23:24 GMT29 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 36
    Síguenos en

    LIMA (Sputnik) — Perú está a poco más de 7 meses de elegir nuevo presidente; sin embargo, el calor de la campaña electoral es casi inexistente. La pandemia ha condicionado esto, aunque en maneras que podrían desnudar vicios de diversos tipos en la política del país andino.

    En julio, el presidente, Martín Vizcarra, convocó a elecciones generales para abril de 2021, comicios en los que también se votará por un nuevo Congreso. Las elecciones internas para definir los candidatos de las agrupaciones políticas se llevarán a cabo en octubre y noviembre, y en diciembre se procederá a la inscripción de las postulaciones ante el Jurado Nacional de Elecciones.

    Digamos que el proceso, en términos de plazos legales, no presenta mayores complicaciones. Sin embargo, el tema electoral en Perú está completamente ausente de la discusión nacional a diferencia de años anteriores. ¿Por qué?

    Desde luego que la aparición inesperada de la pandemia del COVID-19 es un factor que ha venido a alterar todo en el país, pero cabría preguntarse por qué precisamente lo está haciendo en el ámbito electoral.

    Problemas reales

    José Tello Alfaro es abogado y miembro del Instituto Peruano de Derecho Electoral. Como experto, facilita algunos alcances.

    "No existe esa 'calentura' del año preelectoral porque la pandemia ha generado una situación muy compleja. Con miles de personas muriendo, nunca hemos tenido una foto más fea de nuestra realidad. La pandemia ha terminado por hacernos dilucidar la podredumbre del trabajo de nuestro Estado, una pésima gestión gubernamental que se ha venido arrastrando por décadas", afirma Tello Alfaro, también catedrático de Derecho en la Universidad de Lima.

    Es cierto. Por la extrema realidad y tangibilidad del problema de la pandemia, nunca los peruanos han experimentado en carne propia, y con tanta evidencia, las deficiencias del Estado; y nunca, a su vez, han demandado respuestas y soluciones concretas a sus gobernantes.

    Esta situación, a consideración de Tello Alfaro, se ata a un fenómeno por el que atraviesa actualmente Perú: la orfandad de candidatos que estén ya en la contienda electoral, con promesas y propuestas que, en procesos anteriores, abundaban. En Perú, los políticos que aparecen como presidenciables en los sondeos están cubiertos por un silencio ciertamente insólito.

    "A diferencia de otras elecciones, siento que llegar al poder ahora es un poco más complicado porque el solo hecho de decir 'yo tengo la solución al problema sanitario', por ejemplo, o intentar marcar la agenda, podría significar 'quemarse' porque [los candidateables] no conocen los problemas que tienen al frente, no tienen idea de qué hacer", dice el experto.

    Lo dicho por Tello Alfaro revela que en elecciones anteriores los candidatos enfrentaban los problemas del país con planteamientos "gaseosos" y "poco claros". La tremenda situación actual, en cambio, desactiva esa pobreza de ideas que, a decir del experto, terminaba siempre en el argumento de haber heredado los problemas de una mala gestión del Gobierno anterior para justificar la deficiente gestión de la nueva administración.

    Congreso populista

    Por otro lado, la labor actual del Congreso está resultando nefasta porque algunos de sus integrantes están especulando ya sea con la idea de presentarse a la presidencia o de tentar una reelección para el 2021, algo que está prohibido por ley, pero que algunas bancadas están buscando cambiar a través de "interpretaciones auténticas" de las normas.

    La misma crisis por la pandemia ha dado la excusa perfecta para que se den unas leyes de carácter evidentemente "populista", como lo califica Tello Alfaro. Así, desde el Congreso se ha aprobado recientemente una ley que busca "devolver" los fondos del Sistema Nacional de Pensiones (SNP) a los aportantes a fin de aliviar los efectos de la crisis.

    Esta ley, que para entrar en vigencia debe ser ratificada por el Ejecutivo, quien ya anunció que la va a denunciar ante el Tribunal Constitucional (TC), es técnicamente imposible de aplicar pues el SNP es un fondo solidario que funciona de manera muy distinta al sistema privado de pensiones (AFP), el cual de hecho ya ha devuelto hasta el 25% de sus fondos a sus afiliados por la crisis.

    El experto indica que es posible que el Congreso sea consciente de que esta ley va a ser derogada por el TC por su naturaleza aberrante, pero los parlamentarios podrían estar actuando bajo el cálculo de culpar, frente a la tribuna ciudadana, al "Gobierno malo" por no permitir la ayuda que ellos, "los buenos", sí estaban dispuestos a darle al ciudadano; una estrategia para ganar réditos electorales ciertamente nociva, cuando no perversa.
    Etiquetas:
    elecciones, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook