    El mismo organismo da cuenta de que cannabidiol (CBD) —elemento no psicoactivo del cannabis—es la base del cannabis medicinal y que "ya hay laboratorios de Uruguay interesados en la compra de CBD para la formulación de productos". De hecho, en Uruguay ya se comercializa legalmente un medicamento basado en CBD: el Epifractán, indicado para tratar la epilepsia refractada en niños y adolescentes.

    Los terpenos, otro elemento característico del cannabis, se vuelven fundamentales a la hora de pensar en la producción de perfumes y cosméticos.

    La carrera del cannabis uruguayo por alcanzar a la carne también tiene como aliado a su uso alimenticio. En este campo, la semilla puede procesarse para producir aceites y harinas, que según proyecta Uruguay XXI pueden consolidarse como productos gastronómico de tipo gourmet o como sustitutos de lácteos para consumidores vegetarianos o veganos. La fabricación de cerveza de cannabis aparece como otro uso potencial.

    Para Blasina, "el cannabis como alimento debería estar plenamente disponible" en el mercado uruguayo e internacional. En ese sentido, remarcó que el grano de cannabis "no tiene ninguna chance de ser psicoactivo y se ha utilizado como alimento por miles de años".

    El empresario lamentó que las habilitaciones sanitarias para el cannabis como alimento se han demorado, por lo que habrá que tener "paciencia" para que el producto sea incluido en el codex alimentarius que contiene los alimentos permitidos internacionalmente.

    Los que invierten en cannabis

    De acuerdo a datos oficiales, a marzo de 2020 había en Uruguay 40 emprendimientos privados dedicados a la producción de cannabis no psicoactivo. Los registros del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) indican que, en total, Uruguay tiene 600 hectáreas dedicadas al cannabis no psicoactivo.

    Un repaso por varias de las empresas habilitadas para producir cannabis en Uruguay permite comprobar el interés de capitales canadienses por el negocio. Por ejemplo, las empresas Aurora, Khiron Life Sciences y Auxly, por ejemplo, son ejemplos de la llegada de capitales canadienses. También hay inversores estadounidenses y daneses que, en la mayoría de los casos, se asocian con empresas uruguayas que ya habían iniciado el proceso.

    Blasina explicó que este fenómeno de asociación entre uruguayos y extranjeros se produce debido a que "cuando pensás en avanzar en plantas industriales, se trata de inversiones de varios millones de dólares".

    En efecto, la necesidad de capital extranjero provoca que las compañías uruguayas se vuelvan "empresas mixtas" que puedan afrontar las inversiones que requiere el rápido crecimiento de la industria.

    Otro de los escollos, puntualizó Blasina, es la falta de formación específica en las universidades uruguayas para dedicarse a la plantación de cannabis.

    "Lamentablemente no hay una formación académica. En la facultad de agronomía no se enseña cómo cultivar cannabis. El aprendizaje es a partir de la gente que es cultivadora o que hizo agronomía en otras áreas", explicó el empresario y agrónomo.

     Para Blasina, la estatal Universidad de la República uruguaya deberá "ponerse a tiro" con esa formación y afrontar la falta de docentes en ese campo para lograr "generar conocimiento propio" en una industria que, como quiere el Gobierno uruguayo, busca disputarle el lugar de privilegio a la carne.

    Etiquetas:
    medicinal, cannabis, marihuana, marihuana, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook