En directo
    América Latina
    URL corto
    El coronavirus en Argentina (368)
    0 73
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció que la cuarentena que rige en el país desde el 20 de marzo y caducaba este 2 de agosto continuará por dos semanas más, hasta el 16 de agosto.

    "Hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como están hoy", señaló el mandatario junto al jefe de Gobierno de la capital, el opositor Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, el oficialista Axel Kicillof.

    En la nación sudamericana conviven distintos grados de flexibilización del confinamiento, con una mayor restricción en el área metropolitana, conocida como AMBA, que abarca la capital y 40 municipios adyacentes en la provincia de Buenos Aires (este).

    En este contexto, "América Latina es el epicentro del virus, y Argentina atraviesa un momento creciente de circulación del virus", expresó el mandatario.

    Más de 90% de los casos se encuentran en el AMBA, "pero el problema ha empezado a irradiar a otros lugares, como las provincias de Santa Fe (centro-este), Entre Ríos (este) y Córdoba (centro), con focos en otros lugares del interior del país", enumeró Fernández.

    El nuevo coronavirus, causante de la patología respiratoria COVID-19, es "una enfermedad" sobre la que se sabe muy poco, dijo el jefe de Estado.

    "No conocemos cómo prevenirla y no sabemos cómo curarla", expresó Fernández desde la residencia presidencial de Olivos, en la provincia de Buenos Aires.

    "Lo que tenemos que hacer es parar el crecimiento de la infección, y eso depende de la responsabilidad de cada uno de nosotros", añadió.

    En estecontexto, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof pidieron a la ciudadanía que respete las condiciones de la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus.

    "No es posible que el control del Estado reemplace la responsabilidad individual", expresó Rodríguez Larreta junto al presidente, Alberto Fernández.

    El jefe de Gobierno aseguró que la única manera de salir de la pandemia es si hay una conciencia colectiva sobre el riesgo de contagio.

    Controles exitosos

    En los barrios vulnerables se pudo controlar un brote que surgió hace dos meses y que fue contenido gracias a un operativo de detección de casos sospechosos conocido como Detectar, que llevó adelante la gestión local con el Gobierno nacional.

    Organizaciones sociales de los barrios fueron fundamentales en este proceso, sostuvo Rodríguez Larreta.

    También hubo un control específico de las infecciones entre los trabajadores de salud y el personal de seguridad, "personas que están en la primera línea de la batalla".

    En paralelo se lleva adelante un proceso de detección focalizado en 29 barrios de la ciudad, donde se concentran el 80% de los casos.

    En esa búsqueda ha sido fundamental desde esta semana la utilización de muestras realizadas por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), valoró el jefe de Gobierno.

    En todo caso, los encuentros personales son el peor riesgo, por delante del uso del transporte público, confirmó el jefe de Gobierno.

    La ciudad continuará con los comercios de proximidad abiertos, con las salidas recreativas de los niños, con plazas abiertas desde hace dos semanas, y con la posibilidad de que los adultos puedan realizar actividades deportivas en una franja de horario determinada.

    Provincia de Buenos Aires

    La jurisdicción de Buenos Aires, donde reside casi el 40% de la población, continuará con una cuarentena intermitente de acuerdo a la evolución de los casos, explicó por su parte el gobernador bonaerense.

    "Proseguiremos con el mismo grado de apertura graduada, con protocolo y bajo uso de transporte público", ratificó Kicillof.

    Por ello la provincia continuará como hasta el momento, aunque se aumentará la capacidad de diagnóstico, que ya se ha multiplicado por cuatro.

    Pero "si los números no bajan va a haber que ir a una cuarentena mucho más dura", advirtió.

    Durante su intervención, el mandatario provincial también se refirió a algunos tratamientos exitosos que han tenido varios pacientes críticos con el plasma de personas que atravesaron la enfermedad.

    Kicillof aseguró que la esperanza está en la vacuna, pero advirtió que el mundo afronta "la pandemia más grande y la crisis económica más grave de la historia reciente".

    Datos positivos y alertas

    En Argentina el virus tiene una tasa de incidencia de 409 personas por cada 100.000 habitantes, sólo por detrás de Paraguay, Uruguay y México.

    En paralelo, la tasa de mortalidad del COVID-19 es de 76 pacientes por cada millón de habitantes, un indicador que dentro de la región sólo mejoran Paraguay y Uruguay.

    Argentina tiene un promedio de 80 fallecimientos por día, con una tasa de mortalidad de 1,8%, pero puede ir en aumento, advirtió el presidente, quien añadió que sólo en la ciudad de Buenos Aires hay cinco contagios por cada manzana.

    En las provincias de Córdoba, Mendoza (centro-oeste) y Santa Fe, las mayores del país, aumentaron exponencialmente los casos al pasar del "aislamiento social, preventivo y obligatorio" a un "distanciamiento" que flexibilizada las restricciones de la cuarentena, explicó Fernández por medio de proyecciones en un televisor.

    El mandatario valoró que gracias a la ampliación de unidades de atención en la provincia de Buenos Aires, hoy la jurisdicción más poblada del país no está colapsada.

    "El problema en las últimas dos semanas es que nos relajamos", sostuvo.

    Argentina tiene un promedio de 5.335 casos diarios, aunque el 30 de julio se alcanzó un récord de infecciones (6.377 contagios) y muertes (155).

    Tema:
    El coronavirus en Argentina (368)
    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina, coronavirus, cuarentena, Argentina, Alberto Fernández
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook