10:25 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El Gobierno transitorio de Bolivia culpó al opositor Movimiento Al Socialismo (MAS) del duro golpe que le propinó la justicia el día anterior, al anular la clausura anticipada de la gestión escolar 2020 dispuesta a principios de agosto.

    "No queda duda que la determinación [judicial] es una acción planificada por operadores políticos afines al Movimiento Al Socialismo que busca dañar y socavar la gestión educativa y poner en mayor riesgo la salud de estudiantes, maestros y padres de familias", dijo el Ministerio de Educación en un comunicado.

    El fallo que ordenó al Gobierno reabrir escuelas y colegios de primaria y secundaria es de cumplimiento obligatorio, aunque debe ser revisado de oficio por el Tribunal Constitucional, pero el citado Ministerio anunció en su comunicado que presentará al mismo tribunal un "recurso de complementación, aclaración y enmienda".

    La clausura escolar, justificada por el Gobierno por la pandemia de COVID-19 y la inexistencia de un sistema masivo de educación virtual, fue rechazada por la oposición política, la Iglesia católica, sindicatos docentes y la ONU, pero el Gobierno centró su reacción en el MAS del expresidente Evo Morales (2006-2019).

    MAS y justicia

    "Abogados de [los exministros] Héctor Arce [MAS], Roberto Aguilar [MAS] y [la Defensora del Pueblo] Nadia Cruz [MAS] manipulan a la Sala Constitucional de Israel Campero [MAS] para intentar someter al MinEduc", denunció el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, en su cuenta de Twitter.

    Señaló que Campero y el abogado de la defensora Cruz, quien participó también en el proceso, eran antiguos subalternos de Arce y Aguilar durante los pasados gobiernos de Morales, gobernante indígena derrocado en noviembre de 2019 y reemplazado por la presidenta transitoria Jeanine Áñez.

    No se conocía reacción inmediata de ambos exministros, quienes desde noviembre están recluidos en la residencia de la Embajada de México en La Paz en espera de salvoconductos que el Gobierno transitorio se niega a otorgarles.

    Sobre la defensora Cruz —en el cargo de forma interina desde enero de 2019 por resolución del parlamento— Cárdenas afirmó que era una masista "disfrazada" y "eternizada" en el cargo.

    También fue dura la reacción del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, quien en una declaración a una red de televisión reiteró el argumento gubernamental de que un retorno a clases presenciales podría desatar un desastre sanitario por el COVID-19.

    "Nosotros no vamos a volver a las clases presenciales aunque tengamos que ir a la cárcel el día de mañana, no lo vamos a hacer, porque eso significaría que nuestros niños se [podrían] contagiar, morir o llevar la enfermedad a sus casas y matar a sus abuelos, a sus padres", dijo el hombre fuerte del Gobierno.

    La resolución de anulación de la clausura escolar fue resultado de un recurso de Acción Popular, parecido al amparo, interpuesto por la diputada indígena Lidia Patty, del MAS, al que se sumó la defensora Cruz.

    "Nuestros niños ahora nuevamente han recuperado sus derechos", afirmó la parlamentaria tras la emisión del fallo.

    El expresidente Morales la felicitó vía Twitter desde su exilio en Argentina y el candidato presidencial del MAS, Luis Arce, destacó en la misma red que la iniciativa de Patty "permitió dejar sin efecto la medida del gobierno de facto de clausurar el año escolar, que vulneraba el derecho a la educación".

    ​El ministro Cárdenas, un intelectual indígena y enconado rival de Morales (2006-2019), calificó al fallo judicial como atentado contra la "modernización" de la educación, que el Gobierno pretendía ejecutar durante la clausura.

    La sala constitucional dio al Gobierno diez días de plazo para que defina la modalidad de reanudación de clases.

    Etiquetas:
    anulación, clausura, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook