16:09 GMT24 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El Gobierno transitorio boliviano de Jeanine Áñez chocaba con un amplio rechazo a su decisión de clausurar la gestión escolar 2020, muestra de sus dificultades para manejar la crisis de la pandemia, que se sumaba a una creciente huelga general convocada por los sindicatos.

    "El fin anticipado de las clases solo ha aumentado incertidumbre y caos a una situación que ya se estaba tornando insoportable para la mayoría de la población", dijo a Sputnik el politólogo Gonzalo Balcázar.

    Las clases de primaria y secundaria, que desde mediados de marzo se desarrollaban con grandes dificultades vía internet por la crisis por la COVID-19, debían prolongarse hasta diciembre, pero el 2 de agosto el Gobierno las declaró finalizadas por este año, arguyendo precauciones sanitarias y dificultades técnicas.

    "Las dificultades eran conocidas, pero el Gobierno no ha podido dar respuestas satisfactorias para todos los sectores de la educación, y por el contrario los está enfrentando entre ellos, como tampoco podía atender la emergencia sanitaria", sostuvo Balcázar, docente de la universidad de El Alto.

    Clases y pandemia

    El cierre de las clases virtuales, declarando el avance de grado de todos los estudiantes, sobrevino mientras era evidente la incapacidad del sistema sanitario nacional para enfrentar la pandemia, que superó la marca de 80.000 contagios y dejaba más de 3.000 decesos, en línea con los peores pronósticos.

    El Gobierno enfrenta además crecientes dificultades económicas y mantiene una disputa con el parlamento, que demora la aprobación de créditos externos por más de 1.000 millones de dólares.

    La oposición política condenó la clausura, los colegios privados advirtieron una quiebra generalizada y los sindicatos docentes denunciaron un supuesto intento oficial de desmovilizarlos, al coincidir la decisión con el inicio de una huelga general por elecciones nacionales lo más pronto posible.

    "El Estado ha tomado una decisión irresponsable, ha dejado a Bolivia sin salud y sin educación", dijo vía Twitter el candidato neoliberal y expresidente Carlos Mesa (2003-2005).

    ​El candidato Luis Arce del Movimiento Al Socialismo lamentó en la misma red social "la terrible pérdida para las niñas, niños y adolescentes", sosteniendo que "el derecho a la educación no puede ser clausurado como acaba de hacerlo el gobierno de facto.

    ​El aspirante presidencial derechista Luis Fernando Camacho, exlíder cívico que participó en la primera etapa del Gobierno autoproclamado de Áñez, exigió la renuncia de las autoridades responsables de la decisión afirmando que la Presidenta y sus ministros "se graduaron de inútiles".

    "Clausuraron el año escolar. Levantaron las manos y se rindieron en su deber de trabajar, gestionar y dar soluciones a la educación de nuestros niños y jóvenes (…). Clausuraron el año para tener un "problema" menos y dedicarse a su campaña electoral", añadió Camacho.

    Otro expresidente y candidato conservador, Jorge Quiroga (2002-2003), consideró "lamentable que la respuesta a la pandemia sea clausurar el año escolar, cerrando el acceso a la educación".

    Colegios privados rechazaron la clausura y anunciaron que, en el futuro inmediato, continuarán sus clases virtuales en espera de que se defina un fin de gestión ordenado que no prive a esas instituciones de recursos vitales para subsistir.

    "Las instituciones educativas privadas estarán disponibles para proveer el servicio educativo a los padres que no estén de acuerdo con que este año genere un déficit en la formación de sus hijos. El Estado no puede coartar el acceso a la educación", dijo la Asociación de Santa Cruz (este), coincidiendo con la posición de sus pares de otros distritos.

    Las confederaciones de maestros urbanos y rurales emitieron sendos comunicados de rechazo a la clausura y dijeron que definirán medidas de presión sin dejar de participar en la huelga nacional.

    La Central Obrera Bolivia, por su parte, mantenía su posición de "defensa de la educación universal, gratuita y permanente", y llamó a continuar las protestas por elecciones generales, según dijo su líder, Juan Carlos Huarachi.

    Etiquetas:
    colegios, escuela, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook