En directo
    América Latina
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — Un juez de Ecuador visitó una plantación de la empresa Furukawa, en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas (noroeste), dentro de una acción de protección por un caso de esclavitud denunciado por trabajadores abacaleros.

    "Juez realiza visita in situ solicitada por las víctimas de esclavitud moderna dentro de la acción de protección para que se verifiquen las condiciones y el lugar donde vivían y trabajaban durante décadas", dijo la organización Furukawa Nunca Más a través de su cuenta de Twitter.

    Furukawua Nunca Mas es una alianza entre organizaciones sociales campesinas, negras y de derechos humanos que, desde marzo de 2019, acompaña y respalda a las familias que han vivido y trabajado en las haciendas de la empresa Furukawa.

    En enero, la Corte Provincial de Santo Domingo de los Tsáchilas aceptó una acción de protección en un caso calificado por la Defensoría del Pueblo de Ecuador como esclavitud moderna, denunciado por recolectores de abacá en plantaciones de la empresa Furukawa.

    Furukawa es una empresa de capital japonés, establecida hace más de 50 años en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas; la empresa es propietaria de 32 haciendas repartidas en esa jurisdicción y en las provincias Los Ríos (oeste) y Esmeraldas (oeste).

    De la planta de abacá se extrae una fibra altamente resistente, que incluso ha sido usada por la industria automotriz como sustituta de la fibra de vidrio.

    Un reportaje publicado por el portal digital Plan V el año pasado reveló que en las haciendas de Furukawa los trabajadores abacaleros vivían con sus familias, en condiciones de hacinamiento, en campamentos dentro de las haciendas.

    Según la publicación, en un cuarto vivían hasta ocho personas; las precarias y viejas construcciones no tenían baños y la gente bebía agua de pozos o de esteros cercanos, contaminados por residuos del abacá y tampoco tenían luz eléctrica.

    Además, producto de accidentes de trabajo, muchos estaban lesionados o mutilados, pero no contaban con un seguro de vida, y algunos, ni siquiera tenían cédula de identidad.

    Desde 2018, trabajadores y extrabajadores han protestado contra la empresa, tanto en manifestaciones en la capital Quito (norte) como en las propias haciendas.

    Tras una visita realizada en marzo a la plantación la Defensoría del Pueblo de Ecuador verificó que continuaban los problemas de índole laboral entre los trabajadores y la empresa, por supuestos incumplimientos e irregularidades en la terminación de varios contratos de trabajo, según dijo el organismo.

    La Defensoría instó al Ministerio de Trabajo para que constatara la situación laboral de los trabajadores de Furukawa y se garanticen sus derechos laborales.

    Etiquetas:
    Ecuador, esclavitud
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook