00:57 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    101
    Síguenos en

    SANTIAGO (Sputnk) — Sus esfuerzos fueron en vano. A pesar de que el presidente chileno, Sebastián Piñera, intentó por todos los medios detener el avance legislativo del proyecto de retiro anticipado de pensiones impulsado por la oposición, el Congreso lo aprobó con amplia mayoría este 23 de julio.

    Con votos de 82 diputados de oposición y 33 del oficialismo, la iniciativa —a esta altura considerada "emblemática" por la centroizquierda— fue aprobada en la Cámara de Diputados luego de haber sido ratificada en el Senado.

    Con todos sus trámites legislativos al día, el documento viajó desde la ciudad costera de Valparaíso (centro), donde se encuentra la sede del Congreso Nacional, hasta el escritorio de Piñera en Santiago, y actualmente descansa en su despacho del Palacio de La Moneda. Ahora la pelota está en su lado de la cancha, y el mandatario sólo tiene tres opciones para responder. Aún no se inclina por ninguna.

    Promulgar

    Cuando se aprueba un proyecto de ley en el Congreso, o en este caso una reforma constitucional, el presidente de la República tiene 30 días de plazo para promulgarla formalmente. Si no lo hace, la iniciativa se entiende promulgada tácitamente. Sin embargo, esto significaría reconocer una de las derrotas políticas más duras de su mandato.

    A pesar de manifestar su rechazo al proyecto, argumentando que podría significar un perjuicio para las pensiones de la gente, las encuestas en el país mostraron que más del 80% de los chilenos lo aprueban, e incluso, harían uso del beneficio para poder enfrentar la crisis del coronavirus.

    A este fracaso comunicacional del Gobierno se sumó la rebelión de la derecha. Casi 40 parlamentarios del bloque oficialista Chile Vamos, al que pertenece Piñera, dieron su aprobación para que la moción avanzara.

    Esto fue considerado un golpe al corazón del liderazgo del mandatario, ya que él y su equipo político encabezaron las tratativas para intentar convencer —sin éxito— a los parlamentarios de su sector. Incluso, trascendió que él mismo tomó el teléfono y llamó a algunos indecisos, pero no logró cambiar los votos.

    Tribunal Constitucional

    La presidenta del partido Unión Demócrata Independiente (derecha), Jacqueline Van Rysselberghe, advirtió durante la tramitación de la iniciativa que éste tendría vicios de constitucionalidad. La senadora asegura que los proyectos que abordan materias de seguridad social deben ser de iniciativa exclusiva del presidente, es decir, redactados o impulsados por el Ejecutivo. Lo que en este caso no ocurrió.

    Por eso, una de las opciones de Piñera sería impugnar la ley ante el Tribunal Constitucional.

    Pero muchos expertos han señalado que esto no es viable, debido a que la limitación referida afecta sólo a proyectos de ley comunes y no a las reformas constitucionales como ésta. "El Tribunal Constitucional no tiene jurisprudencia para declarar inconstitucional una reforma constitucional", explicó, casi en trabalenguas, el abogado constitucionalista Javier Couso en entrevista con Radio Cooperativa.

    El trámite puede ser ingresado por Piñera o por 11 senadores en conjunto. Esta última opción sería la más cómoda para el mandatario, ya que no tendría que cargar con el costo político de impugnar un proyecto tan popular.

    Vetar

    En un sistema hiperpresidencialista como el chileno, el jefe de Estado tiene amplias facultades en su rol de colegislador. Una de ellas es el derecho al veto supresivo. El mandatario, si lo estima conveniente, puede vetar el proyecto parcialmente y pedir al Congreso que cambie ciertos artículos con los que no está de acuerdo. O bien, puede vetarlo completamente, y pedirle a los parlamentarios que lo redacten de nuevo.

    Presidente de Chile, Sebastián Piñera, en reunión para analizar medidas por coronavirus
    © Foto : Gentileza Prensa Presidencia/Sebastián Rodríguez
    Esta era la opción más viable para Piñera, debido a que, para insistir, el cuórum en el Congreso aumenta. Ya no se necesitarían tres quintos de los votos a favor para que la iniciativa pase sus trámites legislativos en la cámara baja y en el Senado, sino que dos tercios.

    Pero todo cambió este jueves.

    La Cámara de Diputados, que en un comienzo solo tuvo 95 votos a favor, este jueves en su trámite final consiguió 116, algo totalmente inesperado. Con ello, superó con creces el cuórum de dos tercios, por lo que el veto de Piñera sería prácticamente fútil si vuelve al hemiciclo. Además, en el Senado el proyecto se aprobó con 29 votos. También, más de dos tercios.

    La encrucijada es compleja. Piñera decidió navegar en contra de un proyecto muy popular, que ofrece ayuda de manera inmediata a millones de familias que atraviesan por un periodo complejo debido a la crisis del coronavirus.

    Además, la moción acarrea una fuerte carga simbólica, debido a que toca por primera vez el sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), un modelo impuesto hace 40 años durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que obliga a los trabajadores a dejar parte de su sueldo en una de las 6 empresas privadas que lo manejan y recibiendo una pensión muy baja al jubilar. Para muchos, este es el inicio del fin de las AFP.

    Ahora, Piñera está en la cancha y debe decidir si lanzar un golpe de volea a toda velocidad, jugando todas sus cartas para trabar el proyecto, o dejar que la pelota pase de largo y aceptar una derrota 6 a 0.

    Etiquetas:
    reforma de pensiones, reforma previsional, Sebastián Piñera, Congreso de Chile, Chile, Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook