En directo
    América Latina
    URL corto
    0 51
    Síguenos en

    Una bodega de la provincia argentina de Mendoza fue distinguida por segundo año consecutivo como la mejor del mundo, destacada por sus deslumbrantes "paisajes andinos". El ranking incluye otras dos bodegas sudamericanas entre los cinco mejores lugares del planeta para degustar una copa de vino.

    Para los verdaderos amantes del vino, con una copa no basta. Muchos prefieren realizar visitas a las bodegas para comprobar el proceso de elaboración de sus vinos preferidos, degustarlos en el lugar y vivir la experiencia con todos los sentidos.

    Eso es lo que busca reconocer el premio World's Best Vineyards (Mejor Viñedo del Mundo), otorgado por la revista de negocios William Reed, que reconoce a los establecimientos por los atractivos turísticos que ofrece a los fanáticos del vino que los visitan. Así, el ranking no se basa tanto en la calidad de los vinos sino en la calidad de las instalaciones, las degustaciones y los restaurantes que funcionan en los predios.

    El ranking lista a las 50 mejores bodegas del mundo incluyendo establecimientos de 18 países en los cinco continentes. Según destacan los creadores de la lista, entre los elegidos aparecen desde bodegas familiares hasta viñedos enclavados en sitios patrimoniales protegidos por la UNESCO.

    Por segunda vez consecutiva, el primer premio correspondió a la bodega argentina Zuccardi Valle de Uco, ubicada en la zona del Valle de Uco, a menos de 100 kilómetros de la ciudad de Mendoza y recostada sobre la Cordillera de los Andes que separa a Argentina de Chile en una zona ubicada a 1.100 metros de altura.

    Para el jurado del concurso, la bodega "ofrece una de las experiencias vitivinícolas más deslumbrantes, con un escenario andino tan increíble como la visión arquitectónica de una bodega". El galardón también destaca los "vinos de altura" producidos por Sebastián Zuccardi, responsable de la bodega.

    Tras recibir el premio —que en 2020 fue entregado de manera virtual debido a la pandemia de COVID-19—, Sebastián Zuccardi consideró que es "un reconocimiento a una familia que cree en el lugar donde vive y cultiva, porque la bodega está inspirada en la Cordillera de los Andes que es la que determina la identidad de nuestros vinos".

    En efecto, el diseño arquitectónico de la bodega es uno de los puntos más fuertes. Sebastián Zuccardi, tercera generación de la familia, destaca que el diseño "busca ser parte del paisaje, sin competir con el entorno por lo que por mucho tiempo será actual, ya que está basada en la identidad del lugar". "Hay una coherencia muy grande entre la bodega y nuestra forma de hacer los vinos", sintetizó.

    Uno de los puntos destacados por el jurado es el recorrido que la bodega mendocina ofrece a sus visitantes. La visita comienza en el viñedo, donde un experto explica al detalle el trabajo realizado para aprovechar las particularidades naturales del lugar. Luego, los visitantes pasan a la bodega, construida con piedras de la zona y el agua y arena del río Tunuyán, que corre a pocos metros del lugar.

    Más allá de la belleza arquitectónica, el lugar permite a los fanáticos del vino conocer todo el proceso de elaboración de las variedades producidas en el lugar: malbec, carbernet franc, bobarda y tempranillo. Todas las variedades recogen el distintivo especial de la piedra caliza que caracteriza al suelo del Valle del Uco.

    La propuesta turística también incluye un restaurante llamado Finca Piedra en el que, por supuesto, los comensales pueden combinar el menú con los vinos de la casa.

    Si bien Zuccardi fue seleccionada como la mejor bodega del mundo y, por tanto, la mejor de Sudamérica, el Cono Sur salió muy bien parado en la competición. De hecho, el segundo lugar quedó en manos de la uruguaya Bodega Garzón, reconocida por sus vinos y famosa por el restaurante regenteado por el célebre chef argentino Francis Mallmann, ubicada a pocos kilómetros de Punta del Este.

    El cuarto lugar quedó en manos de la bodega chilena Montes, emplazada en el Valle de Colchagua, a 150 kilómetros al sur de Santiago de Chile. Allí, el argentino Mallmann regentea otro restaurante.

    Etiquetas:
    turismo, bodega, Mendoza, Argentina, vino
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook