En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Hay muchas cosas que la pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto en el mundo entero, como la necesidad de trabajar y educarse a distancia, los riesgos sanitarios de los lugares públicos y la importancia de los delivery en la cadena de consumos.

    Pero la más importante de ellas es la prevalencia de enfermedades y afecciones que han perjudicado a nuestras poblaciones durante décadas y que, sin saberlo antes, nos hacían vulnerables a cualquier cepa.

    En un informe reciente, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que tres de cada 10 personas en las Américas corren mayor riesgo de COVID-19 grave debido a condiciones de salud subyacentes.

    "Lo que vemos es preocupante", señaló la directora de la OPS, Carissa F. Etienne. "Estamos hablando de 186 millones de personas en América Latina y el Caribe".

    En Estados Unidos, Canadá y México, una de cada tres personas corre un mayor riesgo de COVID-19 grave.

    Asimismo, en las Américas, hay 43 millones de personas en alto riesgo, lo que significa que podrían requerir hospitalización debido a sus condiciones de salud subyacentes. Y dentro de este grupo, "los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de estar en alto riesgo de desarrollar COVID-19 grave", sostuvo la directora.

    Antes del COVID-19, el 81% de las muertes en la región se debían a enfermedades crónicas y el 39% de las defunciones se consideraban prematuras. Números que, cuando pase (o amaine) la pandemia, serán mas gruesos.

    "Claramente América Latina tiene conflictos de prevalencias de enfermedades crónicas, es un problema de no resolución hace mucho tiempo por falta de políticas públicas", afirma a Sputnik el director del Hospital Posadas de Argentina, Alberto Maceira.

    Jeringa
    © Sputnik / Igor Zarembo
    El centro de salud atiende a un millón de personas al año y la patología más repetida es hipertensión y diabetes.

    El especialista explica que "para tener una mejor respuesta a patologías prevalentes hay que recurrir a la prevención, los cuidados personales, un buen estado físico y nutricional y las vacunas al día".

    Maceira es optimista y cree que "quedará una mucho mejor región que la que teníamos antes (del coronavirus), con mucha más estructura sanitaria y más conciencia social respecto de la enfermedad".

    Mortalidad

    Diabetes, enfermedad renal e hipertensión, así como enfermedades infecciosas, como el VIH y la tuberculosis, ponen a las personas en mayor riesgo de contraer la enfermedad de COVID-19 en su versión más grave.

    En América hay 62 millones de personas con diabetes y han sido de las más afectadas, no sólo porque corren mayor riesgo que el resto de las personas, sino también porque el cierre de actividades ha dislocado las cadenas de suministro y distribución de medicamentos y productos de salud en algunos países.

    Tales interrupciones han retrasado también los tratamientos para pacientes con cáncer, la diálisis para aquellos con enfermedad renal crónica, la provisión de insulina y los tratamientos de los pacientes con VIH.

    Latinoamérica tiene cinco países (Brasil, México, Perú, Chile y Colombia) entre los primeros que más fallecimientos contaron en el mundo.

    De ellos, Perú, con 58,82 muertos por cada 100.000 habitantes, Chile (50,07), Brasil (43,03) y México (35,95) también integran la lista de los 15 países que más afectada verán su población por culpa de la pandemia.

    Buena parte de esas muertes hay que atribuirlas a un mix entre la nueva cepa y las condiciones previas de salud de una región que sólo invierte, en promedio, el 3,7% del PBI en salud, muy por debajo del piso de 6% que recomienda la OPS.

    "Los casos de Brasil están en la tapa de todos los diarios, también los de Perú, Bolivia y Chile donde para mí ahora se están ocultando los números", opina a Sputnik la médica infectóloga argentina Gabriela Piovano.

    Consultada sobre el estado actual en su país, la especialista respondió que durante el gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) "se inauguraron hospitales que nunca se usaron, se bajaron vacunas y si hoy tenemos la ventaja que tenemos es porque tenemos un sistema publico. Los sistemas públicos que tienen Perú o Ecuador son básicos y en Chile u otros países donde son privados le sacan plata a la gente pero no se invierte".

    Resta saber si, cuando pase la pandemia, además de teletrabajo y normas de cuidado comunitario Latinoamérica tendrá también una sociedad y un sistema de salud más sanos.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, pandemia, América Latina, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook