23:09 GMT29 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 3426
    Síguenos en

    Desde que un náufrago español sobrevivió allí casi ocho años comiendo tortugas, el Cayo Serrana ha tenido una historia digna de contar. La isla, que llevó a Colombia y Nicaragua a una disputa internacional, es custodiada por doce marinos y una temible dotación de tiburones.

    En 1526, un huracán impactó a una embarcación española que cumplía un viaje a través del Mar Caribe entre La Habana y Cartagena de Indias. El viento destrozó la ligera embarcación a vela en la que viajaban unos pocos hombres. Contra todo pronóstico, el capitán del barco, Pedro Serrano, sobrevivió a aquella catástrofe y despertó en un banco de arena en medio de las aguas.

    Aquella formación de arena no llegaba a ser una isla. Más bien era un conjunto de cayos de forma triangular, con 3 kilómetros de largo y 15 kilómetros de ancho, más una barrera de arrecifes de 50 kilómetros de largo. Serrano llegó en realidad a solo uno de esos cayos, de 600 metros de largo por 400 de ancho.

    Por supuesto, el capitán español no sabía nada de eso cuando llegó allí y debió adaptarse para sobrevivir en condiciones extremas. Bajo muchísimo calor, se alimentó con carne de las tortugas de la isla y utilizó sus caparazones para recolectar agua. Finalmente logró sobrevivir allí casi ocho años.

    La historia del capitán Pedro Serrano quedó documentada en el Archivo General de Indias que aún se conserva en España y guarda varias memorias de la ocupación europea de los territorios americanos. Pero también llegó a la literatura, gracias al Inca Garcilaso de la Vega en su libro Comentarios reales de los incas de 1609. Se dice, también, que la historia de Serrano sirvió como inspiración para el célebre Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, publicado en 1719.

    La lejana anécdota resulta ineludible para cualquier visitante al Cayo Serrana, que en la actualidad, y a pesar del paso del tiempo, sigue siendo considerado el punto más recóndito del territorio colombiano. Administrativamente pertenece al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, el departamento de Colombia que abarca a sus islas sobre el Mar Caribe y a los cayos e islotes que complementan su geografía.

    Una base militar

    Situada a unos 244 kilómetros de San Andrés y a unos 1.400 de Bogotá, Cayo Serrana es, al igual que los demás cayos cercanos como Serranilla o Roncador, entre otros, un lugar inhóspito, de no ser por la docena de efectivos de la Armada Nacional de Colombia que tienen al banco de arena como base militar durante 60 días.

    La presencia militar es constante debido a que los cayos del Caribe colombiano no dejan de ser un punto estratégico en el que también es común la presencia de pescadores furtivos que parten desde las costas cercanas de Nicaragua o Jamaica.

    Una reciente crónica del diario colombiano El Tiempo remarca que los marinos colombianos deben afrontar un viaje marítimo de 27 horas para llegar a Cayo Serrana. Una vez allí los esperan duras pero poco variables rutinas de ejercicios físicos y militares durante el día, que suele extenderse entre las 5 de la mañana y las 20:30 horas.

    Tampoco es inocente la presencia militar en el área, ya que la defensa de la soberanía colombiana sobre los cayos es crucial. De hecho, tal soberanía fue motivo de un conflicto diplomático entre Colombia y Nicaragua que explotó en 2002 cuando el país centroamericano intentó otorgar licencias para la búsqueda de petróleo en aguas del Caribe cercanas a los cayos. El rechazo de Colombia llevó a ambos países a la Corte Internacional de La Haya, que en 2012 reconoció a Colombia la soberanía sobre las islas pero reconoció a Nicaragua propiedad sobre dos zonas marítimas circundantes.

    En efecto, la zona del Caribe que rodea a Cayo Serrana es destacada por su biodiversidad. En el año 2000, la Unesco incluyó a todo el Archipiélago de San Andrés, incluidos los cayos, en lo que se denomina la Reserva de la Biósfera Seaflower. Con más de 180.000 kilómetros cuadrados de área marina, se trata de la tercera reserva de coral más grande del mundo.

    La inclusión de Cayo Serrana dentro del área protegida hizo que su paisaje no sea dominado solo por militares, ya que periódicamente llegan al lugar delegaciones de científicos de universidades colombianas preparados para relevar la fauna y la flora propia de las pequeñas islas. Se destacan en ese campo algunas especies características de la zona como el pez loro y el caracol pala pero también la presencia de cangrejos, langostas, rayas y las tortugas que supieron alimentar a Pedro Serrano.

    Los tiburones casi protagonistas

    Entre toda la fauna típica de Cayo Serrana, los tiburones se llevan un destaque especial, sobre todo porque constituyen uno de los mayores temores de la docena de marinos colombianos que se turnan en la isla. Las crónicas publicadas en los medios nacionales sobre los militares que custodian las playas suelen recoger el lamento de los marinos que saben que darse un chapuzón relajante no es una opción en las aguas cristalinas de Cayo Serrana.

    Pero, a la luz de los acontecimientos, los tiburones son el menor de las preocupaciones para quienes ven en Cayo Serrana un tesoro escondido. Es que ni Serrana ni los cayos vecinos se salvan de la contaminación, incluso a pensar de su casi nula actividad humana. Una de las varias misiones científicas que viajaron al cayo en 2016 en el marco del proyecto Seaflower encontró más de 60 kilogramos de plástico.

    Investigadores de la Universidad de Antioquía que participaron de aquella incursión reportaron en su momento que se hallaron envases plásticos y de vidrio que provenían de Jamaica, Trinidad y Tobago e incluso de la Colombia continental. Lo peor, según advirtieron, es que las aves residentes en el cayo anidaban entre los desechos y hasta lo consumían.

    Etiquetas:
    medio ambiente, Caribe, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook