23:34 GMT30 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Las vacunas rusas contra el COVID-19 (202)
    0 150
    Síguenos en

    SAN SALVADOR (Sputnik) — La reciente presentación de la vacuna rusa Sputnik-V, primera en el mundo contra el COVID-19, genera gran expectativa entre los gobiernos y la comunidad científica de Centroamérica.

    "Es la primera vacuna contra el coronavirus en el mundo, y tenemos que felicitar a la Federación de Rusia por ser los primeros en registrar esta protección que la humanidad esperaba y espera", destacó en su alocución diaria la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

    Murillo manifestó la aspiración de su país para producir la vacuna en el Instituto Mechnikov de esa nación centroamericana.

    Guatemala, por su parte, adelantó que contempla la adquisición de la Sputnik-V, entre otros proyectos de vacunas para enfrentar la pandemia.

    "A través de los canales diplomáticos se ha solicitado al Reino Unido y a Brasil el acceder a las vacunas que estos desarrollan. La misma acción se realizará con la Federación Rusa, a fin de ser incluidos en la lista de países prioritarios", anunció el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, desde su cuenta de Twitter.

    El primer paso

    En tanto, la comunidad científica de El Salvador sigue con atención el proceso para ratificar la seguridad y eficacia de la vacuna rusa, aseguró a Sputnik el académico Oscar Picardo, director del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Universidad Francisco Gavidia.

    "Estos productos demandan muchos ensayos y es probable que sean positivos los primeros, pero debemos tener cautela", agregó Picardo, líder del equipo creador de un modelo de cerco epidemiológico inteligente para contener la propagación del nuevo coronavirus en El Salvador.

    Desde Panamá, el infectólogo Xavier Sáez-Llorens recalcó en su cuenta de Twitter que el desarrollo de vacunas debe basarse en la evaluación rigurosa de las fases de investigación en materia de seguridad y eficacia.

    "Que la vacuna sea gringa, rusa, china, europea, brasileña, hindú, australiana o canadiense es lo de menos; lo importante es que sea bien estudiada en materia de seguridad y eficacia... el bien común es un imperativo ético superior a todo lo demás", escribió Sáez-Llorens.

    En declaraciones al Sistema Nacional de Radio y Televisión de Costa Rica, la científica María Luisa Ávila reconoció que el registro de la vacuna rusa constituye un primer avance en la lucha contra la pandemia, pero dijo que se debe esperar por la publicación oficial de los estudios de eficacia.

    En el mismo sentido se pronunció el científico hondureño Marco Tulio Medina, quien explicó al diario La Tribuna que la Organización Mundial de la Salud debe revisar y avalar la evidencia presentada por los creadores de la vacuna rusa, como se ha hecho con otras propuestas en fase preclínica.

    "Hay que ver la información científica y siempre en la ciencia es prudente tener los datos científicos, que sean publicados, que haya evidencia, que hay constatación en otros lugares antes de plantear que una vacuna es totalmente segura y eficaz", acotó Medina.

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el registro de la Sputnik-V, la cual afirmó que demostró su eficacia en múltiples ensayos en varias especies animales, y en un grupo de 76 voluntarios humanos, entre ellos una de las hijas del mandatario.

    Moscú informó comenzó la tercera etapa de ensayos de su vacuna a nivel nacional y en otros países.

    Tema:
    Las vacunas rusas contra el COVID-19 (202)
    Etiquetas:
    vacuna, Rusia, coronavirus, América Central
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook