En directo
    América Latina
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció la anulación de un decreto que disponía la intervención de una empresa agroindustrial en concurso de acreedores, el Grupo Vicentín.

    "Hemos dispuesto la derogación del DNU 522/2020 que ordenó la intervención de Vicentin S.A.I.C. por 60 días", señaló el mandatario en las redes sociales.

    El mandatario explicó que el magistrado interviniente en la causa "no ha permitido hasta aquí que el Estado pudiera conocer cuál es el pasivo real de la compañía".

    "Ha impedido también el acceso de la intervención a su gestión y, lo que es peor aún, ha mantenido en sus funciones a los mismos directores que, ante la pasividad del tribunal, siguen sin entregar el Balance y Memoria del ejercicio 2019", reprochó Fernández.

    El jefe de Estado se refirió así al juez en lo civil y comercial de la ciudad santafesina de Reconquista (centro-este) Fabián Lorenzini, que el 19 de junio repuso al directorio de la empresa agroindustrial Vicentín por 60 días y ordenó que los interventores que habían sido designados por el Gobierno tuvieran un papel de veedores controladores.

    Recursos públicos

    Bajo estas condiciones, el Estado argentino no comprometerá recursos públicos "mientras el actual directorio permanezca en la empresa, ni tampoco integrará un fideicomiso compartiendo la gestión del mismo", sostuvo Fernández.

    El presidente anunció el 8 de junio la intención de su Ejecutivo de intervenir la empresa e informó que enviará un proyecto al Congreso para expropiar la firma.

    "Nuestra intención siempre fue rescatar a la empresa, preservar los activos, colaborar con los productores damnificados y mantener las fuentes de trabajo, pero también nuestra obligación es que se investiguen las maniobras que provocaron el estado de falencia en el que la empresa ha caído", sostuvo Fernández.

    La intervención por 60 días decretada en un comienzo era "fundamental" a fin de conocer su verdadero estado patrimonial, a juicio del mandatario, antes de declarar la firma como un bien de utilidad pública.

    Pero en el actual escenario, el mandatario sostuvo que no adoptará riesgos que lleguen a estatizar una deuda privada.

    El presidente instruyó a todos los organismos públicos acreedores de la deuda de Vicentín para que inicien las acciones civiles, comerciales y penales necesarias con el fin de recuperar los créditos reclamados en el concurso preventivo, y así "dirimir responsabilidades y preservar los intereses del Estado".

    Vicentin es la principal firma de molienda de oleaginosas por capacidad, la mayor productora de biodiésel y una de las principales agroexportadoras de Argentina, dentro de un sector estratégico para el país que actualmente está dominado por multinacionales.

    La empresa arrastra una deuda total de 1.350 millones de dólares.

    La mayoría de los créditos fueron concedidos por el banco público Nación durante la gestión del expresidente Mauricio Macri (2015-2019), y 40% de los préstamos se otorgaron en noviembre de 2019, a días de que la empresa entrara en cese de pagos.

    Etiquetas:
    empresa, Argentina, Alberto Fernández
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook