En directo
    América Latina
    URL corto
    0 41
    Síguenos en

    El Grito de la Independencia del 20 de julio de 1810 marcó la historia de Colombia. El evento se conmemora cada año, pero un curioso hecho ocurrido ese mismo día sorprende a quienes se enteran de los acontecimientos. Todo empezó con el pedido denegado del préstamo de un florero. Conoce aquí la historia del florero de Llorente.

    En 1810, Colombia llevaba el nombre de Nuevo Reino de Granada, y su territorio pertenecía al Virreinato de Nueva Granada, parte del Imperio Español. Al igual que en el resto de las colonias españolas, surgieron allí varias figuras que abogaban por la libertad y la emancipación de Europa, por ejemplo la del histórico libertador Simón Bolívar.

    El 20 de julio, en Santa Fe, hoy Bogotá, ocurrió uno de los hechos que marcó un antes y un después en la historia colombiana y su independencia de los españoles, pero ¿fue todo por un florero?

    La historia del florero de Llorente

    El viernes 20 de julio de 1810 el criollo Joaquín Camacho, uno de los personajes más representativos de la independencia colombiana, se reunió con el virrey de Santa Fe de Bogotá, Antonio José Amar y Borbón.

    Camacho había citado al monarca para solicitar la creación de una Junta de Gobierno con representatividad local, idea que venía gestándose por referentes de la independencia como Camilo Torres Tenorio y José Acevedo y Gómez. El pedido no tuvo éxito.

    El plan había comenzado. Los criollos eran vistos con lupa por el virrey, y habían comenzado a reunirse clandestinamente en el Observatorio Astronómico, a cargo de Francisco José de Caldas.

    En esas reuniones habían ideado la forma de lograr una revuelta pública y tomar el poder de la ciudad. La clave era, con esto, presionar al virrey para que convocara a la Junta Suprema de Gobierno, integrada por los referentes criollos.

    El mercado de la ciudad, colmado de ciudadanos a la mañana, era un escenario propicio para iniciar la revuelta. Fue así que Luis de Rubio y los hermanos Francisco y Antonio Morales se acercaron a la tienda del comerciante español José González Llorente con un pedido especial.

    Querían pedirle a Llorente un florero del que era poseedor, con la excusa de utilizarlo como decoración para la cena en honor del comisario real Antonio Villavicencio, con quien tenían pactada una reunión.

    Episodio del florero de Llorente
    Episodio del florero de Llorente

    Como era de esperar, Llorente no accedió a prestar su florero. "Se resiste porque dice que la pieza está maltratada y en mal estado. Se arma el tumulto y se convoca a un cabildo abierto poniéndose en sintonía con lo que ocurre en las otras provincias de la Nueva Granada y lo que ocurre en las otras colonias españolas”, explica el historiador colombiano Indalecio Liévano Aguirre, según registran los archivos de la Alcaldía de Bogotá.

    Al grito de "¡Están insultando a los americanos! ¡Queremos Junta! ¡Viva el Cabildo! ¡Abajo el mal gobierno!", el evento quedó registrado bajo el nombre de Grito de la Independencia, y le siguió la firma del Acta de Independencia.

    Aunque la independencia definitiva de Colombia ocurrió en 1819 tras la Batalla del Puente de Boyacá el 7 de agosto de 1819, el evento del florero de Llorente fue el primer paso de lo que se considera el proceso independentista de la república.

    Etiquetas:
    historia, América Latina, independentistas, independencia, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook