En directo
    América Latina
    URL corto
    0 66
    Síguenos en

    La Unidad de Inteligencia Financiera de México descubrió que el cártel de Sinaloa mantiene al menos cuatro empresas farmacéuticas, cerveceras, textileras y de fertilizantes en China con la provincia de Taiwán incluida, así como región de Hong Kong, las cuales le sirven como fachada para sus operaciones de tráfico de fentanilo.

    La investigación surge a partir de que la Armada mexicana decomisó en agosto de 2019 en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, un cargamento de fentanilo, enviado desde Shanghái y con destino a una compañía en Culiacán, Sinaloa, el cual se ocultaba en 954 costales con un peso aproximado de 23,3 kilogramos.

    Al menos cuatro empresas con sede en la capital sinaloense dedicadas a la fabricación de productos farmacéuticos y medicamentos, refacciones y maquinaria industrial, así como a la compraventa de aparatos electrónicos y de fertilizantes y plaguicidas han sido identificadas como parte de estas acciones.

    Tras revisar sus transacciones financieras, la UIF identificó un "esquema de operatividad incongruente" en esas empresas, ya que los recursos ingresados en sus cuentas no permanecen mucho tiempo ahí, puesto que son retiradas de manera casi inmediata.

    Los bancos sede de esas cuentas alertaron a la UIF sobre la implementación de un "esquema de cambista", tras observar que en ellas se recibían recursos correspondientes a la venta de divisas de cuentas de dólares, asociadas con personas físicas sin relación comercial. Los recursos se depositaron en efectivo, mientras que los retiros se hicieron a través de cheques a nombre del socio de la empresa.

    Los bancos también emitieron las alertas correspondientes tras notar que estas cuentas recibieron recursos en efectivo en un mismo día con diferencia de minutos por montos inferiores al umbral de relevantes, mismos que fueron retirados en su totalidad por las empresas investigadas.

    Uno de los accionistas de las empresas investigadas por la UIF es una persona de nacionalidad taiwanesa, quien fue arrestada en mayo por la FGR tras ser acusado de producir de fentanilo en Culiacán. Oficialmente, se dedicaba a comercializar productos textiles, sin embargo, también se descubrió que es socio de otras dos sociedades que efectuaron transferencias internacionales por 1,5 millones de pesos y 1,2 millones de dólares hacia Hong Kong, China (provincia de Taiwán incluida) y Estados Unidos.

    Además, el mismo empresario taiwanés era apoderado legal de otra compañía dedicada a la compraventa de aparatos eléctricos señalada por su "esquema de operatividad incongruente significativa" tras identificar que realizó transferencias internacionales a Taiwán, Hong Kong, Estados Unidos y China por 1,2 millones de dólares y 307.000 pesos (poco más de 13.700 dólares).

    La última de las empresas que indaga la UIF se dedica a la venta de fertilizantes y está vinculada con el caso de fentanilo enviado desde China a Culiacán. Esta compañía también realizó varias operaciones en efectivo en 2014 y 2015, así como entre 2017 y 2019 a personas físicas en Hong Kong y China.

    Asimismo, importó cloruro de amonio proveniente de China, por el cual recibió entre 2015 y 2019 transferencias bancarias de una empresa de venta de medicinas al público que ascienden a los 2,7 millones de pesos (alrededor de 120.000 dólares).

    El 8 de agosto, las Fuerzas Armadas de México detuvieron en Culiacán a Daniel "N", El Dany, considerado como el principal productor y traficante de pastillas de fentanilo en el país latinoamericano. El presunto delincuente es identificado como responsable de la elaboración, distribución y trasiego de fentanilo proveniente de China y Sudamérica, hacia Europa, Australia y África.

    Según las autoridades, esta detención representa un importante y duro golpe al cártel del Pacífico, pues afectará sus ingresos económicos y debilitará sus operaciones logísticas.

    Etiquetas:
    Hong Kong, México, Cártel de Sinaloa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook