21:51 GMT30 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 01
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El 11 de agosto se cumplieron cinco meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia al COVID-19 y su cepa, el coronavirus, pero las curvas de contagio en Latinoamérica parecen lejos de plancharse y la de decesos comienza a preocupar.

    Son varios los países de la región que superaron récords de contagios en la última semana: Chile pasó los 375.000, Colombia los 345.000, Ecuador los 98.000 y Bolivia los 85.000, los más importantes.

    En Centroamérica y el Caribe, Panamá es el caso más grave, con más de 75.000 positivos; luego, Costa Rica superó la marca de 25.000 casos, El Salvador la de 20.000, y Puerto Rico la de 10.000.

    "Cada día se están notificando más de 100.000 casos nuevos en las Américas. Más de la mitad de estos se registran en Estados Unidos, pero también estamos observando picos preocupantes en lugares que habían logrado contener sus epidemias desde fechas muy tempranas, como Colombia y Argentina", dijo en su reporte semanal la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne.

    México y Brasil son los otros dos países de Latinoamérica que se roban las miradas en cuanto al avance de los contagios registrados en 24 horas, pero es Chile quien lidera en las Américas la tasa de incidencia de infección cada 100.000 habitantes. En ese país se contagian dos de cada 10 habitantes.

    Eso no impidió que más de 10 comunas de Santiago y otras 20 en todo el país se encuentren en el proceso de transición debido a sus buenos indicadores, siendo esto parte del plan gubernamental llamado "Paso a Paso", que busca desconfinar totalmente el país de manera paulatina.

    Sin embargo, y según datos del ministerio de Transporte, en el primer día del paso a transición se registraron aumentos en el tránsito vehicular del 7,92% en el Gran Santiago, y 6% en la ciudad.

    Decesos

    Sólo cuatro de las 10 naciones de Sudamérica tienen menos decesos por COVID-19 que China, el tercer país más grande del mundo, donde nació la enfermedad.

    El presidente de EEUU Donald Trump
    © AP Photo / Alex Brandon
    En los últimos siete días, Colombia superó los 11.000 fallecimientos, Ecuador los 6.000 y Argentina los 5.000. Y todo indica que entre este miércoles y mañana Brasil pase los 105.000 y México los 55.000.

    La curva de muertes en Brasil es la de un paciente cardíaco. Allí fallecen cada dos días la misma cantidad de personas que en Argentina desde que comenzó la pandemia.

    Entre ambos países se contraponen dos políticas posibles ante un conflicto de esta gravedad, aunque el resultado es el mismo: un libre albedrío abierto, o uno clandestino.

    Si la pandemia se tratara de un partido de fútbol, Argentina atraviesa un pésimo segundo tiempo; con marcas que se superan informe tras informe.

    Es allí y en Colombia donde comienzan a preocupar a las autoridades la cantidad de fallecimientos.

    Vacuna

    En esta semana, Brasilia y Moscú acordaron la producción de la vacuna Sputnik V, algo que separó a Brasil del resto de la región, encolumnada detrás de México y Argentina, elegidos como fabricantes de la droga desarrollada por AstraZeneca y la Universidad británica de Oxford.

    En Centroamérica, el anuncio hecho por el presidente ruso, Vladímir Putin, generó mucha expectativa.

    "Es la primera vacuna contra el coronavirus en el mundo, y tenemos que felicitar a la Federación de Rusia por ser los primeros en registrar esta protección que la humanidad esperaba y espera", destacó en su alocución diaria la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

    El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, anunció desde su cuenta de Twitter que "a través de los canales diplomáticos se ha solicitado al Reino Unido y a Brasil el acceder a las vacunas que estos desarrollan. La misma acción se realizará con la Federación Rusa, a fin de ser incluidos en la lista de países prioritarios".

    La posibilidad de inocularse contra la cepa que hace casi medio año nos tiene encerrados ha reavivado las expectativas individuales de millones de personas en Latinoamérica, y así lo demuestran las tendencias los motores de búsqueda, los cuales registran al término "voluntariado" como búsqueda relacionada a la vacuna en algunos países de la región.

    No obstante, se encienden algunas luces de alerta que indican que la situación podría decantar en una relajación social. Aún cuando todavía falta poco menos de un año para que esa vacuna, la idealizada salvación, pueda ser distribuida masivamente.

    Etiquetas:
    vacuna, coronavirus, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook