16:42 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — El sonido de una particular campanita anuncia su llegada. Es la maestra ecuatoriana Carolina Espinoza, quien cargada de una pizarra recorre en su bicicleta largos trayectos hasta llegar a casa de los alumnos que faltan a sus clases virtuales.

    El amor a su profesión que tiene esta maestra, de 41 años, impide que sus alumnos de la Escuela Juan Bautista Yagual, ubicada en la población costera de Playas de Villamil (oeste), deserten en medio de la pandemia del COVID-19 por falta de Internet y computadoras.

    Espinoza tiene 85 alumnos de quinto y séptimo grado. Todos los días en clase pasa lista en sus clases virtuales y cuando alguno de ellos falta, al terminar la jornada sale a buscarlos en su bicicleta, no sin antes armarse de su mascarilla, alcohol, papel higiénico que le sirve como borrador, un marcador y su infaltable pizarra blanca.

    Siempre tiene mascarillas adicionales, que ella mismo confecciona en las noches, por si alguno de sus alumnos la necesita.

    La campana de la bicicleta, que ella mandó a confeccionar, es inconfundible. Apenas sus alumnos la escuchan, por muy lejos que estén, corren a encontrar a su maestra mientras gritan con emoción: "¡Ya llegó, ya llegó la maestra; mi profesora ya está aquí!".

    El pedaleo no para

    Calles asfaltadas o de tierra están en el trayecto de Espinoza, que las recorre en medio de un sol canicular.

    "Cuando termino las clases virtuales para mí sería fácil cerrar mi computador, sentarme a ver una película, descansar; yo cierro la computadora para ir a buscar a los alumnos que faltaron", dice Espinoza en medio del ajetreo diario.

    Encontrar a los alumnos que faltan a clases no es fácil pues en los barrios más alejados no hay numeración y la ubicación se identifica más por relaciones: está a lado de la panadería, cerca del puente, a unas cuadras del mercado, a cuatro casas de la familia Montero, cerca del hospital...

    Las distancias para llegar hasta la casa de sus alumnos pueden variar desde unos 600 metros hasta unos tres kilómetros, pero el empeño en llegar para enseñar es el mismo y el pedaleo no para hasta encontrarlos.

    Heroína de sus alumnos

    El cariño y la admiración que la maestra ha despertado en sus alumnos son de tal magnitud que muchos quieren ser como ella.

    Ese es el caso de Yelena Montero, una alumna de 12 años, de séptimo grado de básica, que antes de conocer a Espinoza quería ser azafata pero ahora quiere ser como su maestra y andar con su pizarra y una bicicleta enseñando a los niños.

    Cuando Espinoza escuchó a Montero, no pudo evitar quebrarse de emoción: "Imagínese una niña de 12 años que soñaba con ser azafata y ahora quiere ser como la profesora Carolina; esto me obliga a seguir con este apostolado, no lo voy a dejar jamás", dice con la voz entrecortada y lágrimas que no puede contener.

    No hay nada mejor en la vida que me digan señorita yo a usted la quiero, añade.

    Una esquina, la acera o el patio de la casa de los alumnos son las improvisadas aulas en las que Espinoza imparte su clase, da las instrucciones y deja la tarea.

    Una escuela con carencias

    La Escuela Juan Bautista Yagual es de régimen público y como la gran mayoría de estas escuelas ubicadas en poblaciones pequeñas tiene un sinfín de necesidades.

    La escuela tiene 600 alumnos. No hay un laboratorio de computación. La mayoría de los estudiantes no tiene un computador en su hogar y muchos de ellos jamás han manejado un teléfono celular o el teléfono de sus padres se recarga con unos 2 dólares por lo que sirve solo para recibir llamadas y hacer llamadas urgentes.

    "El Internet es caro y a los padres de familia a veces les toca hacer un esfuerzo sobrehumano para que sus hijos puedan conectarse con un docente, pero a veces solo puede conectarse un hijo porque se le acaba la recarga", lamenta Espinoza.

    "Si nos pueden ayudar, háganlo; la ayuda debe ser ahora, no mañana; mañana puede que ya no estemos. Hay que vivir por algo, no hay que vivir por vivir. Yo no quiero nada, quiero para mis alumnos", dice la maestra, que no se cansa de pedir a la empresa privada o a ciudadanos que hagan donaciones para que los estudiantes de escasos recursos puedan mantener sus estudios.

    Espinoza practica con el ejemplo: una empresa le donó una motocicleta para que pueda hacer sus recorridos para enseñar a los alumnos que no disponen de Internet, pero ella la subastó pues busca crear un laboratorio equipado de computación en la Escuela Juan Bautista Yagual.

    Otra empresa la contrató para realizar un comercial utilizando su imagen como ejemplo de mujer emprendedora. Ella pidió el pago en computadoras y recibió seis. Otra empresa le donó una copiadora y un proyector. Todo irá la escuela.

    Ahora necesita que al aula que se destinará al laboratorio le cambien el techo, pongan aire acondicionado y fortalezcan la seguridad para evitar robos. Por supuesto más computadoras vendrían muy bien.

    También es youtuber

    Espinoza es una mujer polifacética: creó su propio canal de YouTube, en el cual también da consejos para operaciones combinadas de matemáticas y sobre cómo hacer divisiones. Además comparte temas de sus labores solidarias y hasta prepara, paso a paso, deliciosas recetas de cocina.

    ¿Por qué tiene un canal de YouTube? Por sugerencia de su hija, de 12 años, y con el afán de lograr el máximo de seguidores para conseguir de esa forma recursos para comprar tablets para los niños más pobres de su cantón, para que todos tengan acceso a la tecnología y puedan aprovechar al máximo la educación.

    Mientras dure la pandemia y haya uno de sus estudiantes que no pueda acceder a clases por falta de Internet, la maestra Carolina no dejará que el COVID-19 frustre las aspiraciones de los colegiales.

    Etiquetas:
    coronavirus, educación, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook