En directo
    América Latina
    URL corto
    0 05
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — La principal autoridad electoral de Bolivia, Salvador Romero, afirmó que es irrevisable la fecha del 18 de octubre para la realización de las elecciones generales pendientes, pese a las protestas de sindicatos, organizaciones sociales y sectores políticos.

    "El 18 de octubre es la fecha definitiva de las elecciones (…), la resolución en este sentido tiene el suficiente respaldo jurídico y corresponde a nuestras atribuciones y competencias", dijo a reporteros Romero, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

    Hizo la declaración mientras sindicatos y organizaciones indígenas y vecinales ratificaban su convocatoria a la "gran marcha nacional" del martes 28 para exigir que se cumpla el acuerdo político previo que fijó el 6 de septiembre como fecha de los comicios que están suspendidos desde mayo a causa de la pandemia.

    La tercera postergación de las elecciones, anunciada el pasado jueves 23, era apoyada casi unánimemente por sectores conservadores, incluido el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez, y rechazada por sectores populares y de izquierda, además del Movimiento Al Socialismo (MAS) que controla el parlamento.

    Plazo constitucional

    El presidente del TSE señaló que la fecha "definitiva" de la votación nacional fue fijada considerando tanto la evolución de la pandemia de COVID-19 como una sentencia del Tribunal Constitucional que estableció que el nuevo Gobierno democrático debe instalarse indefectiblemente hasta fin de año.

    Esa sentencia convalidó la ampliación de la gestión transitoria de Áñez, quien se autoproclamó presidenta transitoria en noviembre, tras el derrocamiento de Evo Morales (2006-2019), y tenía mandato constitucional de organizar elecciones en 90 días.

    El calendario reformulado establece que una eventual segunda vuelta se llevaría a cabo el 29 de octubre, justo a tiempo para que los nuevos Presidente, Vicepresidente y parlamentarios asuman funciones en diciembre.

    "Debemos aprovechar este tiempo para concentrar todas las energías para luchar contra el conronavirus [y] en octubre tendremos también oportunidad de ocuparnos de algo igualmente prioritario, que es tener sistema democrático sólido, y eso solo se puede lograr mediante elecciones", dijo Romero.

    Aseguró, ante consultas sobre la falta de una ley que fije la fecha final de las elecciones, que el TSE tenía competencia para decidir sobre este asunto incluso sin consulta con otros poderes del Estado ni con los partidos.

    "En marzo y junio, para los dos anteriores aplazamientos de las elecciones, buscamos acuerdos políticos solo con afán de unidad y consenso, pero sin renunciar a nuestras competencias", dijo.

    Añadió que el TSE ha suspendido nuevamente el calendario electoral, para reactivarlo 45 días antes del 18 de octubre.

    "Tendremos un momento para enfrentar la pandemia y un momento para votar en elecciones adecuadas, en un proceso electoral limpio y transparente", insistió Romero.

    Pese a estas explicaciones, la Central Obrera Boliviana confirmó la marcha del 27 de julio, que cubrirá 20 kilómetros entre la ciudad de El Alto y el centro de La Paz, para culminar en un "cabildo popular" que decidiría otras medidas de presión.

    Sindicatos campesinos y organizaciones vecinales urbanas mantenían su amenaza de huelgas y bloqueos, mientras el MAS preparaba acciones desde el parlamento, en rechazo a la tercera postergación electoral, según sus representantes. 

    Etiquetas:
    protestas, elecciones, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook