En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 43
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — A pocas horas de asumir la presidencia de República Dominicana, Luis Abinader tendrá ante sí la dura tarea de enfrentar la corrupción, y la crisis económica que padece su país, agudizada por las consecuencias de la pandemia de COVID-19 que golpea con saña a la nación caribeña.

    Para algunos observadores, el panorama político dominicano que recibirá al flamante mandatario electo es sombrío, pues tendrá que enfrentar las consecuencias de la crisis económica mundial, con amplia repercusión en las naciones del llamado "tercer mundo", y que ahora se agravan aún más por los efectos del nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

    Con altos índices de contagio y muertes, República Dominicana es el país del Caribe con mayor incidencia de la enfermedad COVID-19, con serios problemas en la infraestructura sanitaria, uno de los primeros temas críticos que deberá afrontar el nuevo Gobierno, que asumirá el domingo 16 de agosto.

    Ganador en las elecciones del pasado 5 de julio con 52% de los votos, Abinader asumirá el poder en un país en crisis y con la presión de una oposición política fuerte por parte de los partidos tradicionales.

    La lucha contra la corrupción, y el establecimiento de políticas de redistribución y protección para las personas más vulnerables, incluida una clase media golpeada por la situación económica, será otro de los desafíos que enfrentará el nuevo Gobierno.

    Toma de posesion en tiempo de pandemia

    La toma de posesión del nuevo presidente dominicano se realizará sin actividades que incluyan aglomeraciones de personas, ni desfiles militares, ni cenas de gala, y solo se celebrará un almuerzo formal con los invitados internacionales, de acuerdo a las medidas adoptadas para enfrentar al COVID-19.

    Tampoco habrá invitados especiales al salón de la Asamblea Nacional, ni asistirán los funcionarios salientes o entrantes, y sólo se permitirán los familiares más cercanos del presidente y la vicepresidenta de la República, Raquel Peña.

    Según el cronograma, se realizará una misa después de la juramentación presidencial, y la población verá todo en televisión desde sus hogares, destaca la prensa dominicana.

    Entre las delegaciones extranjeras invitadas al acto estará presente la de Estados Unidos, encabezada por el secretario de Estado (canciller), Mike Pompeo, y se espera la asistencia de los presidentes Juan Orlando Hernández, de Honduras, y Jovenel Möise, de Haití, entre otras personalidades internacionales.

    A su vez, se confirmó que el actual mandatario, Danilo Medina, no estará presente en el acto protocolar para entregar la banda presidencial a Abinader, acción que se cumplimentará en una ceremonia privada en el despacho de la presidencia del Senado.

    Etiquetas:
    Caribe, COVID-19, pandemia de coronavirus, corrupción, crisis económica, presidente, República Dominicana
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook